Mujeres que amaron demasiado — Las Aristócratas Asesinas.

Por: Xóchitl Ximénez

mujeres_dic_01

Mujeres que amaron tanto hasta el punto de matar o matarse, por el amor de sus vidas. Causas: celos, desamor, infidelidad, decepción, incomprensión, hartazgo y desilusión.

Las mujeres al ser almáticas, somos más sensibles, razón por la cual el manejo de nuestras emociones y tribulaciones, son más difíciles de superar.

Las mujeres aristócratas también asesinan y para muestra basta un botón, Sofia Bassi, pintora surrealista representando a las elites del Jet Set de los 70 en el puerto de Acapulco. La hija de la pintora Claire Diericx, mujer hermosa y toda una condesa, nunca imaginó el triste final de su desahogada vida. Ni todo el glamur, ni oropel la salvaron de ella misma y sus remordimientos. Intentó suicidarse, y lo único que logró fue quedarse ciega de por vida, y terminar sus años en una soledad absoluta en una casa de las Lomas de Chapultepec.

Era un caluroso 20 de enero en el fabuloso Acapulco en las “Las Brisas”, las franjas color rosa y blanco representativas del fraccionamiento se tiñeron de sangre.

Flotando en la piscina de la mansión de los Bassi, estaba el conde italiano Cesare D’Acquarone, con cinco balazos en el cuerpo. Sofia hizo personalmente la llamada a la policía “¡Fue un accidente!” dijo, “le estaba mostrando la pistola a mi yerno y lo herí.

Esa hipótesis fue la que sostuvo la pintora, durante el transcurso del juicio. Movida por el amor más sublime, la madre dio su vida para salvar a su hija Claire, quien fue la verdadera asesina de su esposo.

Claire, su hija, era una hermosa y delicada joven con un fuerte espíritu artístico alentado por su madre. Estudió pintura en México con los maestros José Bardosano y Robin Bond. Posteriormente se trasladó a Italia para continuar su perfeccionamiento. Allí aprendió historia del arte en la Academia de Bellas Artes de Venecia, y más adelante en la Academia Real Belga, de Roma. Se codeó con lo más rancio de la aristocracia italiana y termino casándose con Cesare D’Acquarone, un conde italiano 20 años mayor que ella con quien tuvo una hija, Chantal.

Lo que sucedió en la mansión de los Bassi, es algo que Sofia y Claire se llevaron a la tumba.

Sin embargo, esta historia era increíble, no había forma que manipulando un arma se le hubieran escapado cinco balas, pareciera que las mujeres que aman demasiado siempre vacían todo el cargador, directo al corazón de sus amados, también fue el caso de María Teresa Landa, ambas se alejaron de los reflectores.

El conde Cesare D’Acquarone tenía 58 años, cinco más que su suegra. Formaba parte de una reconocida familia italiana muy vinculada al poder y activa participante de la lucha contra el fascismo, incluso su padre estuvo relacionado directamente con la ejecución de Benito Mussolini. La hipótesis más fidedigna, sobre el asesinato, fue que el conde resulto un acosador sexual del hermano menor de su esposa llamado Franco, se dijo que su joven esposa, lo encontró violando a su pequeño hermano. Y Claire entró en esos segundos de locura que caracterizan a las mujeres que aman demasiado y vacío toda la carga sobre el conde pedófilo.

mujeres_dic_02

Todo estaba encaminado para que el crimen del noble italiano quedará impune. La relación de los Bassi con la justicia del país era muy estrecha, pero los D’Acquarone no estaban dispuestos a abandonar la causa.

Se opusieron a que el cadáver fuera cremado y exigieron una nueva investigación. Las cosas no cambiaron demasiado, no se logro descubrir quién realmente había asesinado al conde, pero sí lograron un juicio condenatorio para Sofia Bassi, ya que ella sostuvo siempre la autoría del crimen y recibió una pena de 11 años.

La pintora fue alojada en la enfermería de la cárcel, nunca estuvo en los pabellones comunes. Allí se dedicó de lleno a la pintura, de hecho, la soledad en prisión la hizo crecer como artista, vestida siempre de blanco sonriente. Sus obras eran rematadas para obras de caridad y era visitada por numerosos artistas. Al poco tiempo comenzaron a llegar cartas de diferentes partes del mundo pidiendo por su liberación, situación que ocurrió llevando cuatro años en prisión.

Un año antes de ser liberada, cuatro de sus amigos y pintores, José Luis Cuevas, Alberto Gironella, Rafael Coronel y Francisco Corzas, ingresaron a su celda para plasmar un mural como signo de protesta ante la condena de Bassi, la cual consideraban, injusta. Tras salir de la cárcel en 1971, Sofia Bassi vivió alejada de los reflectores.

¿Qué fue lo que realmente pasó?, ¿Quién fue la asesina?  Pocos años después, Claire intentó suicidarse tomando una gran cantidad de somníferos, demostrando así no valorar el sacrificio de su madre, dejó una nota en la que confesaba su crimen, pero la carta nunca apareció. Claire fue rescatada a tiempo, sin embargo, quedó ciega de por vida. Murió a los 67 años, en diciembre de 2015.

Sofia Bassi falleció el 11 de septiembre de 1998 a los 85 años. Fue enterrada en un sarcófago oval, que ella misma diseño y pintó. Mujeres que amaron demasiado. Llevándose su secreto a la tumba. Sellado por el amor de una madre por su hija.