Holbox, voy a extrañarte… ¡sobre todo tus puestas de sol!

Por: Karla Aparicio

aparicio_marzo_01

Isla paradisiaca mexicana, ubicada a 165 km al noroeste de Cancún, a tan solo 10 kilómetros de la costa norte de Yucatán. Su nombre significa hoyo negro, porque es el lugar de unión de las aguas del Golfo de México con las del Mar Caribe.

La isla es alargada, mide 43 kilómetros por 2 kilómetros en su parte más ancha, se puede recorrer en menos de dos horas en carrito de golf de renta. Está separada del norte continental de la Península de Yucatán por las aguas de la laguna Yalahu y posee un agradable clima tropical, con temperaturas promedio de 27°C, esto lo convierte en un destino de aguas cálidas donde destaca decenas de lanchas adornadas con largos palos utilizados para la captura del pulpo conocido como octopus maya.

 

¿Cómo llegar a Holbox?

aparicio_marzo_02

Después de llegar al aeropuerto de Cancún, puedes ir en auto o en camión hacia el pueblo de Chiquilá, que queda aproximadamente a tres horas de Cancún, donde puedes tomar en la central de autobuses ADO.

Una vez en Chiquilá, -si llegaste en auto, hay estacionamientos alrededor del embarcadero-, también hay bicitaxis que llevan tus maletas al ferry.

En el puerto de Chiquilá sale el ferry a Holbox cada media hora desde las 5a.m. Existen dos empresas que dan el servicio, el costo es de $120.00 por persona en viaje sencillo.

Importante:

No olvides pasar al cajero, en Holbox casi todo se paga en efectivo y solo hay un cajero, nos comentaron graciosamente en la comisaria  -“No sirve desde la última vez de que lo arreglaron”.

Una vez llegando a Holbox la aventura se vuelve única, saliendo del embarcadero están los taxis que son carritos de golf, es raro ver automóviles.

En la isla te mueves caminando, en bicicleta o en carrito de golf.

Es un lugar único y mágico, algo sucede cuando llegas: el tiempo hace una pausa, la arena a mitad del mar es un lienzo húmedo con huellas salpicadas de azul y aves, sobre todo se siente mucha paz. Sus calles alineadas de fina arena, todavía cuenta con algunas cabañas coloridas, casas de madera y palma, paredes cubiertas de arte urbano. En Holbox existe un gran gusto por los artistas de graffitis. Las actividades se desenvuelven con gran tranquilidad; parece que hubieras viajado al pasado, la gente siempre está sonriente, es servicial y muy hospitalaria, contagian el bienestar con el que conviven.

Hay muchas tiendas de artesanía y ropa, algunas  tipo neoyorquino, en su mayoría muy originales.

 

Las puestas de sol

Como empezar…

aparicio_marzo_03

Primero el agua, los peces, los pescadores que con arpones en busca de sustento, por ultimo las puestas de sol y quienes viajan como nosotros, deseando encontrarlas. En Holbox la magia no para, nos tenía reservado otro espectáculo: un sol renuente a dejar el día, impetuoso convirtiendo el mundo en un momento desde el rojo vivo al violeta tenue, el cielo se refleja en el suelo húmedo. Sus puestas de sol convierten lo pasajero en eterno.

 

Espectáculo imperdible

aparicio_marzo_05

El mayor espectáculo sin lugar a dudas es el tiburón ballena, que puede medir hasta 15 metros y pesar 18 toneladas de color gris obscuro, panza  y puntos blancos en el dorso, es muy tranquilo, amigable e inofensivo, por lo que ha resultado una aventura nadar de manera controlada junto a este enorme tiburón, que visita durante varios meses las cálidas aguas de Holbox.

 

Para comer

aparicio_marzo_06

Hay diferentes opciones para comer o cenar, desde lo más rústico, como deliciosos platillos preparados a base de pescados y mariscos frescos, hasta sofisticados restaurantes.

Me sorprendió el restaurante Las Panchas, el cual desde hace más de 30 años atiende con gran éxito y siempre con una gran sonrisa. Para el desayuno una orden de tres empanadas deliciosas de raya, cazón o queso, grandes y muy bastas para una sola persona por ¡$36.00 pesos!  No cada una, sino por las tres. Yo no podía creerlo y realmente son exquisitas. Aquí mismo, en Las Panchas, para comer tienen el mejor agua-chile de camarón que yo haya probado.

Hay que llegar a buena hora o con toda la calma del mundo, es tanto su éxito, que hay lista de espera.

Probamos la famosísima pizza de langosta, ¡qué cosa cuando la comes! recién salida del horno a la leña fusionando el queso derretido con trozos de langosta, no quieres que nunca termine; esta pizza nadie en el mundo se debe perdérsela. ¡Deliciosa! Es uno de los platillos que no puedes dejar de saborear en la isla caribeña, es una experiencia gastronómica inolvidable. La preparan en varios de los restaurantes, pero los que se autonombran como los creadores de ésta, son los de la Pizzería Evelyn, ubicada en el centro de Holbox, y también cuentan con más de 30 años de experiencia, que se ha convertido en un lugar icónico, y otro lugar obligado en la isla paradisiaca.

 

Pan recién hecho

aparicio_marzo_04

Hay varias panaderías con un pan delicioso, calentito y recién hecho, pero un excelente lugar para deleitarte de pan y buen café, es atendido por el dueño que es francés,  ´´El Jardín´´, aquí tienen el mejor pan de la isla, pero mucho ojo, el pan se acaba muy temprano, así que si eres amante del pan, vale la pena levantarse temprano. Los desayunos son excelentes, sobre todo el omelette.

Tips: Usar bloqueador solar biodegradable y protegerte de los mosquitos, llevar repelente y de ser posible tomar vitamina B una semana antes de tu llegada.

¡¡¡Soy Karla Aparicio, y soy de Jalisco !!!