Por lo pronto el Oscar es Mexicano.

Por: Karla Aparicio Foto: Dafne Serrato & FICG

Karla Aparicio y soy de Jalisco.

deltoro_abril_01

Por el momento el “Oscar” es mexicano y tapatío, es de Guillermo del Toro y no solo es mexicano por tener un pasaporte, sino por tener raíces arraigadas. Del Toro, ganador de dos premios Oscar, nos ganó con su sencillez y honestidad en su visita a su ciudad natal.

Más de 30 mil personas solicitaron vía internet asistir alguna de las 3 clases magistrales que impartió Del Toro de forma gratuita, dentro del Festival Internacional de Cine de Guadalajara en el auditorio Telmex -con capacidad para 4 000 personas-, que en su mayoría eran jóvenes. Guillermo entró al escenario con un Oscar en cada mano, con una sonrisa y con un gran mensaje lleno de consejos y experiencias muy ciertas y amenas. Se dio tiempo para confesar algunos de los secretos de sus efectos de la cinta “La forma del agua” que le dio los dos Oscares. Uno de ellos fue que en la película “La forma del agua” se usó un truco que se llama: seco por mojado, no había una sola gota de agua, era humo y cámara lenta, el zapato no lo tenía puesto, no flotaba, fue animación.

“Somos un país que si existiera la oportunidad, ¡uta! seríamos una potencia creativa, política ¡Todo! No existe, pues hay que chingarle y hay que hacerla.”

Del Toro, dijo que está aquí por una razón: ¡Por los jóvenes! Y los alentó para seguir preparándose en el área del cine y ganarse la beca que él financiará. Esta beca estará dirigida a formar nuevos talentos del cine, otorgando un monto de hasta 60 mil dólares anuales para impulsar su desarrollo profesional en prestigiosas instituciones extranjeras (Beca Internacional de Cine Jenkins-Del Toro).

“Creo que lo que realmente se queda, es lo que uno entrega al que viene detrás”, explicó al hablar acerca de los motivos de la beca.

“Si cambiamos una vida, si cambiamos una historia, ¡cambiamos una generación! Así como hubo gente que creyó en mí, y seguí trabajando por décadas, ese primer impulso fue importantísimo. Y ese es el deseo de la exhibición, ese es el deseo de la sala y ese es el deseo de la beca… Que haya alguien que diga “Voy a hacer y quiero hacer”, y una de estas señales le cambie la vida y nos la cambie a todos”, concluyó Del Toro.

deltoro_abril_02

Sus palabras enloquecieron a todos los participantes.

Del Toro contestó a todas y cada una de las preguntas realizadas por el público de una manera muy amable y cercana, notándose desde el primer momento una gran compenetración con su público. El tiempo parecía no importarle.

El tapatío nos dejó momentos memorables, como cuando le preguntaron; -¿Cómo uno puede llegar a ser un gran director como él? A lo que respondió: “No me preguntes cómo, si no cuántos chingadazos me he dado”, y frases célebres como “La belleza del mundo está en la imperfección” o “El mejor éxito en el mundo es llegar a donde quieres como quieres”.

Guillermo del Toro volvió a recalcar que si se hace cine en México se puede hacer cine en cualquier lado, en alusión al gran ingenio mexicano para resolver cualquier situación con los medios al alcance.

“A mí me choca la acepción normal de Bella, en la película de La Bella y la bestia, porque Bella no tiene una dimensión sexual, no tiene una dimensión humana, no es cabrona, no es larga, y el personaje de La forma del agua (Sally) es larga, es cabrona, piensa todo, se chinga a Strickland: ¡tiene la dimensión sexual! Y la bestia, normalmente es noble pura y se transforma en el príncipe más aburrido del pinche mundo, en toda relación llega el momento en que el príncipe se come al gato, a mí me urgía que se comiera al gato, y después viene la escena de amor, porque en una relación, mientras más pronto se coma al gato, más real es la relación.

Una persona del público le preguntó si se identifica como un príncipe aburrido o como una bestia, en referencia a la relación de amor de los personajes, lo que hizo sonrojar al director y provoco aplausos y risas de los asistentes.

“¡Yo soy quien soy y no me parezco a nadie!” -contestó Del Toro evadiendo con una sonrisa la pregunta.

Otra buena pregunta fue: Sí se arrepentía de haber rechazado la propuesta de dirigir Harry Potter, a lo que respondió afirmativamente, y añadió que es una de las cosas de las que se ha arrepentido en su vida. “He tenido oportunidades de todo tipo para decir “¡No!” a superproducciones, señaló el mexicano, pero convencí a mi amigo Alfonso Cuarón a hacerla, y gracias a Cuarón, la película ha sido la película serial mejor valorada por la crítica.

Del Toro, finalizó animando a los futuros cineastas a ser únicos y no esperar que alguien aparezca para ayudarles, sino sacar de ellos mismos su propio jugo, aprovechando lo que mejor saben hacer y de una manera diferente.

 

Biografía

deltoro_abril_03

Guillermo del Toro Gómez.- Nació un 9 de octubre de 1964 en Guadalajara, Jalisco. Comenzó a filmar en México desde su adolescencia, cuando estaba estudiando en el Instituto de Ciencias de Guadalajara. Estudió Cine en la Universidad de Guadalajara (UDG). Pasó diez años en diseño y maquillaje, y antes de ser el productor ejecutivo de su primer filme a los 21 años formó su propia compañía “Necropsia”. Fue cofundador del Festival de Cine de Guadalajara. Del Toro se caracteriza por imprimir una estética y ambientación espectacular en sus películas, creando ambientes tétricos y asfixiantes o situaciones mágicas y fantásticas. Su estilo está marcado por su fascinación por el mundo fantástico, las hadas y por su gusto por los temas oscuros. Sus trabajos incluyen con frecuencia monstruos o seres fantásticos. Del Toro afirma estar enamorado de los monstruos. “Mi fascinación hacia ellos fue desde muy pequeño, los estudio, la disección en algunas de mis películas, quiero saber cómo funcionan, qué aspecto tienen y cómo se comportan”. También tiene otra lista de cosas que ama y se han convertido en piezas recurrentes en sus películas: “Tengo un especie de fetichismo por los insectos, la relojería, la maquinaria, los engranajes, monstruos, lugares oscuros, cosas sin nacer”. Actualmente radica en Los Ángeles.

Películas más destacadas de Guillermo del Toro.

1985: “Doña Herlinda y su hijo”

1993: “Cronos”

1997: “Mimic”

2001: “El espinazo del diablo”

2004: “Hellboy”

2006: “Laberinto del fauno”

2007: “El orfanato”

2008: “Rudo y cursi”

2010: “Biutiful”, “Los ojos de Julia”

2013: “Mamá”, “Pacific rim”

2015: “La delgada línea amarilla”, “La cumbre escarlata”

2017: “La forma del agua”