Este mundo se desborda en pequeñas y grandes alegrías: Raúl Aparicio

Por: Karla Aparicio

pintor_sep_01

Para muchos es un maestro y no solo del arte, sino un maestro de vida. “Nadie como Aparicio para vivir la vida”, comentan muchos de sus amigos, porque Raúl Aparicio vive pleno, feliz y con una capacidad de gozo envidiable.

Artista plástico de estilo abstracto, nacido en Guadalajara, Jalisco, hace ya algunos años, estudió la Licenciatura en Artes y Letras, especializándose en diseño de muebles en la Universidad de Guadalajara.

Desde muy temprana edad descubrió su vocación por el arte, sobre todo, por la pintura, “comenzaría dibujando”, comenta Raúl, desde el claustro materno. Siempre destacado por su desmesurada creatividad y espontaneidad en todos los aspectos de su vida.

Aparicio, fue cuñado del inmortal escritor Juan Rulfo (Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, 1917 – 1986, escritor, guionista y fotógrafo mexicano, perteneciente a la Generación del 52, autor de El llano en llamas y Pedro Páramo), su cercanía y cotidiana convivencia empaparon su inspiración cuidando siempre el equilibrio de las palabras expresadas. Rulfo influyó en el arte de la fotografía, fue su maestro, de él aprendió a buscar ángulos y equilibrios en su perspectiva.

pintor_sep_02

Raúl abrió su propia galería de arte, asociado con otros dos artistas consagrados en la ciudad de Morelia, Michoacán, convirtiéndose en un espacio de éxito. Como buen comerciante que siempre ha sido, comenzó a vender sus obras en abonos o solo las rentaba. Revolucionó una nueva forma de adquirir arte. De ahí en adelante nunca dejaría de pintar, por lo que cuenta con una muy, pero muy amplia trayectoria de exposiciones a nivel nacional.

Formó parte del grupo “Los 9”, el cual concentraba a destacados pintores de la capital tapatía, mismos que fundaron la galería de arte en el Bazar del sábado de esta ciudad.

Visitar su casa, siempre ha sido un regalo para nosotros; conocer y a la vez experimentar la magia en su taller, es un espacio que desborda mucha paz, brinca el color, la luz y el buen gusto por la decoración. Aparicio es un artista maduro, que no deja de ser un hombre joven, innovador, incansable buscador de propuestas nuevas. Nosotros quedamos asombrados de su energía y su creatividad. Aprendimos mucho sobre la pintura y sus técnicas, pero sobre todo, nos quedamos muy motivados porque su charla regenera a quien lo escucha, es una conversación que invita a seguir creando, a seguir creyendo.

pintor_sep_03

“Este mundo se desborda en pequeñas y grandes alegrías y el pintor o artista debe saber distinguirlas y vivirlas”.

Aparicio, si no fueras artista plástico, ¿qué te habría gustado ser?

-Pianista.

pintor_sep_04

¿Por qué pintura y no otra expresión artística?

-Por el amor, ya que “el amor es un arte”.

Si tus obras pudieran hablar, ¿qué dirían sobre el artista?

-Hagamos lo que nosotros queramos, “al cabo” somos más poderosos que él: siempre lograremos nuestro objetivo.

¿Qué estilos y movimientos artísticos se ven reflejados en tu obra?

-Yo no sé qué me pasa, solamente veo “los Aparicios”.

¿Qué pintores han influido en tu vida, y quién te gusta de los actuales?

-Vincent Van Gogh, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo.

Raúl, con qué te quedas ¿con la sutileza de la pantera o la libertad del águila?

-50 por ciento de cada una.

¿Qué le diría el niño, al artista adulto Aparicio?

– ¡Ah, qué chiste! ¡Eso yo también lo puedo hacer!

pintor_sep_05

¿Quién debe dar el primer paso a la complicidad, el artista con el observador, o este con el artista?

-¡Ambos! El observador siempre será “el observado” por el ejecutor, los dos miramos con atención y detenimiento para lograr una identificación sobre sus características y acciones.

¿Cuáles han sido las dificultades más grandes que te encontraste en el camino para ser artista?

-¡Ninguna! Tomando en cuenta que este mundo, se desborda en pequeñas y grandes alegrías, y el pintor o artista debe saber distinguirlas y vivirlas.

¿Qué crees que es lo mejor y lo peor dentro del mundo del arte?

-En las mejores épocas y días del arte, no se conocían ni existían los críticos.

Aparicio, nos respondió cuándo le preguntamos, ¿crees qué se puede vivir del arte? nos respondió:

No se trata de vivir del arte, sino vivir para el arte. Yo vivo para lograr un arte de mi vida   

Aparicio, geométricamente. ¿Cómo representarías la tolerancia?

-Como una sola pieza y elemento, solo la cubierta plana sin simetría.

¿A qué le dirías <basta>?

-A el desamor a la vida, y lo que es un clamor, a la corrupción, a la impunidad.

pintor_sep_06

¿Con quién te tomarías un café?

-Con David Alfaro Siqueiros.

¿Un deseo?

-Seguir gozando de la vida a plenitud, con mi mujer y nuestras hijas.

Para Raúl ¿Qué es el perdón?

– La acción completa de “regalar”… Surge la frase, ¿Me perdonas? y ¿de qué?  Yo ya no me acuerdo…

Frase favorita.

-“La dicha perfecta llega con el atardecer para quien supo emplear con fruto la jornada”…..

Proyectos inmediatos.

Ser mejor y más productivo.

Lo que menos te gusta.

-La mentira, la falsedad y la hipocresía.

pintor_sep_07

Una extravagancia.

-Disfrazarme…Llegar a un evento disfrazado aunque no fuera de disfraces.

Lo que más te preocupa.

R – Que se me termine la cuerda, pero no lo creo que al cabo tengo el doble, ya me pusieron marcapasos.

Un libro. Por último Aparicio, recomiéndanos un libro.

-“Vine a Cómala porque me dijeron que acá vive un tal Pedro Paramo, mi madre me lo dijo, y yo le prometí que vendría a verlo cuando ella muriera”. Sí, es una de las mejores novelas de la lengua hispánica y de la literatura, traducida en 40 idiomas y la creación literaria más conocida y valorada del mundo: Pedro Páramo.

Dejamos al artista plástico Raúl Aparicio trabajar, no sin antes voltear a ver su estudio, su obra, su trayectoria. Dejamos de ver al hombre público, al gran charlista, al amigo de todos, y antes de despedirnos y darle las gracias por tan amena entrevista, nos da un fuerte abrazo y al oído me dice: “Te quiero hija”.