ABRIR LAS ALAS Y VOLAR

Por: Psic. y Orientadora en Tanatología Raquel Estrada / racheles_03@outlook.com

psicologia_febrero_01

Quiero iniciar con un pensamiento del líder empresarial Jim Rohn: “Si no te sientes cómodo dónde estás, ¡muévete!… No eres un árbol”.

La vida es muy corta para desperdiciarla en un trabajo que no se disfruta y que representa todos los lunes un dolor de cabeza, o en una relación de pareja que uno suma y el otro se dedica a restar, o personas que con el paso del tiempo empiezan a sentir que su vida es monótona y aburrida, ya no sienten el mismo placer de tomar una taza de  café como lo hacían antes, los días soleados los sienten fríos, se muestran incómodos y frustrados; cuando esto pasa, hay que preguntarse ¿Me gusta la vida que tengo? ¿Estoy dónde quiero estar? ¿Me enamora mi trabajo? ¿Estoy a gusto con mi pareja?  Si la respuesta es negativa, son señales claras de que se requieren hacer ajustes precisos. Para empezar, se necesita un cambio de vida urgente, no mañana, sino ¡hoy!, porque lo que se queda fijo, no sé transforma. Después de llegar a la conclusión que la vida no es satisfactoria hay que replantearse ¿Qué podría hacer para mejorar?

Citando nuevamente  a Jim Rohn “Para que las cosas cambien, tú tienes que cambiar”.

Hay que cambiar y darle un nuevo rumbo a la vida, fluir en armonía con el universo, disfrutar plenamente lo que se hace y decidir con quién se quiere estar, de no ser así, tienes que moverte y emprender el vuelo, porque nada puede transformarse si no lo haces tú. Es la única forma de modificar la perspectiva de las cosas, de evolucionar y crecer, ya que el principal enemigo del cambio -aparte del miedo-, está en quedarse en la zona de confort, el cual, con el paso del tiempo la persona se puede sentir segura pero no necesariamente feliz. “La zona de confort es un hermoso lugar pero nada crece ahí”.

Señales que te avisan que debes cambiar de trabajo…

Si tu ocupación te estresa, los días laborales son una verdadera pesadilla, normalmente vives angustiado cuando te diriges a la oficina, no disfrutas lo que haces y añoras constantemente los fines de semana, porque el lunes es una verdadera maldición, esto significa que no estás en el lugar adecuado, tu mente vive presa de un constante bombardeo de pensamientos negativos y  con el tiempo se cobra la factura y el precio es muy alto, ya que las defensas de tu cuerpo se debilitan, comienzas a somatizar y estás más vulnerable a enfermarte. Esto es una señal de que algo no anda muy bien en tu vida, tomando en cuenta que pasamos una tercera parte de nuestra existencia trabajando, debiendo ser ésta, placentera y gratificante.  Cuando disfrutas lo que haces, el trabajo deja de ser trabajo y se convierte en diversión, te ayuda  a desarrollar tu creatividad e imaginación para mejorar lo que haces, lo que tiene consecuencias positivas en los resultados que obtienes.

El trabajo debe ser visto como parte de la realización personal, más si por el contrario te hace sentir incómodo, algo similar a traer una piedra en el zapato, es el momento del cambio, de abrir tus alas y volar.

No dejes que pase el tiempo, si en este instante no puedes cambiarte, dale vuelta a la página de tu chip mental y transforma tus pensamientos en positivo, valora que tienes trabajo, que eres productivo y no te quejes, esto contribuye a cargar una lápida bajo tu espalda cada vez más pesada. No te preocupes más, mejor ocúpate y comprométete contigo mismo a buscar una nueva opción.

Cuando una relación de pareja no fluye…

Es cierto que el amor de pareja es maravilloso y más después de tomar la pócima de Cupido, al principio todo fluye bien, pero en algunos casos empiezan a surgir diferencias que pueden generar un gran abismo en el vínculo amoroso, se dan cuenta que no son felices, pero insisten en continuar  y se empeñan en estar juntos, aunque los zapatos de la relación ya no son del número que  necesitan ahora; han crecido los problemas en la pareja y los zapatos que un día eran perfectos, ahora aprietan, el color ya no combina con las actuales necesidades, por lo que es importante si aún hay amor, rescatar la relación, de lo contrario, es mejor ponerle punto final.

Hay que soltar, renunciar, separarse y seguir caminando a pesar de que no se hayan cumplido las expectativas que tenías con tu pareja.

Hay que aprender a soltar

Si no trae alegría a tu vida, suelta: si no suma a tú vida, suelta; si trae más problemas que soluciones, suelta; si también representa que es una piedra en tu zapato, cámbiate de zapatos y suelta, ya que, “lo que  cargas, te pesa y lo que te pesa, te hunde. Por eso es importante practicar el arte de soltar, perdonar y dejar ir.”

Camina ¡No te detengas!

Saber decidir que es momento de marcharte y emprender el vuelo antes de que termines con el corazón destrozado. No hay que aferrarse a relaciones que no son sanas, el permanecer va formando cadenas de codependencia que a la larga se vuelven  esclavizantes. Haz un paréntesis y no dudes en salir corriendo antes de que no quede nada, ya que es mejor estar solo que mal enamorado.

Quien no te valora no te merece.

Jamás permitas que tu corazón sufra por amor, el amor es un acto de felicidad no de sufrimiento.

¡Soltar es vivir!

Hay que despedirse dignamente y aprender a soltar; renunciar y retirarse, aceptar que esa persona cumplió su ciclo de estar contigo y ese gran amor se queda en ti, el amor no se mendiga, amarse es respetarse e irse dignamente.

Soltar significa confiar en ti mismo, en tus habilidades, teniendo el valor de dejar lo que perdiste y las manos libres para recibir los regalos de la vida y visualizar que lo mejor está por venir.

Cuando elegiste mal tu carrera profesional

Cuando elegimos una carrera profesional normalmente generamos muchas expectativas, planes, pero si sientes que tomaste la decisión equivocada y esto va a impactar de forma significativa en tu futuro, no dejes pasar más tiempo y lucha por lo que realmente quieres.

Es normal que te sientas desesperado pero recuerda que no es el fin del mundo; para no errar de nuevo, debes de acudir al departamento de orientación de tu centro de estudios para conocer todas las posibilidades y realizar un Test de Orientación Vocacional, que pude ser de gran ayuda para conocer tus talentos, fortalezas y habilidades, aunque también es recomendable consultar a tus familiares y amigos en busca de apoyo.

Nunca permitas que te corten las alas

Sentir la libertad de ser tú mismo, de tomar tus propias decisiones y que nadie tome el control de tu vida es fundamental, no permitas que te aprisionen en la cárcel de las imposiciones. Quien te ama, te acepta con tu pasado y jamás intenta controlarte, tu vida es tuya y es un regalo que mereces, cuídalo como uno de tus tesoros más preciados.

Conéctate con tu ser interior, para aprender a vivir con plenitud, manteniendo la fe, la confianza y el agradecimiento, las puertas que un día se cerraron, se abrirán. Es importante en esta construcción interna no quedarse en el pasado y concentrar la mente en el momento presente, porque el pasado ya se fue y el presente es lo único que sí existe.

Cuando decidas volar aprende a crecer en silencio. “Ver cómo la naturaleza, árboles, flores, hierba, crecen en silencio; ver las estrellas, la luna y el sol, cómo se mueven en silencio. Necesitamos estar en silencio para estar en contacto con el alma.” El ruido contamina nuestro espíritu, el silencio  eleva el vuelo y permite vivir de una forma más significativa.

El que no se mueve no se da cuenta  que es presa de su propia cárcel.

“Vive, trabaja, enamórate plenamente y si no estás viviendo así, ¡muévete!”

Vive con pasión cada área de tu vida, enamórate del maravilloso ser humano que eres y da lo mejor como padre, hijo, pareja, compañero y  amigo, y si no estás feliz dónde estás “¡muévete!”, abre tus alas y vuela, que el pasado no te alcance y solo permite que estén a tu lado las personas que tú decidas y enriquezcan tu vida, aquellas que la llenen de luz, paz y amor.