Pan y Vino por Marcelino

Por: Gustavo Sauret / Director Asociado de Agencia Relaciones Públicas "Parola"

*Marqués de Cáceres Reserva 2005: “Superándose en la excelencia

marcelino_nov_01Hablar de Marqués de Cáceres es hablar de grandes vinos, de reconocida premisa que tiene esta vinícola fundada en 1970 con una filosofía de bien ponderar el vino, y una política de prestigio por su elevada calidad; siendo reconocida como la marca de vinos de La Rioja de mayor renombre mundial, de ahí que su blasón exhiba: “Superándose en la excelencia”, como dice la consejera delegada y directora, la distinguida señora Cristina Forner con un claro objetivo: “Crear el mejor vino que la Denominación de Origen pueda producir a través de cada etiqueta, con sistemas de elaboración que llevan muchas horas de elaboración y cuidados”, tal como la memorable añada del Reserva 2005 que está bendecida por una de las mejores cosechas de la década, motivo por el cual apareció en el lugar 15 del “Top100 Vinos de Wine Spectator”. Le informé de su histórica cosecha, año de lluvias, que fue en cantidad normal al final del otoño. Invierno con nevadas abundantes en los meses de enero, febrero y marzo, con un verano especialmente seco y de temperaturas benignas con un adelanto de aproximadamente 15 días a primeros de septiembre sobre el proceso de maduración de un año normal; el clima ofreció uvas seleccionadas de viñedos bien expuestas al sol. De cepas viejas de escasa productividad ofreciendo una mayor concentración. Viste un color rubí oscuro. Nariz profunda y compleja revela fruta del bosque y toques especiados sobre un ligero fondo floral. Resultando denso, sabroso con taninos deliciosos; herencia de un fino tostado liberado en barrica. Armoniosa complejidad en boca con intensos sabores que alargan el final de cata e invitando degustación placentera. Siguiendo el ejemplo del Gran Reserva, el Reserva solo se vinifica a partir de añadas calificadas como ”excelentes”. Contiene 85 por ciento de Tempranillo y 15 de Garnacha Tinta y Graciano; criado 20 meses en barricas de roble del centro de Francia, y afinado en botella 18 meses, según la fecha de comercialización, para que hoy lo disfrute. Adecuado para acompañar un atún fresco a la parrilla, platillos en salsa de tomate un poco picante, charcutería fina (ibéricos). Todo tipo de carnes asadas, especialmente foie, solomillos de res, pato, perdiz, caza de pluma, quesos fuertes y curados. Temperatura de servicio: 16-18°C ¡Provecho!

 

¿Los mejores jamones de España? ¡Los de Guijuelo! de Jamones Juan Gargallo. 

marcelino_nov_02

Escribir y hablar de jamón, tiene su distinción… y más sí son de Guijuelo, en Salamanca, ahí el panorama de sus campos está constituido por las dehesas de encina donde su fruto: la bellota, es la reina de la alimentación para cerdos, como los empleados en Jamones Juan Gargallo…Tres generaciones dan continuidad al legado de Miguel González, y sus hijos, Aurelio y Miguel González, comparten su pasión por el entorno natural del cerdo ibérico, reflejo del hábitat en que se gesta la dehesa: un regalo de la naturaleza donde los ejemplares crecen y se desarrollan en arroyos, encinas, alcornoques, llanuras y manantiales de sus campos, que son el alma de Jamones Juan Gargallo; tradición que se remonta cuando su fundador, se estableció para la elaboración del jamón con cerdos de raza Ibérica. Con el tiempo se creó la sociedad Jamones Juan Gargallo en 1964, que cuenta con un secadero propio en Albentosa (Teruel) con una rigurosa clasificación de la materia prima, en el proceso de elaboración. Con un proceso de salación consignando primordialmente: humedad, temperatura y ventilación. Aunado al control de secado, antes de realizar los cambios de humedad y temperatura de salazón en cámara intermedia. Para pasar al post salado -del primer, segundo y tercer secado-. Proceso estudiado científicamente, ya que si no hay un patrón de control desde el inicio de salazón y pasando por todas las fases del secado y maduración, difícilmente se podrá obtener seguridad que garantice el producto y el mejor secado. Todo esto bajo la supervisión de la DO Guijuelo, logrando jamones con carne de sabor delicado, dulce o poco salado, y un aroma seductor… “Nuestro Jamón de Ibérico Bellota –dice don Miguel Cascajosa, director internacional en la presentación de sus jamones en El Puntal del Norte- se reconoce por su forma alargada con pezuña oscura y gastada, típica de los ejemplares ejercitados en el campo. Posee un color intenso y brillante con gran presencia de vetas blancas en su textura. En boca, se aprecia aroma intenso y persistente, percibiéndose pinceladas de frutos secos, con un jugoso equilibrio entre el grado de salinidad y la cuidada curación; unido a un regusto largo y placentero que concreta aún más la experiencia que esta obra maestra de la naturaleza le rinde al paladar… Así los mejores recuerdos se forman de pequeños momentos compartidos con una rebanada de jamón. Y, curiosamente, esos momentos suelen darse alrededor de una mesa. Con los vinos que distribuye IMCOVIN: Viña Costerira y  el “912 de altitud”… que fueron presentados al alimón, en El Puntal del Norte con perfecto maridaje gracias a las viandas que preparó el “Genio del cucharón” Pablo San Román en su presentación; y como ya se le antojó el jamón lector, acuda a El Puntal del Norte, y deléitese con un buen vino y un plato de lonchas: Castro y González.

 

 

Y pasando a otros descorches ¿Ya probó el Viña Costeira?

marcelino_nov_03Un sorprendente vino Ribeiro conocido como Viña Costeira, su historia surge de una Bodega tradicional en 1968, fruto de la ilusión de un grupo de visionarios y rebeldes amantes de vino que rompieron con las tendencias vinícolas de la época, y con el fin de recuperar las variedades de uva históricas de Galicia: Loureira, Godello, Albariño y Treixadura, entre otras. Desde el mismo inicio, tradición e innovación han estado presentes en Viña Costeira, y es la combinación de esos dos factores que la colocan como una sólida referencia en el panorama gallego, enmarcados en la DO más antigua de Galicia y posiblemente una de las más antiguas de Europa: el Ribeiro, ubicado en las cuencas del río Miño y sus afluentes Arnoia y Avia, ahí se localizan las primeras referencias históricas de vino en la comarca, sin olvidar la fuerte conexión de la viticultura gallega con la de las de las grandes regiones europeas a través del Camino de Santiago. Existen indicios en el Archivo de Simancas del año 1500 que el primer vino que Cristóbal Colón llevó a América fue un Ribeiro… Así una vez ubicados en su historia y geografía le comentó que hace unos días, Viña Costeira inició su vendimia 2017 abriendo los centros de recogida de uva de los 4 valles del Ribeiro, mayoritariamente de base granítica. Uva: Treixadura, Torrontés, Albariño, Godello, Loureira y otras. Los racimos de las uvas se entregan en sus instalaciones, garantizando que éstas lleguen a las tolvas y mantener los más altos niveles de calidad exigidos para su recogida. Para el proceso de fermentación, se seleccionan las uvas para que se fermente por separado y posteriormente se ensamblan, y así obtener un vino equilibrado y armonioso con matices de las distintas uvas de las que procede en el tradicional depósito de acero inoxidable, logrando una elaboración de grandes vinos blancos, como el que ilustra la nota de color: Amarillo pajizo brillante con reflejos verdosos. Aroma de intensidad media alta, muy fino y elegante, con notas de fruta de hueso, tropical y hierba fresca. Boca muy equilibrada, sabroso y fresco, formando un conjunto placentero y armonioso… Maridaje: Adecuado para acompañar toda clase de pescados y mariscos, crustáceos, moluscos, hasta unas lonchas de jamón y compañero de quesos gallegos. Temperatura de servicio: 8º C… Finalmente le informó que también IMCOVIN distribuye el Pazo Ribeiro… pero ésa es otra historia que en próximos descorches le contaré, mientras, disfrute bien frío su Viña Costeira en el restaurante  El Puntal del Norte ¡Salud!

 

 

Y descorchando la siguiente ahora con “912 de altitud”

marcelino_nov_04Un Crianza de Ribera del Duero, presentado hace días en El Puntal del Norte… Motivo por el cual le informo primero, que la historia de la Ribera del Duero ha ido paralela a la unión de la viña y el vino, y al fruto de unas cepas que marcan su paisaje, la personalidad de sus gentes y su cultura. Los antiguos pobladores de la región ya lo sabían. Esta tierra inimitable produce algo inimitable: El arte de hacer vino. Hoy amparados por la DO, con la puesta en marcha de nuevas prácticas de cultivo, la introducción de modernas tecnologías para elaboración del vino y  rigurosos procesos de control aplicados desde el Consejo Regulador han hecho de la DO un sinónimo de calidad. Como son los vinos de Bodega Veganzones, situada en el municipio de Fompedraza. Tiene sus orígenes en el año 1956 cuando el abuelo de los hermanos Veganzones -fundadores de la bodega-, comienza haciendo vino con las uvas de sus majuelos. Desde entonces se ha continuado con la tradición familiar, aunque no fue hasta 2005 cuando comenzó a etiquetarse el primer “912 de altitud”. Vinos conceptuales de una bodega familiar que busca producir vinos de calidad, respetando el terruño y combinando una viticultura tradicional en que la vendimia y las técnicas de selección de la uva siguen siendo manuales, a la vez que se cuenta con los últimos adelantos técnicos en maquinaria. La bodega elabora vino procedente de unas 50 hectáreas de viñedo situadas en los términos de Fompedraza, Mélida o Pesquera de Duero. La variedad principal es la uva Tempranillo aunque también se cultiva una pequeña parte de Merlot. Las viñas se encuentran en el páramo de Fompedraza situadas a 912 metros de altitud sobre el nivel del mar, siendo una de las zonas de la Ribera del Duero que cuenta con unas características climatológicas diferentes al viñedo del valle. De aquí proceden los vinos más emblemáticos de la bodega: los “912 de altitud” con 25 días de maceración, 11 meses en barrica americana, vinos que a la vista tienen un rojo púrpura, intensidad media, matices muy vivos, limpio y brillante. En nariz se aprecia: Predominio de frutas rojas, fresa, frambuesas, después aparecen los recuerdos a tostados, vainilla, coco, lácticos, canela… En boca: Confirma nariz con una entrada untuosa, su acidez nos aporta un vino vivo y fresco: cerezas y mora negra, pastelerías. Vainilla y chocolate. Ideal para embutidos, un lechazo al horno, lechón a las finas hierbas, cortes finos al carbón, asados o en guisados, quesos maduros… ¡y a yantar con los amigos y familia! Tiempo de apertura: 15 min. Temperatura: 16 a 17º C…Y terminó el Pan y Vino, hasta el próximo descorche, DIOS mediante. Correo: gustavosauret@yahoo.com.mx