EX LIBRIS — Miedo. Trump en la Casa Blanca, por Bob Woodward

Por: Bernardo González Solano/ Enviado

exlibris_banner

exlibris_dic_01MADRID.- Una de las razones principales de mi viaje anual (por lo menos) a España, es la información bibliográfica que recopilo durante la veintena de días que disfruto en mis reuniones de trabajo profesional, visitas a librerías, periódicos, cines, restaurantes, mercados, iglesias, recorridos en tren a varias ciudades, comidas con mis amigos y amigas de toda la vida, incluyendo a mi proveedor de periódicos, de revistas españolas y extranjeras del quiosco de Goya y Príncipe de Guevara desde hace ya no sé cuántos años. Solo con ver y tomar con mis manos los volúmenes de reciente aparición (imposible adquirir todos), me doy por bien servido.

Algunos títulos como el que voy a comentar en esta EX LIBRIS, todavía no llega a las librerías, pero ya había leído algunos adelantos en su edición original en inglés desde el mes de septiembre último, mientras que la versión española estaría a la venta en los últimos días de noviembre, servida por Roca Editorial: Bob Woodward, Miedo. Trump en La Casa Blanca, Madrid, 2018. En México Librerías Gandhi la pondría a disposición del lector en versión digital. Cosas de la modernidad.

Como los selectos lectores de PERSONAE lo saben, el nefasto personaje llamado Donald John Trump es el ajonjolí de todos los moles. Para desgracia del pueblo estadounidense y el resto del planeta, el sucesor de Barack Hussein Obama cree que tiene la “bíblica” misión de destruir no solo a su país sino a toda la Tierra. Lo malo del caso es que si los responsables de detenerlo no lo hacen, todos podríamos llevarnos un mal susto. A estas alturas del partido, ya perdí la cuenta de los reportajes que he escrito sobre el mentiroso huésped de la Casa Blanca. Y, lo peor, que mientras no me retire de este embriagador oficio tendré que seguir haciéndolo. A esto me dedico desde hace más de medio siglo.

En otras EX LIBRIS he dicho que lo único bueno que le reconozco al hombre de la extravagante cabellera es que su presencia al frente de los “destinos” del “último imperio”, ha motivado la aparición de infinidad de libros sobre su mal proceder. De hecho, en pocos días más (el 13 de noviembre) aparecería un libro de Michelle Robinson Obama, titulado Becoming, en el que dice que lo que no le perdona a Trump es la campaña que emprendió en contra de su esposo señalando que no había nacido en territorio americano).

exlibris_dic_02

Todo mundo sabe quien es Bob Woodward y su trabajo periodístico al alimón con Carl Bernstein en el periódico The Washington Post, con motivo del escándalo del hotel Watergate. Asunto que culminó en la renuncia del presidente Richard Milhous Nixon. Los periodistas del mundo quisiéramos haber escrito el libro Todos los hombres del presidente. Y de la película, del mismo nombre, ni hablar. Robert Upshur Woodward (16 de marzo de 1943, Geneva, Illinois), mejor conocido como Bob Woodward, nunca olvida su gran éxito siendo muy joven. No repele hablar de su investigación periodística en compañía de su compañero Carl Bernstein (14 de febrero de 1944, Washington. D.C.), autor también de varios libros, incluyendo una excelente biografía de Hillary Clinton. Woodward ha recibido, en dos ocasiones, el Premio Pulitzer. Como periodista de investigación, Bob ha diseccionado a todos los Presidentes estadounidenses de su tiempo. Con Miedo. Trump en La Casa Blanca, ha hecho un profundo trabajo sobre uno de los “personajes más inesperados de la política americana”.

El suplemento de libros Babelia, del periódico español El País, del sábado 10 de noviembre, publicó una entrevista de Amanda Mars con el periodista citado, titulada “Todos los presidentes de Bob Woodward, de la que reproducimos varias preguntas y respuestas: P. Empieza su libro destacando una frase de Trump: “El verdadero poder es el miedo”. ¿Tiene razón? R. Sí, creo que parte del poder verdadero es el miedo, aunque no es la parte principal. Él dijo eso en su hotel a finales de marzo de 2016. Fue un comentario aparte, casi shakespereano, lo dijo prácticamente en un susurro, pero fue muy claro: el poder real es el miedo. Eso es lo que él pensaba y estaba dispuesto a publicarlo públicamente. Yo estaba buscando título que capturase su forma, su estilo, a la hora de operar, que hubiese salido de su propia boca.

P. El libro dibuja un escenario de locura dentro del Gobierno del país más poderoso del mundo… ¿Cree que Trump es así de manera espontánea o formal parte de una estrategia? R. No es estratégico, él actúa a través de impulsos. No planea. Una vez pensé que si Melania le enviase al supermercado, iría sin lista de la compra. “Esto está bien”, “Esto tiene buena pinta”, “Vamos a probar esto”…Y, claro, ese es uno de los problemas y es lo que lleva al ataque de nervios a los que están cerca de él, los que más saben”.

exlibris_dic_03

P. En política exterior se habla de la estrategia del loco. ¿Cree que Trump está jugando ese juego en la política doméstica? R. Él es así. He pasado dos años mirándole, mirando lo que hace. Puedes afrontar el tema de Trump de tres maneras. Una es con las cosas que dice, que no son verdad. Otra es la investigación de la trama rusa de Robert Mueller, y otra, mirar lo que hace como presidente. Ese es mi enfoque. Lo que hace con Corea del Norte, con Afganistán, Oriente Próximo, el área económica… Y, escena tras escena, puede ver que va decidiendo sobre la marcha. No hay una estrategia global”.

De una posible ruptura entre los republicanos y Trump, Woodward dice: los republicanos le siguen la corriente en todo. Trump está al mando hasta un punto increíble. Este fue el caso con Nixon en el Watergate. Los republicanos estuvieron con él hasta el final y todos lo abandonaron cuando se dieron cuenta de que había dicho demasiadas mentiras”.

P. Hay un cierto amor-odio de Trump hacia la prensa. Insulta a los medios a diario, pero es adicto a ellos, da ruedas de prensa de más de una hora en las que contesta a todo, convierte actos sin preguntas en rueda de prensa improvisadas… R. Hemos mordido el anzuelo. Él quiere conflicto y ha puesto a los reporteros en modo de combate, así que tenemos una guerra entre Trump y los medios. Mi postura es: ignórale, haz tu trabajo, averigua lo que está pasando, ponlo en un libro que se lo cuente a la gente. Creo que este libro ha vendido un millón de copias en una semana, algo que no le había pasado a mi editor antes y ha publicado a Hillary Clinton y Stephen King. La guerra entre el presidente y la prensa sólo beneficia al presidente, deberíamos ser fríos con eso. En 1972, cuando yo tenía 28 o 29 años, a Carl Bernstein y a mí nos llamaron difamadores. Y nos atacaron todo el tiempo, tratando de convertir el tema en un problema de conducta de las prensa, no del presidente. Y Ben Bradlee nos dijo que nos reafirmásemos en nuestra información, en nuestra investigación, y no nos metiéramos en la pelea. Eso es lo que yo hago ahora… ¿Nos llama enemigos del pueblo? Vale, tiene derecho, esa es la primera enmienda (de la Constitución, la libertad de expresión). No me siento cómodo con ello, pero no me va a dar un ataque de nervios”.

exlibris_dic_04

En fin, Woodward le dice a su entrevistadora que del escándalo de Watergate a la fecha ha cambiado mucho el oficio de periodista, más allá de los avances tecnológicos, “y el gran problema es que si vas a hablar con un millar de personas, como hice yo el otro día, y preguntas cuánta gente desconfía de los medios, la mayoría levantará la mano. Así que tienes un ambiente en el que la gente no confía en nosotros. Debemos recuperar la confianza, y la única manera es recuperar la calma, hacer buenas informaciones, presentarle los hechos a la gente y no ir a programas de televisión a golpear la mesa”.

Bien, que los periodistas hagamos lo que nos corresponde y los lectores hagan lo suyo: decidir a quién creerle, a los que hablan y escriben con hechos, o a los que simplemente hablan insultando sin mayores pruebas aprovechando su momento de Flautista de Hamelin y la borregada que lo sigue sin chistar. Hay que leer el libro de Woodward y el de Michelle Obama. VALE.