La Cultura del Penco (Agave Americano Andino) Un Patrimonio Cultural de los Andes Ecuatoriales — Primera parte

Por: Lala Noguera / Impulso Sostenible Agavería, A.C.

lala_junio_02

En los recorridos que he hecho por el mundo del agave y sus derivados, he conocido a muchas personas comprometidas con esta cultura viva; en ese camino encontré a un hermano ecuatoriano que nos cuenta cómo en el Ecuador se usa y aprovecha desde hace siglos el agave, se trata de Cristóbal Cobo Arízaga, investigador de la cultura del agave y director del proyecto Quitsato. Él realizó sus estudios en Ingeniería de gestión y planificación, conduce los Sistemas de información geográfica y exploración e investigación arqueoastronómica en el Ecuador.

Cristobal nos cuenta que muchos especialistas coinciden que esta planta de origen mesoamericano, posiblemente fue introducida en la región Andina en épocas prehispánicas, de acuerdo a los usos encontrados por los viajeros. Estos datos etnohistóricos, se encuentran en varias descripciones de las crónicas de Indias, por parte de los primeros colonizadores europeos que incursionaron en la región en el siglo XVI. Su uso cultural sigue vigente, y ahora más que nunca, vuelve a tomar vigor, gracias a sus bondades tanto gastronómicas como medicinales, así como de ritual y festiva.

lala_junio_03

lala_junio_06La tradición y costumbre del consumo de su materia prima, sea esta su savia o sus fibras, siempre han sido muy reconocidas, sobretodo en el entorno rural, es así que muchos sitios geográficos, llevan su toponimia, básicamente por su denominación tradicional como el Chaguar o Tzahuar, ya que es así, como tradicionalmente se lo conoce. Por ejemplo Chaguarquingo, Chagarcucho, Chaguarpamba, Chaguartola.

El término Chaguar, posiblemente provenga de su significado, que en uno de los dialectos quichuas, significa ordeñar, por esta razón a las partes de su planta o los productos obtenidos de esta agavacea, también llevan su denominación Chaguar, por ejemplo: a la savia, se la conoce como Chaguar mishqui, que significa, dulce del Chaguar; o Chaguar Zapi, que son las raíces de la planta o derivados que se pueden obtener de este sistema radicular, como detergente natural, por medio de una molienda de las tiernas raíces. Otro ejemplo es el Chaguar Quero, el cual, significa, Madera del Chaguar, correspondiente a la inflorecencia ramificada que brota del centro de la planta. A sus flores se las llama Chaguar Sisas, o también Kirillos, las mismas que son comestibles, y preparadas nos pueden proveer de un agradable y muy refinado potaje.

lala_junio_05Sin duda, estamos hablando de la especie vegetal más versátil en la historia andina, y lo más apreciado es su carga simbólica-cultural dentro de la identidad de los pueblos de los valles interandinos. Ya que su relación ceremonial dentro del rito y celebración cosmológica de los pueblos originarios, se encuentra profundamente valorizada.

La relación entrelazada de la dinámica biológica de esta especie y el calendario agrícola festivo, está íntimamente comprometida dentro de la Cosmovisión Andina Ecuatorial; y defintivamente no existe mejor planteamiento, que, explicar la fecundidad del Penco, dentro de la dinámica cultural que esta generosa planta nos provee en el fenómeno temporal-anual, de la vida Andina.

Aunque sabemos que el proceso de desarrollo de esta planta toma alrededor de 13 años de promedio, en el texto presente, se pretende exponer sus manifestaciones biológicas a través del calendario agrícola y festivo, con el fin de proporcionar una connotación de carácter cultural que nos permita enlazar y reforzar en un solo contexto, su importancia patrimonial.

 

El Penco y el Calendario Andino Ecuatorial.

Equinoccio de Septiembre

Posterior a la estación seca, resultado de los fuertes vientos de julio-agosto y las sequías de septiembre, cuando los pencos segregan las savias más dulces, más concentradas, la esencia del Sol materializada en el líquido sagrado, el Chaguar Mishqui. La estación seca culmina, representada por el fuego, el Sol Canicular y el embate intenso del Inti Raymi, la Pachamama, hace su llamado, un llamado emergente, a la fertilidad.

El rito profundo con la Tierra, nuestra Pachamama, empieza en la fertilidad de sus suelos, como el vientre de una mujer, la semilla eclosiona la vida, es así que después de las cosechas, y la temporada seca, aparecen los fenómenos de transición, definidos en el Equinoccio de Septiembre, el equinoccio de la noche, de la Luna, de las estrellas, el equinoccio de la mujer, llamado por los Incas, como el Colla Raymi o fiesta de la mujer… La fiesta de la Luna.

En este momento, aparecen las primeras lluvias, por esta razón los campesinos tienen un dicho en estos meses, “Septiembre y Octubre, siembra y cubre”, es el momento de la siembra, de la fertilización de la Pachamama, de la colocación de la semilla en el vientre de la Tierra, así se efectúan las tareas agrícolas del cultivo.

Es justamente esta relación de género, por la cual, a partir del Equinoccio de Septiembre, se celebran las procesiones de las vírgenes, por ejemplo en el Ecuador, se celebran las peregrinaciones de la virgen del Cisne y del Quinche, rituales, que se llevan acabo en los meses de Octubre y Noviembre.

lala_junio_04

En el Equinoccio de Septiembre, se llevan a cabo ritos de limpieza de los hogares y las chacras. Estos ritos se realizan con antorchas de fuego, con las cuales, limpiaban los rincones tanto de los hogares así como de la chacra. El rito está acompañado de ofrendas de Guarango o Chaguar Mishqui fermentado, también llamado chicha del Penco. Esta parte del rito, consistía en regar en el piso algunas porciones de este líquido, reconocido por sus efectos embriagantes y afrodisíacos, para proporcionar fertilidad a la Tierra, con el fin de que la Tierra se fecunde, sea próspera y fructífera. No podían faltar los cantos y danzas propiciatorias, ligadas al evento astronómico equinoccial.

En esta estación se aprovechan las condiciones, para sembrar las semillas o plántulas clones de los pencos, con el fin de aprovechar las primeras lluvias, promover su enraizamiento. Es el mejor momento del año para su siembra.

Continuará…