Gabriela Zas, actriz y antropóloga

Por: Kury Galeana / Fotografía: Cortesía Idea360

actriz_junio_01Estudió Antropología, más está haciendo nombre como actriz, carrera que inició en su natal Colombia; aquí en México, la hemos visto en los melodramas “Antes Muerta que Lichita” y “Tres familias”, así como en las series “Yago” y “¡Ay güey!”, hablo de la escultural Gabriela Zas.

Narra sus orígenes: “Hice teatro desde siempre. Vengo del teatro. ¡Amo el teatro! Posiblemente mi lugar más feliz es el escenario, no sé cómo explicarte. Sé que es muy extraño, porque es un sitio como muy inseguro, pero a mí el escenario me da mucha seguridad, me encanta estar ahí. Entonces estudié antropología, no porque me haya equivocado de carrera, creo que es maravillosa, me ha servido infinidad, si volviera a empezar mi vida profesional, la volvería a estudiar”.

“Terminé la secundaria y me fui a vivir a Londres, que era mi sueño, siempre tuve esta necesidad de abrir mis alas y volar y allá dije: “quiero entender los procesos de los seres humanos, sobre todo culturales, y fue entonces que me decido por estudiar Antropología. Hacía teatro, de hecho hice una maestría en Antropología Cultural enfocada al teatro, de cómo el teatro es tanto la expresión de nuestros conflictos como de nuestros desarrollos sociales, no solo es la expresión final, sino que hace parte de, social y políticamente”.

Sin embargo, su ingreso a la televisión no fue terso: “El conflicto apareció cuando Gabriela decidió hacer televisión, porque mientras hacía teatro era ‘¡guau!, ¡qué increíble!, ¡fantástico!’ De repente me hablaron para una novela y dije ¡ah! (hace una mueca de duda), en su momento me dolió, me hizo sentir insegura. Tenía esa necesidad de decir pero estudié y hago teatro, no sólo soy actriz de televisión. Hasta que dije ‘¡ya está!, si realmente te interesa platiquemos y veras quien soy’, porque me parece que juzgar desde ese lugar no está bueno y amo hacer televisión, me encanta. La frase es de ‘en la tele pagan más, del teatro no se vive’, (mueve la cabeza), yo he podido vivir del teatro, hago televisión, porque me gustan los personajes. A Gina, que es mi personaje en Tres familias, la disfruté, la creé, habla súper distinta a mí, moría de risa en sus escenas, es otra forma de producción. Dentro de la antropología hay una parte muy linda que es cómo entender las formas y las maneras en las que comunicamos con el otro, el teatro es un lenguaje y la televisión es otro, ambos los disfruto, igual que hacer cine. Hace un par de semanas fui a hacer una película a Houston y la disfrute muchísimo, como actriz amo todos los lugares donde me pueda parar”.

De hecho su formación como antropóloga le ha resultado de gran utilidad: “La metodología más usada por los antropólogos es la etnografía, que suele ser etnografía participante como los grandes antropólogos como Levi Strauss viajaron a islas y compartieron sus conocimientos con comunidades, y tenemos esas grandes etnografías preciosas, y yo creo que el trabajo del autor es una observación participante, diaria: yo traigo mi diario de campo como lo aprendí en la universidad. Cuando hago un personaje intento eso hacer observación participante, de quién, cómo funciona, y entenderlo. A mis personajes les hago diarios y eso hace que se llenen. Me decía alguna vez uno de mis maestros: ‘lo más interesante de un personaje es que nunca revele todos sus secretos’, cuenta y cuenta, pero lo que hace que el público quiera saber un poco más es que nunca revele sus secretos, que son todas esas cosas que le construyes, no te tiene que decir cuál es su comida favorita, pero la tiene”.

actriz_junio_02“La ficción la construimos desde lo que conocemos y lo que conocemos es el mundo en el que vivimos, el real, lo cotidiano, y mi manera muy personal por donde yo arranco a construir cada personaje es justificando su existencia. Es lo que hacemos todos nosotros, diariamente estamos justificando que vale la pena que estemos aquí y los personajes hay que construirlos desde ahí. He hecho personajes muy malvados que sería muy fácil juzgarlos, pero yo lo que debo hacer es justificarlo, porque, más allá de lo que piensa Gabriela, en su cabeza, justifica sus acciones. La ficción la construyes desde esos pisos de realidad que tienes”.

¡Ay güey!, serie de humor que actualmente se puede ver en la plataforma Blim, ha tenido tanto éxito que ya se cocina una segunda temporada, la actriz comenta sobre su interpretación: “Es de esos personajes que no son los buenos ni los malos, es la asistente de Diana Bracho, compartir la serie con ella es la mejor experiencia del mundo, le aprendí minuto a minuto”.

Interpreta a una joven que vive de cerca el mundo del glamour y de lujos por situaciones laborales, pero sin pertenecer realmente a ese universo aunque añora hacerlo. “Es como estar en una pastelería llena de chocolates y no poder probar ninguno”, describe.

También acaba de concluir “Tres familias”, otra comedia televisiva, género que está retomando fuerza en México, al respecto explica: “El regreso de la comedia viene como una necesidad de un respiro ante tantas producciones de narcotraficantes, de temas fuertes y violentos. En Colombia pasó la misma ola, de repente vinieron un montón de series de historias de narcos, como Pablo Escobar, El Capo, Sin tetas no hay paraíso y fue un bum, y para muchas personas fueron muy interesantes, pero desgraciadamente a veces pasa que ven que algo funciona y todo tiene que ser igual, doscientas temporadas y todas las producciones tienen que ver con lo mismo. En Colombia se vivió el mismo proceso que aquí, veo que sucede, pasó que hicieron la bioserie de tal y entonces ya hicieron la de otro y de repente ya no quiero ver la historia de nadie. Entonces lo que pasa con Tres familias es un respiro, tener uh programa divertido para compartir en familia”.

“Ahora decimos es que hay que reírse porque la situación es tan complicada, aunque en realidad que llegues a reír de algo, aunque siempre ha sido así, la comedia es un género maravilloso y súper exitoso, desde el teatro de antaño. Yo creo que los seres humanos siempre tenemos la necesidad de reírnos, pero nos cuesta mucho reírnos de nosotros mismos, porque tiene que ver con la seguridad, el ego; es más fácil reírte de las historias del otro y pasa mucho en la comedia, que te ríes, te diviertes, y de repente, de algo que te queda a ti sonando y dices yo tampoco tengo con qué pagar mi renta, pero es más fácil verlo en el otro”.

No obstante, acota que la historia de la clásica Cenicienta no ha desaparecido ni aquí ni en Colombia: “Sigue viva y la vamos a querer eternamente. Siempre estará en el imaginario”.

Estando de moda las bioseries, caigo en la tentación de preguntar a quién le gustaría interpretar a nuestra entrevistada, tras tomarse un tiempo, responde: “Me encantaría interpretar a una antropóloga muy famosa que se llama Jane Goodall, ha habido muchos programas sobre ella, porque ha hecho todo el método para comunicarse con los chimpancés, hay unos videos muy lindos, como cuando va los libera uno se regresa y la abraza. No sé si le doy el casting, pero me encantan esas historias, inspiran”.

Entre sus proyectos a futuro, cerca pero sin confirmar esta la grabar una nueva temporada de ¡Ay Güey!, una tercera temporada teatral de La piel de venus (obra que le valió ser nominada como mejor actriz) y el estreno de su película Sobre tus huellas.

Se describe como una persona muy soñadora, muy valiente y muy familiar.