¡BIENVENIDOS A PUERTO VALLARTA!

Por: Karla Aparicio. “¡ Y soy de Jalisco !”

aparicio_mayo_01

El Puerto Vallarta de antes, aquel que solo aparecía en los mapas como un pueblito tranquilo en las costas del Pacífico, justo donde se unen los estados de Jalisco y Nayarit, aquel que antes de la cinta titulada La noche de la iguana, realizada en 1964, donde las grandes estrellas de Hollywood, Elizabeth Taylor y Richard Burton, presentaron al mundo un sitio donde vivieron un idilio único, tanto en la película como en la vida real… Fue a partir de ese momento que aquel Puerto Vallarta desconocido se presentó al mundo como un sitio único para el turismo y desde entonces se ha convertido en uno de los lugares más atractivos para el visitante nacional e internacional.

Puerto Vallarta es muchos destinos turísticos en uno solo, cada uno con su propio encanto y es justamente el río Cuale el que separa a Puerto Vallarta en norte y sur. 

 

ZONA ROMÁNTICA O ZONA SUR

En el sur se encuentra la “Zona Románticao “Antiguo Vallarta”. En verdad esta parte me sorprendió en mi reciente visita, sobre todo por su amplia y creciente variedad culinaria, desde los ricos taquitos callejeros hasta los nuevos restaurantes con chefs prometedores. Con un sin fin de galerías de arte, tiendas de diseñadores locales, hotelitos boutique, bares, cafecitos y antros, todos con un toque especial que hace que quieras regresar. Encontrarás rinconcitos esperando ser descubiertos y ofrecerte sorpresas de lugares que han sido montados por gente emprendedora que realiza su diario trabajo con mucho cariño, creatividad y profesionalismo.

Los sábados en el Jardín “El burrito”, se monta un mercado de productores locales atendidos por ellos mismos, muchos son extranjeros que ya son parte de la comunidad vallartense, que ofrecen gran variedad de artículos de arte, ropa, joyería, alta panadería, comida orgánica, mexicana, asiática, en finTodo exquisito y de alta calidad. Tu visita será amenizada con música en vivo, que da a este sitio, un encanto especial. Por cierto que esta zona tiene la merecida reputación de ser uno de los destinos más amigables con la comunidad LGBT en México. 

El malecón de Puerto Vallarta recién remodelado, la mayor parte ahora es zona peatonal; se reubicaron esculturas y se agregaron nuevas, no dejes de tocarlas, sentarte en las que son para eso, escalarlas y tomarte fotos con ellas. Cada una tiene su historia y cada una forma parte del paisaje. Ahí se encuentra la escultura, más tradicional de Vallarta: El caballito de mar, el cual se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad. Un tritón de bronce, con un sombrero mexicano cabalgando sobre la espalda de un caballito de mar. Se construyeron jardineras térmicas y se aumentó el número de palmeras para dar más sombra, y te puedo asegurar que esta zona quedó espectacular. El malecón tiene una longitud de un kilómetro y medio. Comienza desde la “Zona Romántica” hasta la zona hotelera. Así que recomiendo llevar calzado muy cómodo, un buen sombrero de palma, tu cámara y mucha buena actitud para poder disfrutar al cien por ciento el paseo. 

En la mañana disfrutarás el aire fresco y del sol que baja de los cerros y la jungla iluminando el pueblo con cambios espectaculares de tonalidades sobre las paredes blancas y sentirás cómo todo se llena con aroma a café recién tostado, lugar perfecto para hacer ejercicio o desayunar en su amplia oferta de restaurantes con vista a la playa, cabe decir que es muy agradable integrarte, en cierto sentido a la gran actividad que la gente realiza durante el comienzo de su rutina diaria camino a sus trabajos. 

Por la tarde disfruta del espectáculo que proporciona las increíbles puestas de sol enmarcando con los voladores de Papantla y las sorprendentes esculturas de arena, ¡ah! y de esa nueva tarea que jóvenes creativos presentan al publico, que consiste en balancean rocas ovaladas de manera increíble (que no tengo idea como lo logran).

El ambiente de fiesta y color se hace notar en Puerto Vallarta, hay mucho que hacer y disfrutar, caminando encontraras: vendedores de arte, de juguetes, de artesanía y antojitos hechos por locales como un rico tejuino, una tuba, un elote dorado al carbón, deliciosos tamales y atole, raspados, plátanos asados, cocos etc. ¡Todo delicioso! Hay músicos independientes y una variedad de lugares para disfrutar una rica cena a la luz de las estrellas en los restaurantes a la orilla del malecón. En la Plaza de Armas los fines de semana hay música y baile (danzón) en el kiosco. Es realmente una fiesta mexicana, imperdible. 

aparicio_mayo_02

Una visita obligada que todos deben hacer es a la parroquia de la Señora de Guadalupe, un icono de Puerto Vallarta y un punto de referencia. Su construcción comenzó en 1918, su fachada es de ladrillo, sus torres se construyeron en la década de los 50s y en 1965 se remató con una corona de concreto sostenida por ocho ángeles, por cierto, pieza única en su estilo en Mexico. En la construcción podemos encontrar elementos neoclásicos, como el edificio principal y su simplicidad, la corona que lleva a pensar en templos barrocos europeos, las torres laterales con un toque renacentista y así sucesivamente. El resultado final es sorprendentemente estético y ciertamente esta construcción terminó siendo un bello punto de referencia en el cielo de Puerto Vallarta. La corona original se cayó con el temblor del 9 de octubre de 1995, la cual se sustituyó por una de fibra de vidrio, misma que se reemplazó por una corona esculpida, en el año 2009, por el famoso artista de Jalisco, Carlos Torres. 

La variedad de opciones que tiene este hermoso puerto, el ritmo pausado y amable de la vida local logra hacernos vivir nuevas experiencias y escapar de la rutina, así que si vienes a Puerto Vallarta no puedes dejar de visitar el malecón, es indispensable para poder decir que conoces Puerto Vallarta.

 

ZONA NORTE:

Hay una colección de pequeños pueblos que rodean la bahía de Banderas, cada uno con su propio encanto que te transporta a otro lugar, otro tiempo y otra forma de vivir.

Hacia el norte de la bahía, en las islas Marietas, se encuentra el paraíso para los amantes del buceo, un lugar mágico, punto de referencia natural de la bahía de Banderas, además está entre los lugares más importantes de todo México, mientras que el Pacífico Oriental resulta ideal para observar aves marinas. Es refugio para innumerables especies marinas y varias especies de aves en peligro de extinción, es otro de los sitios obligatorios si vienes de visita a Puerto Vallarta. Estas islas son un verdadero tesoro natural, por lo menos lo que ha quedado de ellas, pues al inicio de los 90’s se utilizaron como objetivo de práctica para bombardeos militares, algo que habría continuado de no haber sido por la intervención, entre otros, de Jacques-Yves Cousteau en los 60’s ante el gobierno y que desde entonces las ha protegido contra la depredación de sus recursos y las actividades humanas, incluyendo los bombardeos, que, obvio ya no se hacen.

Las Marietas,  gracias o por desgracia al poder del Internet, son muy conocidas en la actualidad, en especial por la llamada “Playa Escondida” o Playa del Amorque se puede observar a través de un cráter en una de las islas principales (la más cercana a tierra).

Playa Escondidano era conocida, sino hasta después de que uno de los bombardeos abrió un boquete en la isla dejándola al descubierto, o sea, aunque destructivos, de algo sirvieron esos militares de muy poco criterio.

A la isla del amor  solo se puede acceder con un nado emocionante a través del túnel. Las recomendaciones para  ir a la isla son con una empresa de tours de buena reputación, y aunque pueden rentar una lancha o taxi acuático que los lleve al lugar, no lo recomiendo por motivos ambientales y de control.

Desde el 25 de abril de 2005  fue designada “Reserva de la biosfera” por la UNESCO (CONANP, 2008), lo que las hace un lugar privilegiado para visitar, les sugiero que tomen en cuenta las medidas de precaución y mantengan un sentido de respeto por la biodiversidad del lugar.

Otros lugares obligados son Punta Mita, el de los surfistas y golfistas. Hay pueblitos muy pintorescos como San Pancho, Sayulita y la recientemente remodelada La Cruz de Huanacaxtle, lugar de pescadores, muchos dicen que se parece al Puerto Vallarta antiguo, como también el bellísimo pueblo de Bucerías, con su amplia playa, oferta culinaria y con sus famosos ostiones.

Que más se puede presumir de  Puerto Vallarta

Si la magia te rodea, te invito a disfrutarla, a vivir la experiencia, ¡no habrá límites! Camina, come delicioso, llénate de arte, de mar, de sol, de junglas, de estrellas, de la amabilidad de su gente y serás parte de esa magia también.

Soy Karla Aparicio

¡Y soy de Jalisco!