Cynthia Rodríguez y el reto a la dualidad

Por: Kury Galeana

actriz_marzo_01Quienes se dedican a la actuación viven más de una vida, y ahora, Cynthia Rodríguez se sumerge en esa seductora dualidad, ya que en su nuevo proyecto encarna dos personajes muy diferentes en Educando a Nina, una telenovela que tiene mucho humor; sumado a ello, participó anteriormente en Las malcriadas, donde mostraba la crudeza de una parte de nuestro mundo.

A punto de estrenarse por Azteca Uno, Educando a Rita es la historia de una reguetonera que, a cambio de los recursos para curar a su padre enfermo, acepta suplantar a una mujer idéntica en lo físico pero opuesta en la forma de ser y con una educación muy distinta. La protagonista requería saber cantar, fue así que el papel quedó a cargo de la exintegrante de la Academia, Cynthia Rodríguez.

Sobre el desafío nos comenta: “Es un reto fuerte, pero la verdad es que está muy divertido, la estoy pasando increíble, lo mejor de todo es que uno de los dos personajes, Nina, me permite hacer lo que más me gusta en la vida que es cantar, bailar y actuar al mismo tiempo. El otro se llama Mara, y es totalmente distinto”.

Cynthia soñaba con ser cantante desde niña, cantaba donde pudiera, incluso antes de entrar al reality show que la lanzó a la fama y lo hacía en un restaurante en Monclova, Coahuila, así también en bodas y fiestas de XV Años. Por consiguiente, siente muy cercano uno de sus personajes: “Por mucho me parezco más a Nina, su sueño de ser cantante y me identifico también en el amor por la música, y el amor hacia su familia; para ella, lo más importante en el mundo es su papá, porque es la única familia que tiene y siempre está al pendiente de él, lo está cuidando, vamos, todo lo hace por él. Me identifico en que es una chava honesta y divertida. En tanto, en el caso con Mara, no me puedo identificar por tanto, porque es completamente diferente, creció muy mimada, malcriada, en la opulencia y es una chica súper inmadura y caprichosa; es heredera de un imperio editorial y gusta de la moda, es en este último punto en el cual me podría identificar con este personaje, también me gusta la moda, probar diferentes estilos, amo los vestidos, los zapatos…”.

“Estoy súper agradecida por la oportunidad, vengo de Las malcriadas con una temática muy fuerte, súper real, cruda, con temas que sí están pasando en la actualidad y el reto fue difícil, pero yo hice lo mejor que pude y tuve comentarios muy positivos. Después me llamaron para hacer el casting y está padre cuando te lo ganas, hice cuatro castings para quedarme con el personaje de Nina. Me lo he ganado poco a poco, creo que me he preparado hasta el día de hoy para poder enfrentar un reto así, con dos personajes. Aunque pareciera tonto, la gente puede pensar que la comedia es fácil, y no hay nada fácil, hacer reír no es nada sencillo”, narra.

Nos habla del cambio entre melodramas: “Fue súper drástico, yo de Las malcriadas llegaba a mi casa emocionalmente agotada, obvio como actriz sé perfecto que lo que estoy actuando no es mi realidad, pero el cuerpo a veces no se entera, se recienten todas las situaciones complicadas, no sé cuántos llamados hubo donde no debía llorar, pero me la pasaba llorando. Ahora llego agotada, pero te juro que me he reído, ha habido momentos donde hemos tenido que cortar porque me dan ataques de risa, realmente espero que podamos contagiar lo que estamos viviendo en las grabaciones y se vea reflejado en el público”.

actriz_marzo_02Al cuestionarla sobre si se siente mejor interpretando una comedia o mostrando lo dura que puede ser la vida, nos responde: “Más que una comodidad, creo que como actriz, como figura pública tengo un compromiso con la sociedad, con el mundo y con el público de apoyar y enfrentar las situaciones complicadas que vivimos hasta el día de hoy. Por eso la labor social que realizamos en Las malcriadas para mí es muy importante, no solo como actriz sino como persona; poder así enfrentar la realidad y decir, si te pasa esto puedes ir por aquí o por allá. Por otra parte, el saber que quizás estás en una situación complicada o difícil pero te puedo hacer reír a través de un proyecto como Educando a Nina también es súper satisfactorio. Entonces, las dos caras de la moneda son importantes para mí como actriz, pero también como persona”.

Comentamos sobre la preferencia que existe del mexicano por la comedia y ésta se refleja en la taquilla cinematográfica, de alguna manera, es al género -en películas nacionales-, al que les va un poco mejor, sonriendo reconoce: “Es que realmente sí, ahora con poco tiempo, con grabaciones de lunes a sábado, de pronto digo ‘quiero ir al cine, pero quiero ver algo divertido’. Yo personalmente busco casi siempre opciones para relajarme y divertirme”.

Ve su actual proyecto como una opción familiar: “Te vas a divertir mucho, sabes, de pronto en la pantalla chica ya no hay tantos contenidos que sean para toda la familia, es decir, que lo puedan ver desde niños hasta adultos mayores. También es importante tener un momento de convivencia familiar, ahora, con tantas opciones de entretenimiento, yo veo a todo el mundo pegado al teléfono, pendiente de redes sociales, de lo que está pasando en sus dispositivos, y está padre tener un momento donde toda la familia pueda ver algo que los pueda divertir, y comentar juntos”.

“A veces me pongo a pensar el tiempo que ha pasado y no lo puedo creer, hoy digo cómo puede ser que hace trece años estuve en la Academia. Hoy me siento plena, contenta, feliz, agradecida por toda estas oportunidades que se me han brindado y creo que hay momentos donde digo: ‘¡gracias Dios, gracias vida, ha valido la pena el esfuerzo!’. La base de mi carrera ha sido la disciplina, la constancia y la preparación”, nos revela.

En cierta forma está viviendo un sueño, nos dice que siempre había querido interpretar a una cantante, y ahora le encantaría hacer más cosas en cine, pues solo tiene una película en su haber.

No obstante, Cynthia es también cantante y no quita el dedo del renglón: “En la música va a ser un gran año, estoy preparando mi próximo sencillo en cuanto termine Educando a Nina”.

Si bien tiene bastantes tablas musicales, enfrentó un género donde no tenía experiencia: “Nunca había tenido clases de reguetón, de perreo intenso, pero ya lo dominamos para la grabación”.

Aunque el mundo de la música ha cambiado desde que ella incursionó, ve un área de oportunidad: “Hay que adaptarnos a todos los cambios, hay una gran oportunidad ahora en la música y tenemos una exposición totalmente diferente a través de las plataformas digitales y las redes sociales. Como cantante tienes que adaptarte a todos los cambios y estar presente en todas las plataformas posibles”.