Gicela Sehedi, rompiendo esquemas

Por: Kury Galeana / Fotografía: Cortesía Idea 360

actriz_agosto_01La barra de comedia es algo que formó por varios lustros una parte importante de la televisión mexicana y también por años casi desapareció, pero recientemente ha adquirido nuevos bríos y ya podemos hablar de nuevo, de una barra cómica que abarca el streaming. Entre estos proyectos está Según Bibi, y platicamos con su protagonista GicelaSehedi que interpreta a una madre mucho más cercana a la realidad de lo que solemos ver en pantalla.

“A diferencia de muchos de los programas que se venían haciendo, rompe con todo lo que veníamos viendo en la televisión mexicana, es una serie que habla de la maternidad sin filtros, sin mostrar solo lo bello.Es compleja, es comedia, lo cualresulta muy interesante,habla de la realidad, con toque de comedia y eso está buenísimo; de un tiempo acá se abre más esa situación de que ser mamá está difícil y a veces quiero aventar la toalla, salir corriendo y a veces me la paso muy bien”, nos refiere la actriz.

Comentamos aquellos estereotipos de la madre construidos por la televisión y el cine: “Es justo darle la vuelta a la tortilla y decir ¡No!, así no es la maternidad.A vecescaemos en dos estereotipos en la telenovelas: la madre abnegadaa quien lo único que le importa es que su hijo esté bien, y está el otro, que es lo opuesto, la jija de su madre que le hace la vida miserable al hijo,en la búsqueda de que el hijo esté“mejor”, que diceno te puedes casar con aquella. ¡La villana y la buena buena, en todo, madres, novias y esto no es así, justo no es así!

Esta evolución de los contenidos también obedece a una evolución de los públicos, hoy menos ingenuos, comenta: “Si trajeran a alguien de hace cien años, si eso fuese posible, no entendería el mundo de ahora, porque le faltó el aprendizaje de generaciones. ‘Sí, yo te voy a comprar que el tipo saltó cuatro metros, dio tres machincuepas y no le pasó nada, pero me la tienes que justificar de todos modos’.A estas alturas, hasta en las películas de acción más descabelladas tiene que haber cierta justificación, sino el públicosale no contento. Tiene que ver con este cambio de cómo percibimos la vida y cómo queremos que nos retraten”.

“Queremos ver cosas más reales, tiene que ver con el parteaguas de cuando comenzaron los realitys en la televisión, como que nos dimos cuenta que la gente quería ver eso, aunque no siempre son reales, ¿verdad? Tiene que ver con cómo revolucionaron las redes sociales, el realityrompe con toda esta idea de que es inalcanzable la gente que sale en televisión. En Según Bibiyo rompo la cuarta pared, todo el tiempo estoy hablando con los personajes y de repente volteo a la cámara y digo, ‘¿cómo es posible?’ Rompo y hago cómplice al público de lo que estoy pensando”, complementa.

Comento que hoy la comedia se encuentra con el reto de que tenemos la piel más delgada y muchos chistes hoy se consideran discriminación, Gicela opina: “El secreto está en reírse de la desgracia propia, los standuperoslo saben; para hacer chistes tienes que estar involucrado con la comunidad, yo puedo hablar de la comunidad árabe y burlarme siempre y cuando yo sea árabe, de las mujeres siempre y cuando yo sea mujer, de la condición de madre siempre y cuando yo sea madre. No sé si debería ser así, pero así es”.

“Quiero futurear un poco, todo mundo se siente agredido de cualquier cosa y creo que tampoco ese es el camino, habría que reírse más de uno mismo y de la vida. Por ejemplo, el feminismo es un tema que ahorita duele, raspa, porque el movimiento realmente está en sus primeras etapas.Yo siento que, cuando los movimientos arrancan, la piel está muy delgadita y no quiero pensar que un día se nos va a acabar la comedia… Con el tiempo, los movimientos duran, ganamos los derechos que nos corresponden, y la gente empieza a tomar su equilibrio, hasta entonces podremos relajarnos al respecto. Si nos metemos un poquito más, nos quedamos sin risa, sin posibilidad de ligue, porque no vaya a ser que ofendas a alguien, sin posibilidad de echar un piropo porque te pueden demandar”, opina.

actriz_agosto_02

No obstante, asegura que en la comedia donde participa no han tenido que recurrir a estereotipos caricaturescos: “El texto de esta serie es tan maravilloso que no extraño nada, es oro puro, es una comedia inteligente muy bien escrita, aquí nunca dije: <<qué lástima que no pueda decir tal o cual cosa>>, es una comedia diferente, mucho más fina e inteligente. No siento que nos hayamos autocensurado, simplemente está escrita de otra manera”.

Estima que hoy la televisión está en una nueva búsqueda: “Creo que de las telenovelas, las que fueron un exitazo, a lo que ahora se está haciendo se perdió un tiempo muy valioso, probablemente de escritores en medio, se empezaron a hacer muchos refritos y hubo un gran hueco de escritores que ahorita se viene rescatando.Igualmente, los que ahora están escribiendo y haciendo comedia no tienen una referencia directa inmediataa ellos, sino que es mucho más arriba de ellos porque hay un brinco generacional y fue el hueco que se tardó la televisión en saltar; en México hubo una pausa donde noavanzábamos ni retrocedíamos, como si todo se hubiera quedadoestático, sólo repetíamos. Ahorita, tanto los escritores como los productores están saliendo con esta hambre de comerse al mundo, literal, y de encontrar fórmulas nuevas,se estánaventando con todo y están haciendo cosas bien interesantes.Hay tantas propuestas y hay tanto que ver, que estamos perdiéndonos como en la inmensidad de la oferta”.

GicelaSehedi nació en Córdoba Veracruz, en una familia sin relación alguna con el medio del espectáculo, le atraían los reflectores pero no estaban en sus planes: “Desde chiquita me encantaba y armaba mis teatros, mis shows, bailaba, cantaba en mi casa y mi mamá, como ella podía, trataba de meterme a clases y pero ahí, lasopciones donde podía yo metermeeran muy pocas.Siempre lo tuve dentro de mí, pero no lo tenía claro, porque ni siquiera sabía que había esa posibilidad”.

“Ya en la preparatoria empecé a hacer teatro, yo estudié en el Tec de Monterrey,me dan una beca justo por hacer teatro, me vengo a estudiar una carrera (a la Ciudad de México) que no tenía nada que ver con el teatro (contabilidad). Nunca estudié la carrera en forma, no estaba en mis posibilidades, más bien tomé clases aquí y allá”, prosigue.

Su primera oportunidad fue en teatro musical: “Antes de terminar la carrera,empecé a trabajar para Disney, haciendo comedia musical,luego me quedé sin trabajo, me eché para atrás porque me aterré, pero nunca solté de todo la toalla y empecé a trabajar para OCESA, musicales de gran formato, porque, modestia aparte, canto muy bien. Pero decía,‘quiero que vean lo que puedo hacer’, porque hay un estigma de que quienes vienen de comedia musical ‘no son buenos actores’; entonces logréromper con eso y empezar a hacer Confesiones de mujeres de 30, Desmadres, para empezar a hacer ese tipo de trabajos me costó que me tomaran como en serio”.

Actualmente estelariza un programa en el canal de la estrellas, cosa que no se esperaba: “Entrarle a la televisión… ni siquiera lo veía posible hace cinco años, porque no soy el estereotipo de las actrices de televisión alta, delgadita, rubia, dije no va a suceder”.

No obstante, conserva los pies en la tierra: “Uno siempre piensa que cuando llegues ahí va a suceder y la verdad es que nunca llegas, tienes que seguir trabajando, tú te pones metas, pero son tan movibles, borrosas que cuando aterrizas ahí, dices esta no es una meta es parte del camino: a seguir trabajando yaudicionando”.