PARTE III — EL GRAN EQUIPO Y EL MUY LAMENTABLE INCENDIO DE LA CINETECA NACIONAL

Por: Ignacio Cervantes Díaz

cine_julio_01

Hiram García Borja, Antonio Balmori Cinta, Raúl “El Profesor” Ortiz Urquidi, Francisco Rivero Lake, Alberto Zuckerman, Eduardo “Lalo” Ruiz, Alberto “Beto Olivier”, José Luis Sainz, Ernesto Favela, Gilberto Hernández Yescas, Ramiro Romo, Carlos Cuenca Sequeiros, José Luis “Lobo” Gutiérrez, Manuel Osante López, Fidel Osante López, Ana María Gomís, Alejandro Espinoza Pérez, Margarita López Portillo, Ángeles Mendieta Alatorre, Guadalupe Dueñas, María Isabel de la Fuente, María Luisa Ruiz, Eugenia Hernández, Alberto Ruy, Margarita Orellana, Juan Diego García Beltrán, Fernando del Moral, Eva Gonzáles Matos, Estela Velazco, Estela Gudiño, Emilio “N”, Gloria “Yoyis” Hernández (la persona más querida, era la pagadora), Elsa Rodríguez, Rocío “La Comadre” Hernández, María del Carmen Reed Rosario “Chayito” Xibillé, Rosario Fuentes, Guadalupe Eguiarte, Ana María Miranda, Juan Ángeles, José Luis “Picochulo” Hernández, Jesús “La Cuchupeta” Hernández, Arturo “El Ratón” Moreno, Paco Israel (no Francisco, Paco), Jesús y Ricardo “Los Chocorroles”, Fernando Solorio Sotelo, Pedro Espinoza, Ricardo y Jesús Meza, Cliserio “N”, Doña Marina Cinta, Alfredo “N”, José “N”, Francis Gutiérrez, Josefina Martínez, Patricia Nava, Pedro Gudiño, Carlos “Carlitos” Filoteo, José y Javier Loza, Francisco “Paco” Vargas, Eduardo Uribe, Gregorio “Goyo” Cárdenas (no el famoso), Judith “N”, Alfonso “El Taca” Cervantes Díaz, Erasto Díaz Gómez, Manuel “N” “El Compadre”, Carlos “El Chapulín” Martínez, José Luis “El Charco”,  Martín y Marco Montes Mijares “Los MMM”, Benjamín “El Chavo del 8” (le faltaban dos dedos de una mano), Jesús “El Viejo” Zamudio, José “Don Pepe” Ramírez, Gerardo “El Frijol” Ramírez, Irma “La Frijola” Ramírez, Elvira Méndez, Sergio Mendoza Murcia, Joaquín Reyes Romo, Arturo Reyes Romo, Yolanda Martínez, Silvia López de la Garza, Patricia Gay Rodríguez, Cecilia Sánchez y el que recuerda a estos compañeros y amigos, Ignacio “Nacho” Cervantes Díaz.

cine_julio_03

Perdón por hacer una lista tan larga de nombres, pero al estar escribiendo esta pequeña nota, no puedo evitar ir recordando con todo cariño a cada uno de los compañeros que seguramente todos estos nombres no les dirá nada a la gran mayoría de quien lea esta nota, pero somos la primera generación -de enero de 1974 a 1981- laboró en la CINETECA NACIONAL, la “catedral del cine” en México: siempre apasionados por el cine, dedicando muy buena parte de nuestro tiempo a la recuperación, restauración, resguardo y difusión del acervo histórico, artístico y cultural del material cinematográfico mexicano, cómo olvidar a todos estos compañeros, gente tan valiosa y humana, y sobre todo como pongo líneas atrás, todos comenzamos al mismo tiempo o sea desde la inauguración, el 17 de enero de 1974, que gran día y qué mejor evento con la asistencia del presidente Echeverría y buena parte de su gabinete, la comunidad en pleno: Dolores del Río, María Félix, Gabriel Figueroa, Emilio “El Indio” Fernández, Alfredo Ripstein, Arturo Ripstein, Felipe Cazals, Jorge Stahl, Mario Moreno y una lista interminable de grandes personajes de la industria cinematográfica nacional, de la política, de las representaciones diplomáticas de un gran número de países.

 

Su fundación

cine_julio_02

Fundada en 1974 como archivo fílmico nacional, es un organismo gubernamental encargado de rescatar, clasificar, conservar, restaurar, preservar y difundir la obra cinematográfica más destacada de México y del mundo, gracias al Plan de Reestructuración de la Industria Cinematográfica creado cuatro años antes, en 1970.

Se construyó en uno de los Foros de los Estudios Churubusco, y en aquel entonces estaba adscrita a la Dirección de Cinematografía de la Secretaría de Gobernación. La conformaban dos salas de proyección abiertas al público (Salón Rojo y Sala Fernando de Fuentes), y tenía además un área de exposiciones periódicas, una hemeroteca-biblioteca especializada, una librería, un restaurante y bóvedas de seguridad para el almacenamiento de filmes con temperatura y humedad controladas, así como un taller de mantenimiento y reparación de películas.

Primera exhibición

cine_julio_04

La primera cinta que se exhibió fue “El compadre Mendoza”, del director Fernando de Fuentes Carrau, pionero de cine sonoro nacional.

El primer gran éxito de la programación, Naranja Mecánica de Stanley Kubrick que estuvo en cartelera por más de seis meses ininterrumpidos.

Una reforma administrativa de la Presidencia de la República en 1976, se creó la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC), fue así que la Cineteca Nacional formó parte de esta. Un año antes había ingresado a la FIAF (Federación Internacional de Archivos Fílmicos), convirtiéndose en miembro activo en 1977, época en la que comenzó a organizar la Muestra Internacional de Cine.

En 1980 llevó a cabo por vez primera el Foro Internacional de la Cineteca, espacio reservado para realizadores emergentes y de vanguardia.

 

El incendio

cine_julio_05

Estas instalaciones fueron destruidas por un incendio el 24 de marzo 1982, cuya causa nunca fue aclarada y tampoco se conoce el número exacto de víctimas o del patrimonio perdido.

Unos meses antes del lamentable incendio, había yo decidido separarme de mi colaboración en la CINETECA, aunque mi esposa en ese tiempo, siguió trabajando ahí pero ese día no fue a trabajar por encontrarse enferma, a la hora en que nos preparábamos para comer, sonó el teléfono que no queríamos contestar, ya que una querida amiga siempre nos marcaba para “platicar”, pero era tan atinada, que siempre coincidía con la hora de la comida, si comenzábamos a comer a las 3, a esa hora nos marcaba, si comenzábamos a las 5, pues a esa hora nos marcaba y así era diario así que ese día por estar mi esposa en casa, comenzamos a comer temprano y el teléfono sonaba y dejaba de sonar y nuevamente sonaba y no contestábamos al ver la insistencia, 4 o 5 veces sonando, le digo a Maru, yo creo que no es Silvia, déjame contestar y efectivamente, era Doña Monchita (mi madre), casi en la histeria y la primera pregunta, ¿Está Maru contigo?, -¡Sí! ¡Aquí está!, -¿Ya vieron la tele?, -¡No!, y lo único que nos dice, pues véanla, encendimos la televisión y por poco el desmayo de ambos, las peores imágenes que recuerdo de una desgracia, sin dudarlo me voy de inmediato a MI CINETECA… Al llegar, no me permiten acercarme, pero afortunadamente me ve el comandante del sector Coyoacán de Seguridad Pública, Ramón de la Llata y él me pide que pase, ya que sabía que yo conocía perfectamente bien las instalaciones y me conduce a una de las entradas y me comenta que por esa puerta entraron un grupo de heroicos bomberos y no salían, le describo cómo eran los pasillos y las instalaciones, entra otro grupo y desafortunadamente encuentran a los bomberos ya fallecidos. ¡QUÉ TRAGEDIA!, y apoyando con la descripción de las instalaciones, iban buscando más personas para ser rescatadas y guiaban a muchas personas y trabajadores hacia las salidas, el personal de CINETECA fue verdaderamente un grupo heroico que ayudaron a salir a muchísima gente arriesgando su propia vida.

cine_julio_06

Aunque nunca fue clara la causa del incendio, se manejaron varios motivos: que si fue un atentado, que si fue provocado para ocultar actos de corrupción, que si fue un descuido por guardar rollos de material de nitrato detrás de las pantallas y algunas otras versiones, siempre de personas que no estaban en el equipo de trabajo, mis percepciones muy personales a cada versión es:

Atentado, se decía esto porque hubo algunas explosiones, pero estas fueron causadas porque del material cinematográfico, había mucho de nitrato y los vapores de estos materiales, se expandieron por los ductos del aire acondicionado y al llegar a un punto sin salida, causaba una explosión.

Actos de corrupción.- Realmente la Cineteca no manejaba grandes presupuestos que pudieran ser tan interesantes para hacerse de grandes fondos.

Que si se guardaron rollos de nitrato en unos closets detrás de las pantallas de las salas de cine, nunca de construyeron closets o depósitos detrás de las pantallas, ahí solamente había una estructura para colocar las bocinas que técnicamente van en cualquier instalación de salas de cine.

Lo que sí me consta, además de primera mano, fue la falta de interés por llevar a cabo el mantenimiento de las bóvedas donde se guardaba el material cinematográfico que requerían temperatura y humedad controlada, pero la falta de conocimientos técnicos, la falta de dar prioridad a este mantenimiento y el poco interés para llevarlo a cabo  y no recurrir a empresas especializadas, dieron como resultado que al acumularse el calor en las bóvedas con los materiales de nitrato, comenzaron a reaccionar.

cine_julio_07

Las nuevas instalaciones fueron inauguradas el 27 de enero de 1984, y así la Plaza de los Compositores de la Avenida México-Coyoacán 389 se convirtió en la nueva sede de la Cineteca Nacional.

En 1992 se dio inicio a la construcción de bóvedas para el almacenamiento con los controles de seguridad, humedad y temperatura que la FIAF exige a todo archivo fílmico, financiadas con ingresos de la propia Cineteca, las cuales fueron inauguradas en 1994. Dos años después, en 1996, un nuevo cambio administrativo la separa de RTC para ser integrada al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Como verán, la CINETECA NACIONAL, es mi gran pasión.

Hasta pronto.