Bebidas que contienen cadenas de historia

Por: Lala Noguera / @lalanoguera

lala_agosto_01Cuando hablamos del agave dentro de la gastronomía, definitivamente estamos hablando de siglos de historia y tradición en su uso, en particular, dentro de la cultura mexicana, aunque sabemos que la planta es endémica de América.

El pulque como los destilados de esta planta, son precursores, insisto, dentro de esta historia que nos ha acompañado a lo largo de los siglos con la aparición de los primeros pobladores mesoamericanos que encontraron sin fin de usos.

México es un país en donde el origen de las materias primas es muy valorado, la hoy corriente gastronómica nos permite descubrir para las nuevas generaciones y redescubrir para aquellas personas que ya conocían pero que necesitan reforzar esa memoria tradicional.

Desde la gran variedad de plantas que son agregadas a guisos, y que conocemos gracias a las recetas ancestrales que han venido de boca en boca o de recetario en recetario hasta el día de hoy, desde la categoría de bebidas alcohólicas insignes que incluye los fermentados como el pulque que es básicamente la única de las bebidas con una historia conformada desde la época prehispánica y que guarda ese sincretismo del mexicano que se alimentaba en cuerpo y alma, hasta pasar ahora por los destilados como la raicilla, el comiteco, el vino mezcal, el tequila, el mezcal, la tuxca, el refino, el sotol, la charanda entre otros que surgen de la tierra.

Nuestra fortuna es enorme y las posibilidades que tenemos hoy en día son amplias y bastas para poder acercarnos más a las historias que cada bebida nos brinda, pues contiene íntegramente el contexto de sus rostros, sus pueblos, municipios, y estados ofreciéndonos no solamente una idea sino un sin fin de posibilidades.

lala_agosto_02Vivimos ciertamente en un momento en el que podemos elegir dónde desayunar, comer y cenar sin repetir la visita en al menos unos meses, recordemos que no siempre fue así, por muchos años las opciones fueron las que nuestros mayores de la familia decidían o por costumbre (porque no había de otra) misma que adoptaron nuestros padres.

Desde siempre el enorme placer que da compartir la bebida y por ende la mesa ha estado presente en nuestro contexto social que sabemos departir, charlar y alargar la sobre mesa. Las grandes reuniones conocidas como banquetes o comilonas tienen un lugar preciado en nuestra historia recordando por ejemplo al gran Señor Moctezuma Illuicamina; seguido por los acontecidos en la época de la Colonia y el Virreinato que fueron antecesores de lo que sucedería en otras etapas fastuosas como la final y más larga dictadora pero a la vez la de mayor renacimiento de México, el Porfirismo.

En cada uno de esos enormes banquetes la bebida acompañó y se firmaron tratados de paz, de guerra, de matrimonio, conspiraciones, independencia, revolución, constituciones y celebraciones siempre celebrando la vida y la muerte en un país surrealista como lo nombró alguna vez André Breton.

Por ello, invito a la celebración con respeto para no olvidar que en cada una de esas bebidas se contienen cadenas productivas y culturas vivas del México moderno con sus destellos enormes de historia.

Antes de pedir una bebida extranjera recuerda a ser local y ayudar a cientos, miles de productores del campo, empresarios, marcas, distribuidores, vendedores, cadenas de tiendas en donde la mano mexicana interviene, pues lo hecho en México, esta bien hecho. ¡Salud!