El estilo mágico de Jonás Gutiérrez

Por: Karla Aparicio / Fotografía: Arturo Delgadillo/Jorge Barragán.

artista_ene_01

Jonás Gutiérrez, orgullosamente tapatío, un eterno buscador en la vida, un espectador  que, mediante la escultura y sus formas sutiles, resuelve líneas en la cera, en la plastilina, en metales y madera; procura que sus manos no abandonen ni un instante el campo creativo que tanto disfruta.

Jonás, nos recibe en su estudio con la sencillez y calidez que le distingue; nos da un tour por lo que es su taller de fundición, su taller de moldeado y su galería. Sus perros Manolo y Shane, que son parte de la familia, nos acompañan. Se respira magia entre naturaleza y arte, cada centímetro, cada espacio invitan a ser contemplados con detenimiento. Pareciera que los magos que habitan en la mente fantástica y en las esculturas de Jonás, cobraran vida y dialogaran junto con nosotros.

Jonás Gutiérrez, ha sido maestro de muchos artistas de Jalisco, varios han pasado por ahí y, no solo se llevan el conocimiento del moldeado y de los metales, se llevan la filosofía de Jonás, se llevan consigo la intensa tarea de buscar un sello único que los distinga, un sello que deje huella en nuestro espacio vital. También se llevan los bolsillos llenos de ideas nuevas y el no olvidar de dónde venimos, para seguir el viaje de la vida con sencillez y amor.

 

Un escultor es como un alquimista que juega con los elementos para transformarlos

artista_ene_02

Jonás, mientras moldeaba con la cera una de sus piezas (que la compone un piedra de obsidiana con forma de huevo gigante), nos platica sobre la pasión que siente por los metales, el proceso de la fundición y sus caprichos, sobre el miedo y la emoción al momento de “cocinar” la pieza, son tantos los cuidados que hay que tener que aún con toda la experiencia del mundo, el metal te hace jugadas.

Siempre ha pensado que dentro de la escultura se manifiesta la física, la química, la biología y la metalurgia.

Jonás juega con su obra y con la vida misma

La obra de Jonás transmite magia al crear sus personajes, y estos le trasmiten paz, bienestar y la misma magia, y así, llega la explosión de emociones y comienza el juego que juega con ellos e invita espectador a jugar.

Cuarenta años se dicen fáciles

La primera vez que Jonás tuvo un material para moldear, tenía doce años, y se cuestionó: “¿qué hago con este tiempo para dedicarlo a algo que siempre pensé era un juego?”

Mientras la cera esperaba a mi antojo, me pregunté: “¿que será, un árbol o un caballo?”, así fue la primera vez y así siguió siendo, un reto, y camino en el tiempo, y desde 1979 ha sido así.

artista_ene_03

-Jonás ¿por qué eliges la escultura?

Porque se encuentra gran parte de lo que se busca, aunque no se encuentra fácil, pero no es imposible, sin embargo, la escultura te lleva y se brinda como quien fuese una guía: ella me eligió a mí.

-Cuéntanos ¿cómo fue tu acercamiento al mundo del arte?

Puede decirse que fue fortuito, cuando te toca, te toca. Cuando todos los elementos se acomodan, se maridan (como dijera el escritor Dante Medina), y afortunadamente fue desde temprano, a los doce años. Recuerdo la escena, esos momentos de curiosidad por ver cómo se hacía, cómo se creaba algo tan maravilloso, los elementos que se requerían, lo vi, como emprender un viaje fantástico y ahí me quedé.

-¿Cuál es tu fuente de inspiración?

La vida llena de esperanza y amores que regala al reloj que no para, mientras vivimos al unísono. Es ese amor a la vida que no puede reflejarse de otra forma, sino cristalinamente.

-¿Por qué los Magos?

Los magos me sugieren una realidad aparte donde vivo, esa libertad que ellos viven.

artista_ene_04

-¿Qué le dice el niño, al Jonás  adulto?

Que no se le olvide cómo volamos al ser niños, la emoción que produce el volar, así como niño con cometa. El tiempo te dicta momentos exactos para disfrutarse cada uno. Que viva la vida como si fuera el último momento.

-Si tus piezas pudieran hablar ¿qué le dirían a Jonás?

No lo sé de cierto, creo que ¡Hazme un favor, disfrútame al crearme! Y así saldrá todo de la mejor manera.

-¿Cómo llega la inspiración?

Algunas veces a partir de formas que veo, ya sea en los materiales mismos o en imágenes reales de mi entorno. Otras son imágenes creadas, para modificarse y trabajarse, otras solo bajan y se aprecian, aunque no se concluyan inmediatamente, pero siguen con vida para tomar forma después.

-¿Qué es lo que te motiva a seguir creando?

Las mismas ganas de vivir, haciendo lo que más me gusta. Vivo de lo que me encanta hacer y siempre tengo ideas rondándome en la cabeza que están listas –o modificándose constantemente- para darles vida material cuando llegue el momento justo.

Mis padres siempre han sido un motor en mi carrera, y fue de quienes aprendí este amor a la vida: Gutiérrez y Castillo

-¿Cuál ha sido el proyecto más relevante en tu carrera y por qué?

Un capricho, quizá un sueño o unas ganas acompañadas de su propio aferre, por su propia gana; del sueño a la realidad, de la realidad al sueño, y se coloca el sutil “comepiedras” en el malecón de Puerto Vallarta. Juega con mis manos, juega con mis sentidos, pero lo mejor que juega es a ser una obra más en el paisaje vallartense y sigue jugando con los amigos y hermanos; en realidad fue una etapa de parteaguas en mi existencia.

artista_ene_05

-¿Cómo le llamas a tu estilo?

Entra en lo figurativo, pero yo lo llamaría “mágico”, aunque pretenda cierto realismo en algunos detalles, como serían los dedos de los personajes o los pliegues de sus ropas.

-Si pudieras regresar el tiempo ¿qué escena de tu vida desearías recrear y por qué?

Las tardes de las 6:30 pm en Ciudad Granja, la colonia donde siempre he vivido, incluso donde nací y donde ya no se respira el mismo aire. Donde antes “escurría” el arte natural; la abundancia floral era un atractivo extraordinario que ahora, con tanta infraestructura, se ha perdido, sin contar los otros inconvenientes que conlleva. Ese es un placer que quisiera poder recrear de la misma manera.

-¿Cómo está contribuyendo Jonás a la sociedad?

Facilitando al espectador a apreciar el arte desde su sentido más orgánico, como serían los bronces, platas, piedras y demás materiales naturales de la tierra. Así como a embellecer el entorno lo cual sirve a su vez a mejorar las relaciones sociales.

-México es para ti…

México es mi sangre, mi tierra. Yo soy producto del amable espacio que representa; tierra cálida, hermanable, así es cómo lo veo yo y como nos ven en el mundo.

-Una extravagancia…

Podría decir que tirar rienda suelta a la imaginación, es una irreverencia que me he permitido siempre, aún de adulto. La otra que podría ser es la de usar bombín; siempre me han gustado los bombines, un aspecto que se ve reflejado muchas veces en mis esculturas.

-Lo que te hace sonreír.

La esperanza me hace sonreír, la felicidad de estar vivos. También la gente mayor, de quienes me gusta aprender mucho.

artista_ene_06

-Lo que menos te gusta.

La injusticia y el atropello, algo que ve uno en todas partes y en todos los ámbitos. Los “gandallas” de la vida me molestan.

-Última lectura.

Más bien relectura: “Momo” de Michael Ende, ¡Ah! porque también este libro me ha inspirado mucho.

A Jonás podremos verlo en su exposición con el título “A petición de un mago”, durante todo el mes de enero y parte de febrero en la galería “Contempo” en la zona romántica de Puerto Vallarta, Jalisco.

No quería terminar la entrevista porque a Jonás se le quiere,  porque transmite tanta plenitud y amor a la vida sin tapujos ni malicia, que es fácil quererle y también querer a de sus obras, porque en ellas va su alma impresa, su filosofía, su pasión, su encanto, su juego y, sobre todo, su abrazo.