Klaus Dieter Rudischhauser, embajador de la Unión Europea en México

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Mario Torres

embajador_julio_01

La relación con los Estados Unidos se ha tornado más que difícil por lo que queda manifiesto que necesitamos estrechar lazos con otras economías, como es el caso de la Unión Europea, por lo que charlamos con su representante en México el embajador Klaus Dieter Rudischhauser.

embajador_julio_02El diplomático nos habla de la preocupación del organismo europeo por las posturas de los Estados Unidos que abandonó el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y temen que haga lo mismo con la Organización Mundial de Comercio.

El embajador europeo nos aclara que esta es la primer embajada que encabeza, pues llegó a México hace siete meses y antes había sido funcionario de la Unión Europea: “Soy un burócrata de Bruselas, que siempre ha trabajado en las instituciones europeas, en la posición de desarrollar políticas, de representar a la Unión Europea en foros internacionales en diferentes asuntos como medio ambiente, infraestructura, en países en desarrollo, África. Para mí es la primera vez de ejercer un cargo fuera de Bruselas. Tenemos diez socios estratégicos en el mundo, dos de ellos en Latinoamérica, Brasil y México, por eso estoy muy contento de representar a Europa aquí, de profundizar las relaciones”.

Asegura que hay lazos estrechos entre el organismo europeo y México: “Tenemos una muy buena relación cuando se trata de tomar posiciones en asuntos internacionales multilaterales; estamos convencidos del multilateralismo con respeto con reglas y establecerlas. En el cambio climático y el acuerdo de París nosotros fuimos muy fuertes en las negociaciones, México siempre ha estado del mismo lado, ha estado de acuerdo en avanzar y respetar las reglas internacionales. Existen gentes que dicen que el libre comercio es la explotación de los países pobres, no es verdad, nosotros estamos a favor de un comercio con reglas, libre pero regulado, y en muchas situaciones tenemos la misma posición”.

“Estos valores necesitan ser defendidos, no existe automatismo. Tenemos como ejemplo la Organización Mundial de Comercio, establece reglas, nosotros tenemos miedo que los Estados Unidos salgan de la Organización Mundial de Comercio como hace unos días se salieron de la Comisión de Derechos Humanos, de la UNESCO, es un riesgo, es un peligro. En los últimos años teníamos una muy buena situación porque países que no trabajaban con nosotros como China se unían a estos acuerdos globales, por eso, para nosotros no es una buena señal si Estados Unidos dice vamos a salir de este acuerdo, para nosotros es una razón más para buscar socios a través del mundo y México es un buen socio, tenemos muy buena relación en el diálogo político para enfrentar los desafíos juntos como es el cambio climático, el comercio de drogas, de armas, etcétera.

Finalmente en el sector económico tenemos enlaces muy estrechos, estamos en segundo lugar en inversiones, 35% de toda la inversión extranjera en México viene de la Unión Europea, esto es muy bueno, porque creamos empleos. Con el nuevo acuerdo (actualmente en negociación) vamos aumentar particularmente el comercio con la Unión Europea que hoy es el 6% o 7% del comercio exterior en México, y puede ser mayor; tan solo el año pasado tuvo un crecimiento del 17%, sin el nuevo acuerdo. Con el nuevo acuerdo, vamos a abrir de ambos lados nuestros mercados, por ejemplo, a productos agrícolas”, expone.

Afirma que el nuevo tratado se negocia con prontitud: “Tenemos un muy buen acuerdo desde el año 2000, México fue el primer país en tener un acuerdo con Europa, pero como el mundo cambió, fue necesario modernizarlo, y las negociaciones sólo duraron dos años, otras duran cinco o siete años fácilmente, con África lo hicimos en 15 años. Eso es un buen indicador de las buenas relaciones, por eso podemos negociar en menos de dos años y ya estamos muy cerca del cierre de las mismas, pensamos que este año podemos cerrarlas completamente y puede ser firmado. En la parte comercial pueden ser aplicada inmediatamente, aunque las otras partes necesitan ratificación del parlamento mexicano y de todos los parlamentos europeos, esto incluye productos, servicios como compras por Internet, tener una mejor protección de inversiones y cuando se presenta algún conflicto, hay un nuevo mecanismo para tratarlo. Se van a abrir los mercados de compras públicas, son muy buenas oportunidades para aumentar el comercio y la inversión”.

Ante el riesgo de la desaparición del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pregunto si eso haría que los europeos pierdan interés en México, el embajador aclara: “No están ligados los dos procesos. No sabemos cuáles pueden ser las consecuencias de perder el TLCAN, siempre pensamos que estos acuerdos son tan buenos, aunque es más probable que México se quede sin TLCAN, fue un gran éxito, por eso pensamos que no sería bueno, pero no tiene impacto en las relaciones con Europa, estas relaciones van a aumentar con o sin TLCAN. Ésta también es una posibilidad para México de diversificar sus relaciones comerciales no depender sólo de un gran partenaire (socio)”.

Nos habla de los encadenamientos productivos: “Existen coches europeos que están producidos solo en México, tenemos cadenas de valor integrado con muchos países, por eso es tan importante el comercio con reglas; si no se tienen reglas la industria no puede invertir. Si yo quiero producir un nuevo coche, son cinco o diez años de preparación y no puedes invertir si no sabes que podrás aprovechar la inversión a largo plazo”.

embajador_julio_03

Sobre los columnistas que llevan años anunciando el colapso del organismo europeo, opina: “Son temas complejos y no todos los entienden, por eso es fácil dar explicaciones simplistas. Los británicos piensan que les irá mejor fuera de la Unión Europea, nosotros no lo creemos, vamos a ver, pero en este mismo momento tenemos países en Europa que quieren unirse a la Unión Europea. Europa puede demostrar que juntos podemos enfrentar desafíos mejor. La crisis económica mundial se dijo que fue una crisis del Euro, nunca lo fue, al contrario, los países de la zona del Euro fueron protegidos. Tenemos un  problema con la migración porque la gente cree que las condiciones están mejor en Europa, buscan seguridad, un futuro. Eso, al mismo tiempo, es un gran desafío, integrar millones de personas no es tan fácil, tenemos gente sin empleo. Tenemos que buscar una buena relación entre migración legal organizada que es muy buena, en Europa mucha gente viene de Polonia, Rumania a los países más ricos, es una migración planeada legal y muy buena, el problema es cuando viene mucha gente sin control”.

“Hemos encontrado muy buenas soluciones para controlar la migración, para aceptar gente que busca asilo, que son refugiados, hay distinguir entre refugiados y migrantes económicos, se aplican otras reglas pero no podemos aceptar a todo el mundo”, añade.

De hecho nos habla que hay reuniones entre los jefes de Estado europeos sobre dicho tema: “No es fácil un acuerdo, una política común, por eso comprendemos los problemas que tiene México con la migración así como los Estados Unidos, son problemas reales, pero lo importante en buscar soluciones que respeten los derechos humanos, las reglas de nuestros países, este es un desafío. Más de una vez hemos negociado en Naciones Unidas importantes acuerdos, uno por la migración otro por los refugiados, y más de una vez se hizo la pregunta de cómo establecer reglas, de establecer principios, que tengamos la situación más clara para todos.

También hay que respetar los derechos de las personas migrantes y la situación económica de los países de destinación y de transito; esto es muy importante para México, para Marruecos, para muchos países con problemas similares. Tenemos exactamente las mismas preguntas, ¿cómo tratar con estos flujos?, pero como leí ayer en un twitter de Naciones Unidas ‘ningún ser humano es ilegal, puede hacer cosas ilegales pero ningún ser humano es ilegal por su existencia’, eso para mí es una expresión muy importante en esa situación tenemos que buscar soluciones, sí, pero las soluciones fáciles no funcionan”.

“Nosotros fuimos migrantes en los Estados Unidos, muchos europeos fueron muy bien recibidos hace cien años o hace 50 años, por eso esperamos que esta posición cambie, siempre es un país abierto que ofrece posibilidades, como lo debemos hacer los países europeos, pero con reglas. La migración no va a desaparecer, existe desde el inicio de la humanidad”, comenta.

Para concluir nos tiende la mano: “También tenemos corrupción en Europa, son asuntos que necesitan políticas fuertes, compromiso del gobierno, de la sociedad civil para mejorar la vida de todos los ciudadanos y en esto estamos juntos con México, queremos ayudar al bienestar. Estamos listos para trabajar con México para enfrentar sus desafíos, podemos intercambiar experiencias y hay experiencias de México que podemos utilizar en Europa, ofrecer colaboración en muchos ámbitos con el objetivo de profundizar relaciones”.