Patricio Castillo — El primer actor nos platica de sus inicios y participa en la reflexiva y divertida obra de teatro: “JUGADORES”

Por: Roxana Wiley Cota

misc_junio_01

Patricio, ¿cómo fueron tus inicios?

Cuando estaba en el colegio, por ahí de segundo o tercero de prepa, comencé a hacer teatro y tuve mucho éxito, pues mis compañeros se reían mucho conmigo. Luego comencé a hacer radio-teatro. Yo soy chileno y en esa época no llegaba para nosotros la televisión, así que llegué a ser una estrella de radio. Pero cometí el error de estudiar Ingeniería Química y como llevaba muchas matemáticas y no me gustaban, me salí en el tercer año. Inmediatamente me metí a la carrera de Arte Dramático en la misma universidad: Universidad Católica de Santiago de Chile. En cuanto me recibí, me contrató la “Compañía de Teatro de ensayo de la Universidad Católica”. Un día, llegó de visita el Presidente López Mateos con su esposa y vieron una obra musical, chilena, costumbrista y como a ella, a doña Eva Sámano Bishop le encantó, nos dijo: “Esto lo tienen que ver en México”. Y así pasó. Llegamos a México el 15 de Noviembre de 1964, y estrenamos el 18 de noviembre en Bellas Artes con los máximos representantes del gobierno y del cuerpo diplomático sentados al frente de nosotros. Fue muy significativo y también un gran regalo porque ese día era mi cumpleaños.

¡Precioso recuerdo! ¿Y cómo se llamaba la obra?

La obra fue “La Pérgola de las Flores”. Y es una anécdota, pues hubo una Pérgola donde vendían flores las floristas, justo en la calle Reforma, entonces comenzó a haber tanto tráfico que se quedaban trabados los autos y ya no se podía circular, esto era terrible y se decidió que se quitara la pérgola de ahí; a las floristas eso no les gustó y alegaban que se querían quedar ahí mismo, pero hubo que sacarlas. Sobre este tema, que fue real, escribió una amiga mía (que en paz descanse),  se llamaba Isidora Aguirre y la música se la puso el compositor Francisco Pérez del Campo. En Chile todavía montan esta obra todos los años y la gente la disfruta mucho.

misc_junio_01-2

¿Y Cómo decides quedarte a vivir en nuestro país?

Pues mira Roxana, yo regresé al mes a Chile para despedirme de mis padres y de mis amigos. Y me vine a estudiar. No tenía ningún contrato, pero estaba invitado y me decían: “Pato aquí tienes trabajo, casa, ¡lo que quieras!”. Me tocó gente muy linda como son todos los mexicanos. Me quedé en una casa como invitado.

Yo le decía a mi padre: “Papá, México es un país en el que pides una fruta como el mango, y te dan una flor maravillosamente esculpida en él, deliciosa y te lo dan con chilito, limón… eso es mágico. Cuando llegué a la Plaza de Santa Cecilia a escuchar mariachi y vi a un hombre desfajado, perfectamente incróspito, sacar un billete de su saco, se lo dio al mariachi, éste lo tomó, se lo mostró a sus compañeros y ellos asintieron a tocar para él la canción “La que se fue”… yo veía que lloraba con tal sentimiento con aquella  música, que me dije: “Un Pueblo que sabe llorar así sus penas y vivir intensamente también sus alegrías, solo puede hacerme desear querer ser de parte de él”. Y ¡Aquí estoy!

misc_junio_03

¿Te ayudó a relacionarte el hecho de haber venido invitado por parte de la presidencia?

No, porque mira, nosotros llegamos y a los quince días más o menos, el presidente López Mateos fue remplazado el 1º de Diciembre de 1964 y le sucedió Días Ordaz. En ese periodo en el país sucedieron muchas cosas, y más como yo era un jovencito, disfrutaba la propia “realidad” de mi edad, que quizás no era la verdadera realidad.

¿Cómo comienzas a abrirte camino y a relacionarte para trabajar en nuestro país?

Como yo no tenía papeles de trabajo, lo primero que hice para ganarme la vida fue trabajar con Kiko Campos, que era mi amigo y tenía papeles de trabajo; a él lo contrataba la RCA, así que yo le hacía coros y también le guitarreaba algunas veces acompañando a cantantes como Sagrario Baena (esposa de Enrique Borja), Pili y Mayté Gaos, a Libertad Lamarque… y muchas otras. Entonces Kiko cobraba y me daba “una corta” por acompañarlo. Luego mi papá me dijo: “Bueno, ya aprendiste”, y me empezó a mandar un cheque mensual, afortunadamente.

misc_junio_04

¿Tuviste siempre el apoyo de tus papás?

Mi papá me ayudó a que viniera. Cuando le dije que regresaba a México lo entristeció mucho, pero al otro día me encontré un pasaje y una cantidad importante de dólares en un sobre. Mi mamá nunca estuvo de acuerdo con mi carrera, la última vez que la vi, fue en el 90, estaba en su departamento de Viña del Mar y me dijo: “¡Ay hijo!, ¡Tan lindo!” y yo le contesto: “¿Pero…?”, ella entonces, solo se me quedó mirando y le dije: “Soy Actor”… No le gusto nunca.  Solo regresé a Chile 4 o 5 veces después de venirme a México.

¿Qué es lo que más amas del teatro?

Es lo más serio y definitivo en mi vida, el teatro me enseñó a ser hombre a “ser humano”, porque todos somos seres humanos, pero no todos sabemos “ser humanos”. Me enseñó a aprender los fundamentos del comportamiento, ver las razones que nos hacen actuar de una u otra forma. Me enseñó a entender esos motivos del ser.

misc_junio_05

¿Es difícil actuar un personaje y luego salir y tener que desvestirte de él?

Hay unos personajes que son más difíciles porque tienen similitudes conmigo, pero  hay otros que quieres quitártelos rápido. Acabo de hacer un personaje así, en una teleserie, era un hombre muy malo, golpeador de mujeres, realmente enfermo. Aquí no queda más que entenderlo y actuarlo, pero es divertido a la vez por el desafío de hacer papeles que están tan distantes de uno, tan difíciles de reconocer. Para actuar requieres muchas recursos de la psicología, pero también de teatro, como es: la voz, la música, baile, lectura, etc.

misc_junio_06¿En México con quién estudiaste actuación?

Yo aquí tomé cursos con el maestro japonés Seki Sano. Él tiene una historia muy particular. Él era un noble y lo llevaban de Rusia a Japón prisionero en un barco, para castigarlo y matarlo por tener ideas comunistas y haberse ido a Rusia. Su barco recaló en un puerto mexicano y la comunidad teatral mexicana fue a contarle de esto al presidente Cárdenas. El presidente ordenó que dejaran bajar a Seki Sano y que si no, no dejarían ir al barco del puerto. Pasó el tiempo y tuvieron que acceder a la orden presidencial, porque estar ahí anclados les estaba costando mucho dinero. Entonces este príncipe japonés hizo una nueva escuela de teatro en México y nos trajo el conocimiento de Stanislavski, que era lo que estudió en Rusia. Anteriormente teníamos el teatro español en México y con Seki Sano entra el teatro moderno, que hasta la fecha es el que se hace en nuestro país.

Patricio, sé que te estás presentando con mucho éxito en el Teatro Royal. Platícanos de esta nueva puesta en escena.

Claro Roxana, estamos estrenando este bonito teatro de Jorge Ortiz de Pinedo, que es el “Centro Cultural Royal”, situado a un costado del Hotel Royal del Pedregal, al Sur de la Ciudad. Somos cuatro actores: Héctor Bonilla, José Alonso, Juan Carlos Colombo y tu servidor, Patricio Castillo, presentando la obra del catalán Pau Miró, titulada “JUGADORES”. Esta obra se ha presentado en Italia, España, Argentina y en muchas partes del mundo con mucho éxito, así que México no es la excepción. La gente se ríe mucho con las ocurrencias de estos 4 viejos.

El tema de esta historia es la decadencia de la vejez frente a los problemas presentados a cada ser humano. A un personaje le pone los cuernos su mujer, otro tuvo un padre muy impositivo que aún después de muerto lo persigue como un fantasma y no lo deja ser, lo hace irascible, lo que le desencadena a tener problemas por golpear a un estudiante. Otro personaje no puede relacionarse con las mujeres, por lo que tiene que ir a buscar a una prostituta y el último de los cuatro es un actor sin suerte, que no ha de ser tan bueno porque no le dan papeles. Este grupo se reúne periódicamente a jugar póker, apostando por nada, por su situación. De ahí se desencadenan situaciones muy divertidas e inesperadas, pero ¡no les cuento más!, ¡Mejor vayan a verla! Es para todo público, no crean que solo es para personas mayores, pues los jóvenes son los que más se tiran de risa. Estaremos esperándolos todos los Viernes a las 7 y 9 PM. Sábados a las 6 y 8 PM y Domingos a las 5 y 7 PM. Estaremos ahí hasta mediados de Junio.

Nos despedimos con esta invitación de un gran enamorado de México, quien ha trascendido como uno de los mejores actores de teatro en nuestro país y que es ejemplo de que la entrega, honestidad y compromiso rinde preciosos frutos.