¡TEQUILA, JALISCO!

Por: Karla Aparicio y soy de Jalisco Fotos: Mariano Aparicio

tequila_junio_04

Visitar el tradicional pueblo de Tequila, Jalisco, aún como un turista recurrente, no deja de sorprender, y es que en cada visita descubres nuevos espacios, se ve el esfuerzo de todos los pobladores que hacen posible que Tequila sea cada día, un lugar mágico, un lugar digno del estado de Jalisco y por lo tanto, un lugar digno de México.

Recorrer sus calles adoquinadas y su muy peculiar arquitectura, como mexicano, hace que el pecho se hinche y sientas un gran orgullo de ¡Ser mexicano!

Los inmensos campos plantados de agave son un espectáculo único, los cuales ya han sido reconocidos como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Tequila también forma parte de los Pueblos Mágicos de Jalisco. A tan sólo 60 kms de Guadalajara, se encuentra Tequila, un lugar ideal para pasar el día o mejor aún, quedarse durante todo un fin de semana. Su clima cálido nos invita a pasear y descubrir sus rincones.

tequila_junio_03

Es imperdible el Museo Nacional del Tequila y el Museo donde en voz de los abuelos conocerás el tradicional proceso de elaboración de la bebida nacional mexicana, ¡El Tequila! El Templo de la Purísima Concepción, el Palacio Municipal y los antiguos lavaderos, son lugares de visita obligatoria. Además, Tequila tiene paisajes sensacionales: un volcán extinto y la Cascada “Los Azules”.

Dos lugares cercanos a Tequila que son imprescindibles conocer son: Amatitán y El Arenal. Y por supuesto, es muy conveniente visitar esta región durante sus fiestas, destacando la Feria Nacional del Tequila; pueblo que ha sabido conjugar un estilo muy mexicano: las calles, los bares, tabernas, restaurantes y acogedores hoteles, completan el cuadro para una estancia inolvidable, sin olvidar la curiosa y tradicional «bendición», una tradición donde el sacerdote da a los feligreses y a todo el pueblo una simbólica bendición resonado por toda la región las campanas de la parroquia.

El lugar más exclusivo para degustar un buen tequila es la cava subterránea en la que reposan los barriles de Reserva de la Familia, la etiqueta más fina de Casa Cuervo. De mis lugares favoritos es “La Rojeña”, donde todo el entorno se conjuga para percibir con los cinco sentidos el sabor del Tequila de esta famosa casa productora.

La visita a la destilería “Mundo Cuervo” y sus catas especializadas, incluye chocolates para sensibilizar el paladar, la que resulta una experiencia única. Casa Cuervo está abierta todos los días del año y es una atracción completa, llena de experiencias nuevas: sus hermosos patios son espacios perfectos para relajarse y saborear la margarita de cortesía, mientras se observa todo el proceso de elaboración, los “Jimadores” cortando pencas, los hornos, la destilación… y al final del trayecto, ver los espectáculos de mariachi, bailes folclóricos y hasta peleas de gallos que se presentan los fines de semana y fechas especiales. La Rojeña es la destilería más antigua de América Latina y ofrece un sin fin de actividades educativas, de entretenimiento, de gastronomía y más apreciación del tequila. Es muy recomendable tomar el tour guiado para conocer paso a paso el proceso tequilero, ver que en la fabricación se conservan muchos rituales tradicionales pero también se hace uso de la más alta tecnología y procesos de calidad.

tequila_junio_02

Historias singulares de Tequila

Los lavaderos: En 1918, en medio de una severa escasez de agua, los tequileños solicitaron al ayuntamiento que construyera unos lavaderos de ropa. El agua de los arroyos que abastecían a la población estaba siendo robada por las fábricas de tequila. Cipriano Rosales, presidente municipal y dueño de la tequilera La Castellana, prefirió no molestar a sus colegas y mandó a construir 83 lavaderos con sus suministros de agua y sus lajas donde las mujeres lavaban y restregaban las prendas de vestir. Estos lavaderos se encuentran al final de la calle Tabasco y constituyen hoy una atracción turística para los visitantes que van a verlos para recordar aquellas épocas

La Pachecada. Otra contribución, menos conocida del pueblo mágico es la “pachecada”. La cual es un sencillo coctel que es mitad tejuino (una bebida fermentada de maíz, ligeramente efervescente, espesa, salada y ácida que data de la época prehispánica) y mitad cerveza fría -lleva el jugo de cuatro o cinco limones verdes y una pizca generosa de sal gruesa para completar el sabor extrañamente adictivo del brebaje-.

tequila_junio_01

La historia cuenta que un día Don Marcos Pacheco vendedor  de tejuino, se le ocurrió preparar un coctel de cerveza cuando vio a un cliente que tenía una cruda terrible, de manera que, para ayudarlo, mezcló un poco de cerveza con el tejuino y un nuevo elixir de “curacrudas” y así nació: “La Pachecada”, derivado de su apellido, claro está.

Por cierto, su carrito está permanentemente ubicado enfrente de la entrada principal de Mundo Cuervo de José Cuervo, justo en medio del histórico pueblito. La tradición de esta bebida continúa ahora en su hijo, quien ahora la prepara con una botella de cerveza oscura de 355 ml y quizá otros 355 ml de tejuino, revuelto hasta mezclarse y “complementar la fuerza de un tejuino”, según palabras del mismo Martin Pacheco. El sabor de un tejuino es diferente a todo lo que has probado. Técnicamente es una malteada de masa nixtamalizada, así que funge como alimento y bebida al mismo tiempo. Sin embargo, a pesar de estar fermentada no resulta tan pesada como parece. Inclusive, muchos elogian la bebida por sus cualidades probióticas para asentar el estómago. Te guste o no, el sabor a maíz, jugo de limón, sal e ingredientes como el piloncillo (azúcar morena sin refinar) perfectamente balanceada terminará gustándote. Las pachecadas de Don Pacheco están tan arraigadas a la cultura de Tequila, que la policía se hace de la vista gorda cuando se vende esta pócima alcohólica abiertamente en las calles esta población.

Cuenta la leyenda.

Y entonces nació el Tequila. Desde tiempos ancestrales, los indígenas hacían uso de las fibras del agave para elaborar textiles y de sus puntas filosas para crear objetos prácticos y de defensa. En aquella época, los centros o corazones del agave, simplemente se desechaban y se almacenaban formando grandes montones. Cuenta la leyenda que durante una noche de tormenta en el valle de Tequila, un rayo cayó sobre una pila de corazones de agave, lo que provocó un incendio. El fuego cocinó lentamente las entrañas de la planta y los azúcares naturales se empezaron a fermentar, expidiendo un delicioso aroma. Una vez apagado el fuego, los pobladores degustaron un líquido que sería la base de la bebida nacional de México. En 1974 se reconoció la Denominación de Origen del Tequila, la primera obtenida para un producto mexicano. Esta certificación reconoce a varios municipios en cinco estados de la República como productores autorizados de tequila. Oficialmente se puede producir tequila en Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Nayarit y Tamaulipas, pero para conocer a fondo esta bebida y hacerte un experto tequilero, no hay nada como visitar este Pueblo Mágico. El agave azul de la variedad Tequilana Weber, es el único tipo con el que se puede elaborar el tequila auténtico.

¿Cómo llegar a Tequila?

Se puede llegar fácilmente a Tequila en auto o autobús, circulando por la autopista a Puerto Vallarta, son solo 60 kilómetros. Aunque la manera más divertida es hacerlo en el famoso tren José Cuervo Express. El cual sale cada sábado desde la antigua estación de ferrocarriles de Guadalajara; en cuanto el tren inicia la marcha, empieza a tocar el mariachi que recorre sus vagones y los meseros te sirven cocteles preparados con las variedades más finas de Tequila Cuervo. Además de palomas y margaritas, durante las dos horas de trayecto puedes comer antojitos mexicanos como las mini tortas ahogadas, un paseo completo por Casa Cuervo con una gran fiesta comida bufete donde todo está incluido en el boleto (te recomiendo mucho tener en mente: todo con medida, nada en exceso.

¿Sabías que el tren José Cuervo Express y el tren Chihuahua Pacífico o CHEPE son los dos únicos trenes de pasajeros turísticos en México?

Tequila, Jalisco te espera para que recorras sus calles que huelen a tradición, platiques con sus pobladores y estos te compartan las anécdotas de cada rincón; conozcas cómo se elabora la bebida nacional por excelencia y para sentirnos orgullosos de nuestro México, un país que se “chinga” un tequila derecho, solo con su sal y limón.