Alejandro César Augusto González Pons Embajador de República Dominicana en México

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Mario Torres

embajador_agosto_01

En esta ocasión charlamos con el representante de un interesante país caribeño, el excelentísimo señor Alejandro César Augusto González Pons, embajador de República Dominicana en México.

De entrada hablamos de los retos de su nación: “Los desafíos que tiene República Dominicana responden básicamente a los mismos desafíos que tiene América Latina, temas como la desigualdad, la integración de la población dominicana entera al progreso, la modernización, el mercado y, aunque hemos avanzado mucho, todavía quedan muchos rezagos. El Estado dominicano ha ido estructurando sus instituciones de una manera eficaz y yo podría decirte que ya aparecen sectores de primer mundo en materia de institucionalidad. Tenemos un sistema electoral que funciona, ten en cuenta que nosotros tenemos 50 años de cambio de gobierno sin ningún tipo de dificultad, es decir que la expresión máxima de la democracia que es el traspaso pacífico del poder cada cuatro años, la hemos venido practicando de manera permanente”.

Yo diría que en materia educativa tenemos un gran reto por delante, hemos dado un salto cuantitativo extraordinario en materia de materia presupuestal, el 4% del Producto Interno Bruto se dedica a la educación y se está haciendo un esfuerzo para la construcción de infraestructura en favor de la educación, aulas modernas con todas las facilidades; la puesta en práctica de las tandas (jornadas) extendidas donde los jóvenes almuerzan en la escuela y se quedan trabajando, de parte del Estado. Ahora se están enfocando a lo que es fundamental que es mejorar la calidad de la educación con una formación intensiva de los profesores, una actualización del currículum. Ese es un tema de bastante interés tanto para las autoridades como para la sociedad civil, en general”, añade.

Su posición geográfica también incluye desafíos: “Tenemos los retos que nos crea la delincuencia internacional. Usted sabe que la zona del caribe es una zona de paso de los grupos delincuenciales, de la droga que viene del sur hacia Estados Unidos y Europa. Es un tema que nos preocupa y, gracias a la especialización y a la cooperación internacional, lo estamos enfrentando con eficacia”.

Le comento al diplomático que esa lucha contra el narcotráfico resulta muy onerosa para nuestras naciones, reconoce: “Tiene usted razón, es un esfuerzo que se nos impone, porque si no, nuestras sociedades quedarían presas de la delincuencia internacional. Los Estados tienen que reaccionar necesariamente, pero solos no pueden hacer nada, tiene que haber cooperación internacional, de ahí que el país pertenezca a una serie de mecanismos multinacionales. Nos quita recursos que pudiesen dedicarse a sectores sensibles como la salud y la educación”.

Nos habla de cómo se han convertido en el país caribeño con mayor crecimiento económico: “Si República Dominicana continua con esta tasa de crecimiento del 6%, la más alta de América Latina, con esos recursos y esa dinámica, el país podrá desarrollarse. El mantenimiento de una tasa de crecimiento en los últimos 50 años por encima del 5%, eso transforma cualquier sociedad, por lo que nos hemos convertido en la principal economía del Caribe hoy en día. Tenemos un Producto Interno Bruto de 78 mil millones de dólares, un ingreso per cápita de siete mil dólares y el flujo, por ejemplo el año pasado tuvimos una inversión extranjera directa de tres mil 700 millones de dólares, que para una economía tan pequeña como la nuestra es bastante grande. La media de la inversión directa extranjera está por encima de los dos mil 500 millones de dólares”.

En el mismo tenor destaca su estrategia para atraer inversiones: “La estabilidad política, las facilidades que otorga el gobierno dominicano con una ley de inversión extranjera que garantiza la total protección al capital en el sentido que el inversionista puede hacer con su capital y sus beneficios lo que quiera, se beneficia como si fuera un capital local, nacional. El país ha progresado bastante en materia de procedimientos, por ejemplo en tres días usted tiene su empresa legalmente constituida y funcionando”.

Sin embargo, reconoce que el problema de la pobreza aún está vigente: “Hemos hecho un gran esfuerzo, la pobreza extrema se ha reducido, aunque quisiéramos eliminarla completamente, pero ese proceso de crecimiento ha ayudado a combatirla, la integración de la gente a los procesos productivos, pero quedan retos importantes que hacer. Hoy en día, existe la conciencia de la lucha contra la pobreza, la inclusión como política de Estado se está aplicando en República Dominicana, la aspiración es que sea más rápido y más justa. Es un proceso complejo que la dinámica económica y social va resolviendo, va a usted a República Dominicana y en cualquier punto ve focos de progreso”.

Pasando a las relaciones bilaterales nos habla de que existen hace 130 años, durante los cuales se ha ido creando confianza en un ambiente de cooperación: “República Dominicana es el tercer país del hemisferio latinoamericano de captación de inversión directa mexicana se calcula que llega a los siete mil millones de dólares”.

embajador_agosto_02

Nos habla de que hay posiciones comunes en Naciones Unidas en temas fundamentales como el cambio climático, la  intensificación en el intercambio turístico y los vuelos que nos conectan.

Sobre cómo estrechar lazos, comenta: “Voy a comenzar con cosas que tocan el Alma. Si hay un pueblo que el pueblo dominicano quiere es el mexicano, porque ha habido un sedimento cultural importante producto de la presencia de la música mexicana, en República Dominicana es como si fuera nacional, pero no estoy hablando de ahora, hablo de hace setenta años, ochenta años, que ha habido un intercambio muy fuerte, desde que yo tengo uso de razón. Pero al mismo tiempo se han dado eventos importantes que nos unen y que incluso en México no se conocen, por ejemplo el presidente Emilio Portes Gil es hijo de una dominicana, y fue un hijo criado por su madre porque su padre murió a los dos años de haber nacido; Mario de Jesús, compositor dominicano, ha puesto a reír, a llorar y a bailar a generaciones de mexicanos con más de 250 canciones producidas aquí, que incluso han cantado los cantantes más importantes, yo le podría dar una lista, le mencionaré “Y” que es popularizada últimamente por Luis Miguel; pocos mexicanos saben de la solidaridad de México acogiendo a los exiliados dominicanos que lucharon por la libertad en contra de Trujillo, vinieron acá y fueron protegidos y apoyados; el papel de Pedro Enrique Ureña que junto con Alfonso Reyes y Vasconcelos crearon el Ateneo de la Juventud que es un antecedente de lo que hoy es el Colegio de México y el trabajo que hizo ese grupo fue poner en valor la cultura mexicana a través de sus escritos. Hay que seguir hurgando, porque son tantas las cosas que se van dando y nos unen”.

Alejandro César Augusto González Pons se considera un hombre sencillo, humilde, que se sintió atraído por las relaciones internacionales desde joven, estudió en Madrid y le gusta bailar merengue.

Narra: “Las cosas en nuestros países no son fáciles, cuando subió al poder el doctor Leonel Fernández, amigo personal, colega, nos conocíamos, militábamos juntos políticamente, se dieron las condiciones y hace 20 años comencé a ejercer la diplomacia. He sido embajador en muchos países, comencé en Chile, España, Andorra, luego a Bruselas ante la Unión Europea y el Estado Belga”.

Concluye con una invitación: “Todos debemos poner nuestra buena voluntad tanto a nivel oficial como privado para impulsar estas cosas. México está pasando por un momento un tanto difícil con vientos del norte un poquito complicados. México necesita volver a sus raíces latinoamericanas, América Latina lo está esperando con los brazos abiertos”.