TERE MUÑOZ DE COTE Arte con sensualidad, erotismo y amor

Por: Roxana Wiley Cota.

artista_junio_01

A veces el destino nos hace coincidir con gente talentosa y bella -por dentro y por fuera-, así descubrí a Tere Muñoz de Cote, con quien después de varios encuentros en eventos de exposición y premiaciones, fuimos forjando una amistad  a través de este inagotable y hermoso mundo del arte. Llega a mi casa de visita y la sorprendo con esta entrevista que hace mucho ambas queríamos realizar. Así comenzamos platicando sobre sus inicios, su arte,  logros y sueños.

artista_junio_02Tere, ¿cómo empiezas a descubrir tu talento como artista?

Mira Rox, a mí desde pequeña me gustaba el dibujo, y comencé a darme cuenta que me disfrutaba hacer cosas sencillas, como una casita o cosas de niña, como un dibujo del recuerdo que publiqué en Facebook, de un elefante espinándose la pata. Hubo un tiempo en que tenía obsesión de pintar caricaturas de negritos con unos pelos gigantes, de Frankestein, etc. Me di cuenta que tenía cierta facilidad y poco a poco comencé a hacer cosas más serias. A los 13 años me compré mis óleos y un lienzo enorme, ¡me sentía Miguel Ángel! Así que me paré en un banco y me puse a hacer al “David”,  ¡ya sabrás cómo me quedó! (reímos). Así comencé a pintar.

¿Tomaste cursos de arte?

¡Sí! De jovencita tomé unos seis meses un curso con la maestra Dolores de la Barra Solórzano. Hice como tres cosas que me gustaron, entre ellos un saxofón y bodegones al pastel. Pero me considero autodidacta, porque luego yo sola seguí pintando.

¿Qué otras técnicas y materiales experimentaste en la pintura?

Me encantó pintar sobre piel. Un día vi que un chavo pintaba con tintas sobre pergamino de cabra y le pregunté cómo lo hacía, entonces me invitó a su casa y a los dos días comencé a hacerlo yo.

artista_junio_03

¿Cómo inicias con la escultura, Tere?

Solo comencé a jugar con un pedazo de plastilina y de repente me salió una cabeza, y dije: ¡Que padre está esto! Incursioné mucho después con la escultura, y fue de una forma inesperada, porque una amiga de la escuela se casó con un “ricachón”, él recordaba que cuando éramos chavitas yo dibujaba, así que me contó que su nueva casa tenía una alberca y quería poner cinco esculturas tamaño natural adornándola. Fue entonces que me preguntó si yo podría hacerle esas esculturas y le dije: ¡claro que sí! Mi única experiencia con realizar una escultura era esa cabeza de plastilina, pero eso no me asustó, me fui a una fundición a preguntar cómo se hace una escultura y ya me dijeron entonces que había que soldar unas varillas, hacer una proporción, bla,bla, bla… a eso le pones poliestireno y hasta entonces lo cubres con plastilina. Entonces, con esa información me fui a la fábrica por cajas de cartón de mi padre, y allá tenía albañiles que me ayudaron. Yo calculé las proporciones más o menos de lo que serían los cuerpos de mujer y presenté el proyecto en un dibujo a mi cliente, lo aceptó. ¿Te imaginas? ¡Confió en mí! y pues, ahí estaba yo entonces, totalmente explayada. Mi primera escultura fue una mujer de 1.80 metros y una réplica de ella está en Chapultepec. Y luego hice otra acostada de 1.50 metros y así terminé las otras. Hasta una de mármol le vendí, porque afortunadamente le encantaba mi obra y después quiso que le dibujara a su esposa. Mi trabajo se publicitaba de boca en boca, pues yo no estaba en ninguna galería. Fui madurando sola como artista.

¡Que buena historia! Ese es el sueño de muchos artistas. Se necesita lo que tú tuviste: talento, valentía y decisión. Cuéntanos, como llega esa escultura tuya al Parque Lincoln…

Bueno, con el tiempo contacté a algunas galerías y una de ellas me invitó. En ese parque pusieron muchas esculturas de muchos artistas y la mía también. Desafortunadamente la robaron aunque estaba anclada y era de bronce, era muy pesada; lo bueno que ya me la habían pagado. Esa exposición la inauguró el regente de aquella época. La otra escultura me la compró una empresa, pero quedó oculta por tantos ambulantes de la zona, ahora la pobre resurgió de las cenizas… Pero tú sabes que el bronce es “El bronce” y no le pasa nada, y ahí está.

artista_junio_04

¿Qué satisfacciones has tenido en tu carrera de artista?

He estado en varias exposiciones y he recibido premios por mis obras, como en el Día Mundial del Arte, Primer lugar en Escultura, en Museo José Luis Cuevas; Premio Ray Tico Internacional de la Embajada de Costa Rica; Presea Stilo Urbano, en el Museo Nacional de Arte; Mujer de excelencia 2017, por la Cámara Nacional de la Mujer; Premio Forjadores de México, por Grupo Guanajuato y en la Bienal de Florencia saqué un premio con una escultura llamada “Metamorfosis”. Esa la hice en uno de mis insomnios que me dan de repente, y esa obra ha sido la que más he vendido.

A lo largo de tu trayectoria en el arte, el tema de la mujer es recurrente, ¿Cuál es tu motivación para ello?

Me encanta el cuerpo humano en general. Me encanta la sensualidad, lo erótico, el amor, porque es lo más bonito que hay. Disfruto reproducir en mis obras hasta el pelo de las mujeres y darle movimiento. Yo veo a muchos artistas hombres que hacen esculturas femeninas y no tienen ni idea de cómo va un pelo de mujer. A mi por ejemplo, esos detalles son los que me atrapan y disfruto realizar.

A últimas fechas me metí a un curso con Edith Ruiz, ex alumna tuya y ahora excelente maestra de pastel, y lo hice porque a los 20 años compré una caja de pastel 3 pisos y quería utilizarlos, así que, como me encanta lo realista y es una técnica rápida, para mí que soy un poco desesperada, se me facilitó y me gustó mucho. Entonces, ahora más que hacer escultura estoy pintando, porque soy muy inquieta y me gusta el carboncillo, el pastel, el óleo… En lo que no me veo es en acuarela y en el acrílico, aún no le hallo, sin embargo estoy usando aerosoles para los cascos que se exhibieron en Paseo de la Reforma y otras esculturas intervenidas de exposiciones colectivas importantes a las que me han invitado. Eso lo disfruto tanto que podría ser grafitera (reímos).

¿Qguién te enseñó a usar aerosoles?

¡Nadie Rox! Yo experimento, y a lo mejor meto aerosol y luego encima pinto óleo y no sé si se vale, pero queda. Yo me aviento y disfruto el proceso.

artista_junio_05

Lo entiendo perfecto, lo lúdico del arte también es experimentar. Últimamente has estado muy activa en importantes exposiciones colectivas. Platícanos de tu experiencia.

Muy contenta con ello: Participé en la exposición para la NFL con un casco que pinté; intervine otro casco para la NBA, además de un balón para la exposición de FIFA. Yo siempre quise combinar la pintura y la escultura, pero por tiempos de entrega, no había podido  hacerlo, así que en mi participación para el abierto de Tenis, pude lograrlo con una pelota en donde, además de pintar un águila que representa a los mexicanos, moldeé e integré un ala y un pico para hacerla más a mi estilo. Esta pieza gustó mucho y a mí me gustó más de lo que soñé, porque yo soy de las que en la madrugada estoy creando en mi mente y además me considero más escultora antes que pintora; para mí, el ya poner esa parte de mi arte fue increíble. Mi última participación con obra en la que también pude sacar mi parte escultórica, fue interviniendo el balón que me asignaron del equipo “Diablos Rojos” de Bélgica; ahí pinte un diablo, al cual le agregué una mano que representa el poder. Esta última obra estará en el Centro de Convenciones “Gostiny Dvor”, en Rusia, por las celebraciones del Mundial. Por último, te cuento que me invitaron a Hollywood, a participar en una subasta para ayudar a niños con cardiopatías congénitas y eso me dio mucha alegría.

¡Muchas felicidades Tere! Todas muy enriquecedoras experiencias en tu trayectoria de artista. ¿Y ahora qué proyecto tienes en puerta?

Quiero hacer 15 cuadros al pastel de una serie que se va a llamar “Wet bodies”, ahí te encontrarás todas las humedades que hay, y ya llevo cinco obras… me faltan 10. Un cuerpo tendrá chocolate, uno miel, otro lágrimas, agua, sudor, etc.  Yo les avisaré en su momento cuándo y dónde será esta exposición.

¿Cuál es tu sueño Tere?

Vivir el momento, ser feliz. Más que un resultado, es el disfrute que obtengo haciendo arte.

artista_junio_06

Para despedirnos ¿Qué aconsejarías a los nuevos artistas?

Que hagan las cosas con pasión y que sean auténticos, que no se vayan por una moda. Obviamente que no desprecien los pedidos (risas). Te citaré una frase que me encanta: “Si un artista crea para gustar a otros, no le sirve a él, ni a los otros. Si un artista crea para descubrir su alma, le sirve a él y a los otros”. Alejandro Jodorowsky.

Con estas palabras concluye la entrevista de nuestra artista invitada y ahora portada de éste nuevo número de Revista Personae. Mientras, nosotras nos quedamos platicando. No cabe duda que el tiempo pasa rápido entre amigas, y más cuando  hablamos de lo que nos llena el alma.