EDITORIAL

Observar es un arte…

Analizar debiera ser como respirar, es decir, vital. Es así como podemos entender mejor este complejo Mundo en el que vivimos. Con esta filosofía llegamos a nuestra edición número 218 e iniciamos el año 2018, dejamos atrás los brindis, emprendemos el nuevo vuelo con propósitos renovados, con nuevas oportunidades para crear, definir y crecer.

Es un año políticamente complejo, de muchas jugadas que resultarán importantes, debemos estar atentos de cómo se presentan, el qué no basta, debemos entender el por qué, de lo contrario la información será limitada. Los discursos se pronunciarán, nuestro compromiso será desmenuzarlos, buscar la profundidad y significado de lo que realmente se persigue. Por ejemplo, se ha hablado mucho sobre la equidad de género, sin embargo, dentro de los partidos políticos, las precampañas están concentradas en tres precandidatos presidenciales, varones los tres; las mujeres no figuraron y, por tanto, tampoco en las alianzas.

Tendremos hasta el 27 de junio para ver los movimientos de cada candidato, observar si las alianzas fueron o no las adecuadas, así como el diseño de las campañas, si optaron por una estrategia “probada” o se la juegan con una nueva. ¿O será que las descalificaciones que invaden cada discurso o debate resulten determinantes? Será el primero de julio cuando veamos los resultados.

Hablamos de ciclos, esta edición es una publicación de despedidas de gente muy querida por el equipo de editorial Chichicaste, por una parte Elliot Barrascout, nuestro especialista en cine emprende el vuelo hacia nuevos retos, le deseamos todo el éxito del mundo; por otra, la muy dolorosa partida de Leopoldo Romero, nuestro crítico de música, falleció durante la elaboración de este número, extrañaremos su sensibilidad en la apreciación de las diversas propuestas musicales, pero más al ser humano que deja un importante vacío en lo  profesional y en lo personal. Donde quiera que se encuentre seguramente estará escuchando música y analizando cada nota, buen viaje amigo.

Las cicatrices quedan, la huella de lo que fuera un año difícil, no se borrará, pero ahora nos corresponde hacer del presente el mejor tiempo, el momento, aprender del pasado mirando al futuro.

En este tenor, Enrique Delfín inicia un nuevo ciclo con Personae, él Licenciado en Ciencias de la Comunicación, Maestro en Comunicación y Diseño, Catedrático en el Tecnológico de Monterrey, UPAEP, Universidad Madero y Cinema (Escuela de Cine, Publicidad y Medios Audiovisuales), le damos la bienvenida.

Son tiempos de efervescencia política y económica, trabajaremos duro para no perdernos en el vértigo de los acontecimientos. El número 218 con que arrancamos 2018 es parte de esta transición en la vivimos, donde cada texto busca un mejor entendimiento de los más diversos temas que conforman esto que con orgullo llamamos México.