ODA A JAPÖN

Por: María Teresa Rodríguez Almazán

oda_japon_febrero_01

 

Luna menguante,
triste memoria,
llega el invierno.

 

Rojo de pasión,
renace la alegría,
sakura en flor.
Vuelan los tombis,
los niños temerosos,
guardan sus viandas.

 

Un cisne nada
en lago cristalino,
plácida tarde.
Tiembla la tierra,
el mar embravecido,
un niño llora.

 

Jardín de piedra,
cubren los crisantemos,
tumba de amantes.
Lluvia de estrellas,
prevalece la calma,
las garzas duermen.

 

Los cinco lagos
se mecen armoniosos,
danzan las carpas.
Florece el lirio,
llega la primavera,
dulce despertar.

 

Se escucha un canto,
llegan las golondrinas,
florece el campo.
Pasos lejanos,
un viejo caminante,
busca el destino.
Caen las hojas
mecidas por el viento,
llega el otoño.