Zoé Robledo, Presidente Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía del Senado

Por: Patricio Cortés

politico_marzo_01

Es el vicecoordinador de lo que se conoce como la bancada PT-Morena del Senado de la República, donde su experiencia en medios lo llevó a presidir la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía.

Sobre los desafíos de su bancada, en lo que queda de la legislatura, destaca: “Nuestros retos en el último periodo y además con muy pocas sesiones de frente son la Ley de Propaganda Gubernamental, tenemos una acción de inconstitucionalidad en contra de la Ley de Seguridad Interior. Fuera de eso, tenemos una particular encomienda, una tarea muy importante, contener los deseos de un gobierno que ya se va de hacer modificaciones legales e incluso constitucionales o nombramientos desde una lógica de salida. Es decir, ante la evidencia de que hoy las encuestas no lo favorecen, ante la enorme posibilidad que el gobierno cambie de partido y ese partido no esté enfilado a intereses mal sanos que quieran hacer cosas indebidas de las cuales muchas no se han atrevido, quizá por cierto pudor que se pierde muchas veces durante las campañas”.

Le comento que las cuentas no me salen, pues su bancada no tiene suficientes legisladores para frenar los intereses del PRI, responde serio: “Muchas veces aquí la aritmética no es de sumas y restas, siendo minoría hemos logrado detener procesos, modificarlos y avanzar en agendas propias. Si bien en términos las matemáticas se puede decir que la minoría no es suficiente, en los términos políticos se puede comprobar lo contrario”.

Entre los pendientes de la comisión que preside comenta: “Los lineamientos que debe emitir el Instituto Federal de Telecomunicaciones sobre la neutralidad de la red. Creo que tenemos que encontrar un mecanismo más eficiente para que las concesiones comunitarias, educativas y culturales puedan hacerse de recursos para reinvertirlos tanto en producción de contenidos como en equipo, hoy es muy poco. El gran tema pendiente en la materia es la Ley de Propaganda Gubernamental, que tiene un mandato constitucional que se vence el 30 de abril”.

politico_marzo_02

No obstante que esta legislatura no ha destacado en el cumplimiento de plazos, asegura que la ley existirá: “La tiene que haber, es la única materia donde el Senado no puede aplicar ni congeladora ni patear el balón, hay una sentencia de la Corte que obliga al Congreso de la Unión a emitir una ley reglamentaria del artículo 134, antes del 30 de abril, las consecuencias de no hacerlo pueden ser desde la pérdida del cargo hasta, en mi opinión, sanciones de carácter penal”.

Sobre el avance acota: “Apenas el día de hoy (20 de febrero) ha regresado la senadora que preside la Comisión de Gobernación que es la que coordina estos trabajos a partir del turno que hizo la Mesa Directiva y, en función de eso, no puede haber dilación, nos quedan 19 sesiones y antes de que se dé la última campanada tiene que haber ley. Esta sentencia dice que se tiene que proceder dictaminando y publicando la ley. Pero quien ha revisado la sentencia podrá ver que también implica los contenidos de ese mismo dictamen, en materia de libertad de expresión y de un uso racionado y más austero de los recursos. Lo que motivó a final de cuentas es el excesivo gasto gubernamental en medios de comunicación, desde aquellos que modifican su línea editorial en función de con quien tiene un convenio sea un gobierno estatal o municipal, necesitamos una institución autónoma, y por el otro lado, que eso tenga eficiencia en función de lo que se vaya a contratar y que pueda ser verificable por quienes van a llegar. Uno puede decir ‘mi radiodifusora tiene un millón de oyentes’, pero si resulta que no es cierto, ¿por qué habría que hacer un gasto excesivo para ese espacio que puede levantar sospechas sobre actos de corrupción o simplemente favorecimiento a uno medios sobre otros, si dan una buena cobertura de las acciones de un político o institución”.

Diagnostica: “Citando a un analista que publicó un artículo muy bueno en el New York Times estamos entrando a una era del boletinato, donde muchos medios modifican su línea editorial en función del convenio que tengan con la institución. Yo lo veo en provincia en los estados, hoy son pocos los periódicos en Chiapas (de donde es oriundo nuestro entrevistado) que no traigan todos los días en primera plana el mismo boletín. Entonces uno dice ‘¿para qué nos sirve tener pluralidad de medios, quince periódicos que dicen exactamente lo mismo?’,  a veces ni siquiera con el esfuerzo de hacer una nueva redacción o utilizar una fotografía distinta. Ese es el boletinato. Ya estamos así, desde hace tiempo”.

Presidir una comisión enfocada en los medios masivos, es la rifa del tigre y genera presiones, Zoe Robledo explica por qué aceptó el encargo: “Uno no puede eludir su responsabilidad, para mí es un tema que me gusta, me apasiona, lo estudio de manera permanente porque ha evolucionado muchísimo. Estoy convencido que la ley como se publicó va a tener cambios, es más, es la única de las reformas que ha tenido modificaciones. Te pongo un ejemplo, Mardonio Carballo se amparó en contra de uno de los artículos porque estaba siendo discriminatorio y aplicaba algo que no existe, ‘la lengua nacional’ supuestamente era para la protección de transmisiones en idiomas como el Inglés, pero afectaba las transmisiones en idiomas indígenas. La responsabilidad política que tenemos los senadores del grupo parlamentario de que la presidencia le corresponda a uno de nuestros integrantes, nos obliga a ver las cosas por un lado de manera técnicamente muy sería y políticamente con racero la democratización de los medios de comunicación”.

Entre los grandes pendientes están las radios indígenas que aún trabajan en la incertidumbre, el senador lo reconoce y afirma: “Uno de los cinco temas más importantes para el grupo parlamentario siempre fue ampliar las posibilidades, no solamente del acceso a concesiones para radios indígenas, sino particularmente que pudieran competir en igualdad de circunstancias con radios comerciales, que dejaran de estar 100% subsidiadas y pudieran entrar en mecanismos para que pudieran hacerse de recursos para su sostén, desafortunadamente ha habido mucha resistencia en ese sentido y sí hay un tema pendiente es ese sentido”.

Comento que países como Ecuador y hasta hace poco Argentina han apostado a un modelo de tercios en cuanto a concesiones de frecuencias, una tercera parte para el Estado, otra para los empresarios y una más para indígenas y/o sociedad civil, en su rostro me percato que no es un modelo que le agrade y opina: “Yo creo que en todos los casos no hay un modelo único que funcione. Ha habido ejercicios en México en muchas materias que creemos que porque funcionaron en otro país van a funcionar acá, creo que hay que revisarlo. El punto de partida es que hoy quienes tienen una concesión con contenido indígena o en lengua indígena, o quienes la buscan, tienen problemas, entonces hay que buscarles soluciones. Pero no iría a buscar soluciones que aunque hayan sido exitosas en otros países puedan aplicarse en México, simplemente nuestra geografía tienen condiciones distintas”.

Para concluir pasamos al tema de los medios públicos y opina: “Hoy tenemos un sistema público de radiodifusión que tiene mucho trecho por avanzar. Yo soy creyente de los medios públicos, aquí, en esta mesa, han estado muchas veces la red de medios públicos: soy un creyente de que los contenidos de los medios públicos son, y está demostrado, de la misma calidad a los de los canales comerciales. Lo que no se debe confundir es que sean espacios de promoción de los gobernadores, que sean los diarios personales donde solamente se ve qué hicieron los gobiernos”.