Mohammad Taghi Hosseini, embajador de Irán en México

Por: Patricio Cortés

embajador_ene_01

Entre las naciones cuyo nombre con frecuencia aparece en los titulares de la prensa internacional, está Irán. No obstante, sabemos que toda historia tiene más de una versión y en México a veces nos llega sólo la estadounidense, por ello charlar con el embajador iraní, Mohammad Taghi Hosseini, resulta sumamente ilustrativo.

embajador_ene_02Al hablar de los desafíos de su nación, acota: “El gobernar y la política siempre conllevan retos, por eso quizá los filósofos antiguos, en este entendido, como Aristóteles creían que la ciencia política era una ciencia alta. Irán es un país de muchas oportunidades, pero también enfrenta muchos retos. La mayoría de estos retos son regionales o globales.”

Destaca los siguientes:

– El del medio ambiente, aunque ese es un reto mundial, por ejemplo México también lo enfrenta.

– La existencia de armas de destrucción masiva y nucleares, que también es un desafío mundial. Creemos que para superar estos desafíos necesitamos una colaboración mundial y en esos aspectos Irán y México comparten la misma visión y son muy activos en el aspecto diplomático.

– La falta de seguridad en los países vecinos, así como la presencia de grupos terroristas como ISIS y Al Qaeda que, desgraciadamente, fueron creados con fines político-económicos de grandes potencias, con el apoyo económico de algunos países de la región y eso generó situaciones muy críticas en países como Irak Y Siria.

– La guerra sin sentido que Arabia Saudita creó contra Yemen ha aumentado el nivel de inseguridad en la región.

“Puedo decir con mucho orgullo que Irán ha tenido un papel muy importante para estabilizar la situación regional, que el grupo ISIS ya se ha acabado y tuvimos un papel muy importante en terminar con este grupo terroristas. Si la región es más segura y más tranquila, Irán puede beneficiarse de esa estabilidad”, nos comenta.

Prosigue: “Desgraciadamente DAESH (ISIS) fue creado como resultado de las políticas unilaterales de los Estados Unidos y algunos países como Arabia Saudita los apoyaron con su dinero para desestabilizar la región. ISIS tuvo dominio en una parte considerable de Irak y Siria, el territorio bajo su dominio era más grande que el que correspondía a los gobiernos de cada país”.

Le pido que ahonde en el tema de la caída del Estado Islámico y refiere: “Recuerdo muy bien que las capitales de algunos países estaban en peligro de caer en manos de este grupo terrorista y puedo decirles con mucha seguridad que el único país que desde el principio estuvo atento del peligro y ayudó a estos países a permanecer de píe era Irán; más adelante otros países se dieron cuenta de la gravedad del problema y se unieron a la resistencia. Cuando digo que el Estado Islámico está terminado, no quiero decir que se ha acabado con su ideología, pero ya no existe un territorio bajo el nombre y control de ISIS. El último territorio de ISIS era Al-Bukamal (en Siria) que cayó en noviembre. Debo añadir que la base para su crecimiento aún existe y todos los países deben ayudar con la reconstrucción y el desarrollo de la zona que evita su avance. Esperamos que, con los avances que hemos tenido, esos países puedan regresar al camino del desarrollo”.

Otro tema regional es que Estados Unidos anunció que reconocerá a Jerusalén como la capital de Israel, afectando a Palestina y su añeja causa. El embajador iraní nos dice: “La posición de Irán es bastante clara, desde el principio de esta declaración nosotros condenamos la decisión de Donald Trump. Eso no ayuda a la estabilidad de la región, tiene consecuencias muy negativas, aumentara la violencia, motivara derramamientos de sangre, aumentara el sentimiento antiamericano. No puedo creer que los presidentes anteriores de los Estados Unidos tuvieran una inteligencia menor a él, tampoco puedo aceptar que los otros líderes mundiales sean menos conscientes que Donald Trump de la situación política del mundo. ¿Por qué ninguno de ellos tomó esta decisión? Porque todos sabían que era una mala decisión. El tema de Jerusalén no puede solucionarse sólo con una orden, además ese acto del señor Trump no tiene ninguna validez en el Derecho Internacional”.

Pasamos al programa nuclear iraní, donde se les ha acusado de querer fabricar armas atómicas, Irán lo niega, el presidente estadounidense ha anunciado que lo desaprobará. Mohammad Taghi Hosseini afirma: “Después de muchos años de negociaciones, Irán pudo acabar una crisis fabricada. Firmamos el acuerdo con el grupo cinco más uno, aunque no era muy favorable para nosotros, cumplimos con nuestros compromisos, con todos los puntos que habíamos aceptado. La Agencia Internacional de Energía Atómica, en siete informes consecutivos que presentó, declaró que Irán sigue cumpliendo con su responsabilidad. Las acusaciones de Trump no tienen ninguna base, porque en el acuerdo está muy claro como un país debe cumplir sus compromisos, con lo cual, si él tiene cualquier tipo de reclamaciones, puede hacerlas a través de los mecanismos de este mismo acuerdo. No es un acuerdo bilateral, Irán lo ha firmado con seis países y está aprobado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas según lo previsto en la Resolución 2231, por lo cual los Estados Unidos no puede cancelarlo unilateralmente”.

“Este tipo de acusaciones no es algo desconocido del carácter del señor Trump, como sabemos ha amenazado al TLCAN, ha puesto en riesgo el Acuerdo de Cambio Climático de París, ha salido de la UNESCO, del TPP, del pacto sobre migración y hemos escuchado que también quiere salirse de la Copa Mundial (en este último punto adquiere nuestro entrevistado un tono pícaro). Si seguimos así, podemos prever que un día se quiera salir de las Naciones Unidas también. Esta es una manera de actuar del señor Trump que ningún país aprueba”.

Al cuestionarlo sobre la motivación estadounidense, el diplomático iraní expresa: “No cuenta con ninguna base, quiere que Irán se rinda totalmente ante ellos y eso no sucederá. Irán es una potencia regional, un país independiente y toma decisiones propias. Nuestro cumplimiento está vigilado por los inspectores y verificadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica”.

“No solamente Irán no cuenta con armas nucleares, sino que nunca ha querido construirlas, es un miembro del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, según el cual hay supervisiones constantes”, acota.

Pregunto si existe el riesgo de una confrontación violenta, serio responde: “Espero que no, Irán nunca empieza un enfrentamiento porque cree que se puede resolver cualquier desacuerdo a través de las negociaciones, del dialogo, un ejemplo bastante claro puede ser visto en el acuerdo nuclear. Una situación crítica fabricada contra Irán se había convertido en una crisis mundial y pudimos resolver este tema a través del dialogo. Incluso cuando esta crisis estaba sucediendo, también se hablaba del enfrentamiento entre dos naciones que finalmente se resolvió por medio de negociaciones, pero Irán es un país fuerte y no lo pueden rodear con un ataque militar. Cuando yo era joven, al principio de la Revolución Islámica, el dictador de Irak, Sadam Hussein, con el apoyo de Estados Unidos y otras potencias, atacó a Irán. Estados Unidos tuvo un papel directo en esta guerra, no era solamente un apoyo con armamento e  inteligencia, sino con el involucramiento directo en la guerra. Por ejemplo, un día, en el corredor reconocido, las fuerzas de Estados Unidos derribaron un avión de civiles iraní al disparar dos misiles. Pero, al final, Irán ganó la guerra. Yo nunca desearía que ocurriera un enfrentamiento, pero estoy seguro que si ocurriera, eso traería mucho arrepentimiento para la otra parte, porque Irán nunca dudará en reaccionar y defender su integridad, su  independencia, y sus intereses”.

En temas más afables, pasamos a las relaciones bilaterales entre nuestras naciones, nos comenta que: “Tienen antecedentes históricos, hace poco celebramos el aniversario 115 de las relaciones entre las dos naciones, ambos países gozan de civilizaciones muy antiguas, tienen muchas cosas en común, en el aspecto cultural cuentan con una cultura poderosa y con mucha influencia en sus regiones y en el mundo. En los últimos años, entre 2016 y 2017, hemos visto un crecimiento muy destacado en las relaciones bilaterales, hay muchas empresas iranís interesadas en trabajar con México, por ejemplo. Han crecido mucho las relaciones comerciales entre ambos países. Hemos tenido también muchas cosas en cuanto a intercambio cultural”.

“No obstante, el volumen de las relaciones que tenemos no están a la altura de nuestras expectativas, esperamos mucho más de estas dos potencias económicas. Nos estamos esforzando para hacerla llegar a la altura de las expectativas de ambos gobiernos, estamos haciendo esfuerzos en el turismo. En noviembre, a nombre de nuestro Ministro de Agricultura, firmé un acuerdo de cooperación con el secretario de SAGARPA, aquí en la Ciudad de México, esa es una parte importante para fortalecer las relaciones bilaterales porque ambos países tienen mucha experiencia y una capacidad destacada en dicho ámbito. Irán es una de las potencias económicas de medio oriente y por la importancia que tiene en la región puede ofrecer un mercado de 400 millones de personas en las regiones del Golfo Pérsico y en Asia central. Además, por sus avances en los temas tecnológicos y económicos, puede tener muy buenas colaboraciones con México”.

¿Qué nos ha faltado para acercarnos más?, es la pregunta que responde: “Quizás podemos considerar como uno de los obstáculos que la mirada de ambos países se concentra en su región y no miran a países más lejanos. También podemos mencionar la falta de algunos documentos básicos para fortalecer las relaciones, por ejemplo para el apoyo a las inversiones, un acuerdo sobre proteccionismo y la exención de doble tributación. Esto puede ayudar a fortalecer las relaciones y promover las inversiones en ambos países”.

El embajador Mohammad Taghi Hosseini narra que cuando entró a la universidad, al ser un estudiante brillante estudió varias carreras simultáneas, le gustaba el mundo de la Psicología, después le llamaron la atención las Relaciones Internacionales, a las que se ha dedicado, también tiene mucho interés en la filosofía y un doctorado en Pensamiento político.

Su primera experiencia en el mundo diplomático fue intensa: “Como premio por ser el mejor estudiante, me dieron una beca en la sede de las Naciones Unidas, esto coincidió con que Irak, bajo el régimen de Sadam Hussein, atacó Kuwait y estaban discutiendo este tema en el Consejo de Seguridad, tuve la suerte de estar presente en aquella reunión del Consejo tan famosa donde dieron el permiso de retirar a Sadam Hussein de Irak. No sólo me llamó la atención en las relaciones internacionales, sino en la diplomacia internacional, y desde entonces, la mayor parte de mi carrera ha sido en diplomacia multilateral. México es mi primera misión bilateral”.

Por último se describe como una persona que gusta del mundo del arte, está estudiando la cultura de México y ahora leyendo libros de Octavio Paz. Es aficionado a la lectura y aunque tenga mucho trabajo nunca ha dejado de leer. Disfruta el trato con estudiantes por lo que ha dado clases en prestigiadas universidades iranís y da conferencias en universidades mexicanas. “Me encanta pasar un día sin ninguna preocupación con mi familia, cocinar, andar en bicicleta e incluso en el patín del diablo de mi hijo”.