Alexa Martín, la nueva promesa de los melodramas

Por: Kury Galeana

actriz_mayo_01

Entre las promesas de la actuación está Alexa Martín cuya belleza deja sin aliento a más de uno, destacó en la versión mexicana de Rosario Tijeras, y ahora TV Azteca y Sony Teleset apuestan por ella con el protagónico de Tres Milagros.

Nos habla del proyecto: “Somos tres protagonistas, se trata de la profecía de cuando se encuentren las tres milagros, una de ellas va a morir con el amor de su vida, y la historia va a tratar de cómo se van a intentar unir”.

–¿Tú crees en profecías?

–La verdad no.

–Por estar en Tres milagros, rechazaste la segunda parte de Rosario Tijeras, un proyecto ya probado.

–Esta historia es de los mismos escritores de Rosario Tijeras, también estuvo en Colombia, en 2010 más o menos, de alguna forma también es una historia probada. Me interesó mucho porque la historia está muy padre, vamos a ver acción, estamos viendo romance, drama. Está pasando de todo, no como normalmente pasaba romance y el malo. Además son tres historias totalmente distintas con las que la gente puede identificarse. La historia de Milagros Rendo, es la chica que entra a la academia de policía, vemos cómo se forma hasta convertirse en una; la otra historia en el barrio y la otra que no tiene nada que ver.

–¿En qué te identificas con tu personaje?

–Me identifico en la parte de que Milagros Rendón va por ahí sin importar lo que opinen los demás, lo que opine su familia, lo que opine su gente. Ella decidió ser policía y ahí está. Justo igual que yo cuando tomo una decisión sobre algo, cuando tengo una meta, un objetivo, ahí voy sin importar si me dicen “no lo vas a lograr, no vas a poder, eso no te conviene”, no me importa, si eso es lo que yo quiero, ahí estoy.

–Qué diferencias tienes con tu personaje.

–Yo creo que ser policía está un poco lejano de mí, digo me parece una carrera de mucha dedicación, donde pones en riesgo tu vida cada vez que estás haciendo un operativo, intentando buscar a alguien, además es una carrera donde la preparación es bastante dura y el trato que reciben también es bastante duro.

–Un papel complicado, pues, los policías hoy no son muy respetados por la sociedad.

–El mensaje que intento dejar es desmitificar esa cosa de porque eres mujer no puedes ser policía, que es un poco lo que le dicen a ella. Entonces, dejar ese mensaje de que ella puede, que no importa seas hombre o mujer, ella puede y es capaz de lograr todo lo se propone y demostrar que sí se puede hacer justicia frente a toda la violencia que hay hoy en México. Es imposible que una sola persona pueda hacer eso, pero ella está poniendo un granito para ser justa y hacer una sociedad honesta.

actriz_mayo_02

–Con tantas opciones que hoy tenemos ¿por qué sintonizaríamos Tres milagros?

–¡Les va a gustar! En cada capítulo pasa algo al ser tres historias. Es una historia donde la gente puede disfrutar, hay personas que gustan de la acción o el romance, hay quien gusta más el drama. Es diferente, antes eran los protagonistas que luchaban por estar juntos, siempre perseguidos por una antagonista, e intuías el final. Aquí no sabes en qué va a terminar cualquiera de las tres historias.

–Tengo entendido que tu papá, quien es empresario, tendrá una participación en la telenovela.

–Le dieron un personaje, casi al final, de un agente de la policía, padrísimo, es solo una escena en la que sale, pero estuvo padre estar con él, es algo que queda ahí. Siempre quiso ser director y no lo dejaron, ahora que estoy en esto me dice: “¡Invítame!”!.

–¿Cómo decides ser actriz?

–Siempre tuve esa cosa de ser actriz, estuve desde muy chiquita, desde los tres años en una telenovela. Ahí me llevaron sin preguntarme, con Maribel Guardia y Saúl Lisazo, era la hija de ellos. Después de ahí no regresé a la tele en mucho tiempo… Yo les decía a mis papás <quiero ser actriz> y me decían “Sí. Ok”, fue complicado al principio, bueno mi papá siempre quiso que fuera actriz, pero mi mamá (mueve la cabeza). Como no me daba chance, terminé la escuela y yo solita vine a ver qué opciones para estudiar había, y coincidió con que Azteca-Cefac me vio en unas fotos en el periódico Reforma, me llamaron, vine, hice casting y me quedé. Yo siempre tenía esa cosa de yo sé actuar, lo traigo. La escuela te cambia y aprendes muchísimo, pero creo que sí hay algo que como actor debes tener, es vocación. Es una carrera complicada, que requiere de paciencia, de mucho tiempo de trabajo y si no es tu pasión es muy difícil de aguantar”.

–Estas en un protagónico en horario estelar, ¿Cómo piensas aprovechar para que la oportunidad se traduzca en el despegue de tu carrera?

–Desde que a mí me dieron el protagónico, el reto de decir ok, ya lo tengo, y hay que hacer todo para que sea un buen protagónico, le vaya bien y a la gente le guste. Además es un papel que desde que me lo dieron me encantó, me llegaron buenas ideas para el personaje. Ahora seguir buscando y caer nuevos proyectos.

–¿Qué proyecto sigue?

–Ahorita estoy grabando otra serie para Netflix, pero no puedo decir nada.

–¿Tu papel soñado?

–Tengo muchas ganas de hacer teatro musical, también de hacer cine.

–Sé que también eres empresaria.

–Tengo una empresa de renta de vestidos que se llama Pasarela. Un día me di cuenta que tenía muchos vestidos de eventos y me los estaban pidiendo y pidiendo y dije ¿por qué no rento mis vestidos?, porque luego hay tantos ahí guardados que no quieres volver a ponértelos porque los usaste en un evento y eso le pasa a muchas mujeres y ¿para qué gastar en comprar un vestido cuando puedes rentarlo a mitad de precio?

–¿Te podrías describir como actriz y como mujer?

–Como actriz me considero muy apasionada, soy muy disciplinada porque si no lo eres en esta carrera está muy complicado llevarla, soy muy ordenada en mis llamados, mi parte favorita de cuando me dan un proyecto es todo el antes de la creación del personaje. Me considero una mujer muy luchadora por lo que quiero, tengo marcadas mis metas.

–Por último, ¿qué es para ti la fama?

La fama para mí es simplemente el reconocimiento de mi trabajo, la gente que me sigue es por mi trabajo.