MUNDO PUBLICITARIO

Por: Carlos Bonilla / carlosbonilla_98@hotmail.com

mundop_banner

Grupo IPS, Seguridad que valora el factor humano

mundop_junio_03

La participación de cada uno de los integrantes del equipo que conforma Grupo IPS es fundamental para el desarrollo de ideas innovadoras que permitan atender las inquietudes y necesidades de todos.

Desde la Fundación de la empresa, se ha avanzado mucho en la creación de una cultura organizacional enfocada en cambiar la perspectiva que se tiene del guardia de seguridad y, sobre todo, la mejora de las condiciones de trabajo que por sí mismas son difíciles: horarios prolongados sujetos a cambios climáticos y largas jornadas de pie, entre otros.

El año pasado esta empresa cambió su misión, enfocándola hacia el interior y en beneficio de sus colaboradores, “hacer feliz a nuestra gente”, lo que podría sonar muy romántico, pero es en realidad, una premisa: una persona a quien le gusta lo que hace, que aprecia cómo es tratada y cómo es valorada, trabaja mucho mejor e incrementa su rendimiento. Una empresa que no valora lo más importante, el factor humano, está fuera de las grandes ligas.

Los reconocimientos y certificaciones con los que cuenta el Grupo IPS en el mercado empresarial permiten, además de contar con una mejora del clima laboral, una ventaja competitiva y, evidentemente, un diferenciador de peso en cada sector. “Este factor nos ha llevado a estar un paso adelante, pues ostentamos la certificación Great Place to Work como única empresa en el ramo de la seguridad, lo cual nos ha permitido contar con la confianza de grandes clientes que valoran este tipo de esfuerzos”, afirmó Armando Zúñiga, CEO y Socio Fundador de Grupo IPS.

 

Aeroméxico y Google presentan “Personas que son destinos”

mundop_junio_01

Cada día es más importante personalizar la compra y servicio para los clientes, por ello Aeroméxico lanzó su campaña “Personas que son destinos”, que busca ofrecer comunicación personal e innovadora para los viajeros.

Las experiencias personalizadas rompen con la manera tradicional de acercar a los clientes con sus marcas favoritas, con ellas se ofrece algo que no cualquier compañía puede: una experiencia hecha a la medida. A través de esta campaña, Aeroméxico busca transformar el viaje desde la compra de boletos, en la que el destino será ahora un ser querido al que los clientes desean llegar.

Esta idea comenzó con el sueño de convertirse en la única aerolínea en abrir millones de destinos alrededor del planeta y poner por encima de todo a aquello que motiva a viajar: la conexión con otras personas. Para lograrlo, Aeroméxico trabajó en conjunto con Google para desarrollar una plataforma para cambiar, por primera vez, la experiencia de compra de boletos.

“Creamos Personas que son destinos porque la experiencia de nuestros clientes está es el centro de nuestras decisiones. Esto nos obliga a innovar constantemente para satisfacer las altas expectativas que los viajeros ponen en Aeroméxico. En esta ocasión, sumamos la innovación de las plataformas de Google con nuestro conocimiento del mercado, en una campaña que esperamos sorprenda nuevamente a nuestros pasajeros”, destacó Andrés Castañeda, Vicepresidente Senior de Mercadotecnia de Aeroméxico.

En una acción tecnológica nunca antes vista, la campaña une las plataformas de Aeroméxico y Google para ofrecer una nueva experiencia a los viajeros, ya que aprovecha herramientas abiertas como Google Places, en la que es posible crear lugares a partir de coordenadas e identificar estos lugares dentro de Google Maps, para localizar a la persona a la que los clientes de Aeroméxico quieren visitar. Este viaje de persona a persona es acompañado de un contenido social para amplificar el mensaje y conectar a dos seres queridos a través de la web.

“El reto más grande fue fortalecer la promesa de personalización que Aeroméxico ha trabajado durante los últimos años, sin olvidar cómo es que el usuario vive el proceso de compra”, expresó Paola Escalante, Gerente de Creatividad en The Zoo, Google.

“Con este tipo de acciones de innovación tecnológica y creatividad, Google busca fortalecer la relación que tienen los viajeros con Aeroméxico, al invitarlos a formar parte de una campaña personalizada que celebra el posicionamiento que la marca tiene desde hace varios años y aquello que nos une con otras personas”, añadió.

Disponible ya para los clientes de Aeroméxico en su sitio web y plataformas móviles, la campaña también estará presente en redes sociales, donde cada uno de los viajeros puede compartir los viajes más emocionantes de su vida, con videos personalizados que conecten con sus intereses y preferencias.

En esta forma, Aeroméxico, con el apoyo de las soluciones tecnológicas de Google, se ha convertido en la única aerolínea en abrir millones de destinos en un solo día al ver los viajes como la posibilidad de conectar con una persona y no solo de llegar a un sitio.

 

De la Rosa produce 10 millones de mazapanes diariamente

mundop_junio_02

La confitera De la Rosa, que tiene capacidad para producir 10 millones de mazapanes diarios, está trabajando en productos con menos azúcar y más fruta, a fin de conservar el mismo sabor

En la década de 1940, Jesús Michel González y Elvira Velasco Rolón se vieron en la necesidad de cerrar un comercio que tenían en San Marcos, Jalisco, para arrancar una empresa y mantener a sus 13 hijos.

El negocio familiar recomenzó en Guadalajara, con la producción de unas pastillas perfumadas. Al principio, no se vendían mucho, por lo que la familia optó por producir otro tipo de dulces, como paletas de malvavisco y caramelos con forma de guitarra.

Aquellos dulces se distribuían en tiendas locales. Una década más tarde, el matrimonio empezó la producción de mazapán. Jesús Michel conocía la receta del mazapán de almendra, pero esa semilla era muy cara, así que modificó la fórmula para emplear cacahuates.

“Esa receta la heredó a la familia”, relata el hoy director y socio de Dulces de la Rosa, Enrique Michel Velasco. Y agrega: “Sólo nosotros podemos hacer ese sabor. Somos cuatro hermanos de la familia los que tenemos esa receta, nadie más”.

Hijo de Jesús Michel González, Michel Velasco relata que, al principio, el mazapán se producía en cazos de cobre, en pequeñas viviendas adaptadas como talleres. La golosina, al final, se envolvía a mano y se distribuía de tienda en tienda.

“Al principio, los mazapanes se producían en esos talleres; teníamos más de 25 en Guadalajara y en ellos trabajaban unas 10 personas, en cada uno”, cuenta el empresario. “A Tlajomulco llegamos en 1969. Aquí consolidamos varias líneas de producción. Llegamos acá porque el cura de Tlajomulco, Fabián Ramos, le pidió a mi papá que trajera talleres para dar empleo en el pueblo”.

Hoy, la fábrica de Tlajomulco tiene capacidad para producir 10 millones de mazapanes por día. Una sola de sus máquinas revolvedoras puede moldear y empaquetar cientos de mazapanes cada minuto.

El preparado para el mazapán y las otras golosinas hechas con cacahuates requieren de 500 toneladas diarias de esta semilla, la cual se tuesta y se cocina en las instalaciones de este pequeño pueblo, donde mucho del empleo es generado por la fábrica De la Rosa.

La nave cuenta con más de 100,000 metros de superficie, bajo la cual confluyen, con el nombre De la Rosa, más de 30 pequeñas “fábricas” de dulces  de malvaviscos, gomitas, chocolates, cacahuates japoneses y caramelos.

Tlajomulco es sólo una de las tres plantas que Michel tiene en Jalisco; otra está en San Sebastián, donde se producen caramelos duros y paletas, y una más en Guadalajara, donde se producen caramelos suaves, paletas de caramelo y las variedades de la marca Pulparindo.

Además de estas fábricas, De la Rosa cuenta con su propia distribuidora, encargada del manejo de los más de 500 productos elaborados por la compañía.