Maciej Ziętara, embajador de Polonia en México

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Mario Torres

embajador_ene_01En esta ocasión entrevistamos al representante de una nación que está por cumplir 30 años de haber abierto u economía y ya se está consolidando como un país desarrollado, Maciej Ziętara, embajador de Polonia en México, que además cuenta con estrechos lazos sentimentales y académicos con México.

El diplomático nos habla del desarrollo de su nación: “Este año vamos a celebrar 30 años de la recuperación de la democracia y la independencia. A lo largo de este tiempo Polonia ha hecho un salto impresionante en términos de crecimiento económico del PIB per cápita, del desarrollo de la economía de mercado. Vale la pena subrayar que desde el año 94 la economía de Polonia ha crecido constantemente, inclusive en los tiempos de la crisis económica mundial logró crecer a una tasa del 1%. En los últimos años también el crecimiento fue notable: el año pasado fue de 4.6% y este año ha sido de 5.2%, lo cual es destacable, si lo comparamos con el crecimiento de otros países”.

Tales logros no son producto de la casualidad, expone: “Eso es gracias a un espíritu emprendedor, subyugado durante el periodo comunista. Cuando se dieron las primeras reformas, toda esta gente empezó a crear sus propias empresas que eran empresas familiares y hoy en día valen miles de millones de euros, creadas por gente que ni siquiera tenía el know-how de cómo hacer una empresa, todos lo aprendían sobre la marcha. Lo otro es una mano de obra calificada con una muy buena educación, tanto técnica como teórica, los técnicos e ingenieros polacos están muy bien capacitados y muchos trabajan en otros países.”

“Diría que una de las razones del éxito económico de mi país, el punto de partida, es la equidad, porque en Polonia alguien que nace en un pueblo del sureste, que es, quizás, la región menos privilegiada, tiene un acceso a la educación parecido al de una persona que vive en la capital, no hay muchas diferencias. La educación es básicamente pública. Si alguien quiere estudiar ingeniería, medicina, ciencias exactas, lo hace en una universidad pública y de forma gratuita. Entonces, no depende de su bolsillo o de lo que le pueden proporcionar sus padres, es solamente gracias a los méritos. Así que la meritocracia es el origen del éxito económico de Polonia”, añade.

Dicho avance no implica que no se perciban importantes desafíos en el mediano plazo: “Hay que seguir creciendo económicamente, nuestros socios principales son Alemania, Francia, Reino Unido, los Países Bajos, entonces un estancamiento de las economías europeas significa un reto; es decir, cómo prepararnos para un posible decrecimiento de la economía de Europa y mundial. De hecho, fuera de la Unión Europea tenemos muy poco comercio”.

Polonia ha logrado sortear etapas difíciles: “En los años cruciales del 2008 al 2010, gracias a una política económica muy juiciosa y responsable, se logró mantener el crecimiento, ningún banco quebró. En algún momento fue importante para el sector de alimentos el tema del embargo ruso, después de la anexión de Crimea, pero eso ya se superó, porque las empresas canalizaron sus productos hacia otros mercados. Claramente estamos ante un ambiente económico incierto, pero hemos estado protegidos por nuestro esfuerzo y por la buena relación que tenemos con las economías fuertes de los países de la Unión Europea”.

“Ahora el Brexit es otro reto para Polonia, porque mi país se podría ver afectado en términos del crecimiento del PIB, tanto por nuestro comercio, como también por nuestra comunidad en el Reino Unido que llega a un millón”, añade.

embajador_ene_02

Pasamos al tema de las relaciones bilaterales entre nuestras naciones, donde refiere: “Son muy buenas, alcanzaron un nivel muy alto. El año pasado tuvimos la visita del presidente Andrzej Duda, que fue la primera visita de un presidente polaco a México. Se firmó un documento político importante, México y Polonia: hacia una relación estratégica. Claramente, hay que trabajar más para lograrlo, pero hay muy buenas bases para dicha alianza”.

Desde el punto de vista comercial, afirma: “Tenemos un balance perfecto con México, el año pasado tuvimos un déficit de tres o cuatro millones de dólares, lo cual no es nada tomando en cuenta el volumen que es de 1.3 mil millones de dólares. Hemos logrado una armonía, una sinergia en el comercio, excepcional, que no tenemos con otros socios latinoamericanos, donde tenemos un déficit de cientos de millones de dólares”.

La relación entre México y Maciej Ziętara va más allá de la diplomacia. El hoy embajador, tras concluir su licenciatura en Letras Hispánicas, vino y cursó un posgrado en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): “Tenía la opción de ir a estudiar a los Estados Unidos o a México, pensé que de alguna forma México sería más interesante y era más cercano a lo que yo había estudiado, hay una cultura muy poderosa que yo no conocía al detalle. Vine por el intercambio de becarios que existe entre nuestros gobiernos desde los años sesenta”.

No obstante, el choque cultural fue fuerte: “Era llegar a una realidad política diferente, básicamente con estudiantes e intelectuales de izquierda y yo venía de una realidad donde Marx estaba prácticamente ausente en la academia, porque el marxismo fue la ideología dominante del estado comunista desde los años cuarenta al 89. Cuando inicié mis estudios en Polonia, ya nadie quería saber más de Marx, todos leían a Hayek, a Milton Friedman. En 1995 llegué a México con toda la ideología liberal en la cabeza y nadie pensaba como yo (en la UNAM). Eso fue muy interesante, entender la popularidad de las ideas de izquierda, cuyas raíces son las diferencias sociales, la inequidad, que obviamente no tenían mucho que ver con la realidad polaca de aquel entonces”.