CÓMO CONSTRUIR EL ÉXITO EN LA RELACIÓN DE PAREJA

Por: Raquel Estrada / Psicoterapeuta y Orientadora en Tanatologia / racheles_03@outlook.com

psicologa_feb_01

Después de tomar la pócima de Cupido y quedar enamorados, se genera en la pareja, expectativas, planes, sueños y un proyecto, pero no es como en las historias de Disney “Y vivieron felices para siempre”. Ya que para fortalecer el éxito en la relación, se tiene que trabajar todos los días para construir una conexión sana, de confianza, intimidad, mantener el compromiso y potenciar el vínculo afectivo para lograr que sea  pleno y estable.

Herramientas que contribuyen en el éxito de la relación

Empatía en la pareja

La palabra empatía viene del griego empatheia “sentir adentro”. Webster lo define cómo: “La acción de entender, estar consciente, sensible, y sentir genuinamente los sentimientos, pensamientos y experiencias de otra persona”. Desarrollar afectivamente y tener afinidad hacia la pareja y hacia lo que está pasando. Para ello, debe existir una conexión emocional y un vínculo desde el amor para que ambos se entrelacen en una relación sana.

Es decir, la empatía es la unión de dos mundos diferentes pero unidos por un mismo sentimiento y un objetivo en común. Esto abre un camino fértil hacia el entendimiento y a la construcción de pilares sólidos para la pareja. 

La empatía tiene que ver con la frase: “Hay que ponerse en el lugar del otro”. Es una forma de entender y comprender que necesita la pareja y tratar de ver las cosas desde su perspectiva, es adentrarse en el mundo interno de la otra persona para conocer que desea y espera de la relación. 

“Mira con los ojos de otro, escucha con los oídos de otro y siente con el corazón de otro”.

-Alfred Adler-

 

Establecer una buena comunicación 

La forma de comunicarse es importante y será uno de los pilares fundamentales para una buena convivencia.

“La comunicación deberá estar compuesta por una escucha activa, mostrar interés, positiva, propositiva, recíproca, sin reproches y comprensiva”. Es decir, compartir emociones, aceptación, atención del otro y ayuda. Cuando se tenga una comunicación no verbal que exprese: confianza, cariño, apoyo y aceptándole cómo es.

La comunicación tiene que ver con lo que se dice y cómo se transmite, ya que una mala comunicación puede afectar y dañar la relación.

Se debe evitar, imponer criterios, expresar defectos de la pareja, etiquetar de manera negativa, no aceptar a la persona como es y quererla cambiar, no permitir que se exprese abiertamente, dar la razón aunque no se esté de acuerdo y no saber decir No. Estás acciones con el tiempo pueden debilitar y poner en riesgo el proyecto de pareja. Una forma óptima es desarrollar estrategias de comunicación adecuadas, son la clave para el bienestar de la relación.

Canales de escucha activa

“La escucha activa significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla”. El escuchar de manera activa para mejorar la comunicación, dando importancia a lo que se escucha.

Mantener la mente abierta mientras el interlocutor habla, es muestra de interés, prestando atención a lo que la otra persona comenta y controlar distractores. No solo se trata de escuchar sino de tomar en cuenta el contenido emocional de las palabras e intentar entender el mensaje de la persona que escuchamos. Implica un esfuerzo por atender lo que nos cuenta la otra persona, en un intento de crear una comunicación efectiva y empática. Tolerar el silencio en una conversación, atendiendo la información que transmite el hablante y, centrar la atención en la pareja. “Significa por tanto, estar psicológicamente disponibles y atentos a los mensajes de quienes nos hablan”.

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir”.

-Johann Kaspar Lavater-

Mentiras que matan

La transparencia en cualquier relación y más tratándose de la pareja es fundamental para generar confianza y seguridad. De lo contrario, las mentiras abren un abismo sepulcral en la pareja y esto nos recuerda el personaje de Pinocho y a su nariz que crece cada vez que miente, eso mismo pasa con las mentiras, van creciendo y construyendo una cadena interminable de engaño.

Mentiras frecuentes en la relación de pareja: La infidelidad, un orgasmo, el pasado sexual que al ser descubiertas originan pérdida de credibilidad, pérdida de confianza y se puede fracturar una relación o el término de la misma. Hay que tener presente, que la sinceridad es uno de los pilares de una relación de pareja y la  honestidad es la base del amor.

“Una mentira repetida  mil veces se convierte en una realidad”.

-Paul Joseph Goebbels-

Llegar acuerdos

En toda relación de pareja siempre habrá cierto grado de desacuerdos y son provocados por diferentes razones: el dinero, la intimidad, el trabajo, la familia política, la crianza de los hijos,  entre otros.

Pero se pueden llegar acuerdos ante cualquier situación que provoque diferencias, las cuales deberán resolver en privado.

Es importante también, evitar las indirectas, sarcasmos y burlas ya que este tipo de acciones pueden desencadenar una batalla campal, para ello es importante buscar el momento adecuado para tratar temas que originen conflicto o marcadas diferencias en la relación.

Cuando no se tenga una comunicación sana,  deben buscar ayuda profesional para contar con las herramientas necesarias para aprender a llegar acuerdos. 

La confianza es fundamental

La confianza es el mejor aliado en una relación de pareja y representa el manejo de las emociones que se viven desde el principio entre ambos. Adoptar una actitud mental positiva y aprender a confiar “lo que promueve el acercamiento y conexión con la pareja, la presencia de sentimientos, de felicidad, respeto, entendimiento, apoyo y comunicación, además del deseo de promover el bienestar de la persona amada”.

La confianza es esencial para una relación duradera y exitosa. Sin ella no hay opción de que la pareja sobreviva y es el respeto que se tienen a sí mismos.

Respetar la opinión de la pareja

Para que una relación funcione se requiere de compromiso, empatía, ya que el Amor no es suficiente. El alimento de una relación es el respeto, dar el trato que espera recibir y ver al otro como parte de sí mismo.

Respetar los intereses, pasiones y creencia; percibir que le gusta y que le desagrada, saber cómo tratar al otro y comunicar de forma asertiva. Cuidar a esa persona tan importante para nosotros, para ello es fundamental conocer a la pareja en todos los aspectos y las situaciones que pueden poner en riesgo la relación. Por lo tanto, el respeto nunca se debe perder y saber atender cuando se presenten focos rojos.

Amabilidad con la pareja

Dar muestras de amabilidad y cariño. Regalar sonrisas.  Desear “Un buen día, linda noche” con un beso. Pedir las cosas de buena manera, favorecen la cercanía emocional, para desarrollar una convivencia óptima, más agradable y tener en consideración al otro. Tener detalles: preparar su plato preferido, dejar notas cariñosas, desearle buena vibra, dar un masaje, cualquier muestra de amabilidad para mejorar la convivencia y tratar a la pareja como te gustaría que te traten. 

Cuando nos sentimos cercanos a la pareja, el cariño se manifiesta de muchas formas, hay que demostrar ese amor. 

Es importante establecer una comunicación basada en el respeto, la amabilidad y el cariño.  Muestras de cortesía como ser puntuales en las citas. Pedir las cosas de buena manera y agradecer los gestos de amabilidad. Además algún piropo de vez en cuando hace sentir bien. Es una forma de hacer que la vida en pareja sea más agradable, y demostrar que respetamos y tenemos en consideración al ser amado.  

Ser un equipo

Tomar decisiones en común acuerdo, como un equipo y demostrar que su opinión es importante para nosotros.

Cuando se crea el hábito de tomar decisiones en pareja se fortalecen los vínculos de unión entre ambos, se persiguen objetivos comunes, compartir experiencias y resolver juntos los problemas.

Hay que evaluar qué cosas podemos mejorar para estar más cercanos y disfrutar de una relación más plena y gratificante.

Asimismo, el alcanzar logros como equipo les permitirá sentar las bases para tratar cualquier tipo de situaciones que se presenten.

 

ACTIVIDADES PARA FORTALECER LA RELACIÓN DE PAREJA

Cocinar juntos

El cocinar juntos genera lazos que se fortalecen cuando se disponen no sólo a comer sino también al crear algún platillo. Hellow Fresh realizó una encuesta donde se considera a la cocina como una terapia, al ser relajante y más si se acompaña con música ya que libera de tensiones de la vida diaria. 

Habilidades que se desarrollan al cocinar: Mejora la comunicación, ayuda a estar juntos, disfrutar el momento y también se estimula la creatividad. Cómo podemos ver esta actividad puede fortalecer la relación y contribuir a tener un acercamiento especial con la pareja, ya que cocinar es un acto de amor y un apapacho para el alma. 

The Washington Post ha señalado que las parejas que comparten el cocinar juntos tienen una mejor relación, una vida sexual placentera y una convivencia estable a largo plazo. Así que no hay que dejar escapar la oportunidad de vivir esta experiencia desde el Amor y dar alimento para una buena relación especial y mágica.

Hacer ejercicio

El ejercicio en pareja es una gran decisión. No sólo puede resultar más motivador que hacerlo solo, sino que favorecerá la salud, producirá endorfinas que brindarán placer y mejorará la vida sexual, entre otros beneficios.

Hacer ejercicios es de gran aportación para nuestra salud física y mental, pero no acaban aquí las ventajas de hacer deporte; la relación de pareja también se ve favorecida por la actividad física conjunta al motivarse mutuamente y poder alcanzar objetivos comunes ya que al luchar por conseguir una meta en común, hace que se fortalezcan los vínculos, además de que van a poder llegar al invierno en forma y con la relación más sólida.

El compartir juntos este momento, es una oportunidad magnífica para dedicarlo a la pareja y tener un hobby, como: correr, nadar, jugar tenis o cualquier actividad física que ambos disfruten y que sea parte de lo que les gusta.

Algunos de los deportes más recomendados para parejas son: trotar, correr, jugar golf, montar, bicicleta y jugar tenis.

”El deporte en pareja es recomendable para afianzar los lazos amorosos, ya que los especialistas señalan que después de una sesión de ejercicios, ambos se sentirán con más energía, podrán descansar mejor, obtendrán cambios en la apariencia física y hará que ambos se vean mejor el uno para el otro. Asimismo, pueden mejorar su vida sexual si ambos están en forma“.

El baile y sus beneficios en la pareja

El baile es una actividad que disfrutamos y más si lo hacemos con nuestra pareja, establecemos una conexión donde se mezcla  el ritmo y la armonía. Es una expresión de seducción y cercanía con la persona amada y nada mejor que bailar al ritmo del amor. Otro aspecto importante es el ejercicio, ya que el bailar estamos coordinando y moviendo nuestro cuerpo lo cual representa un excelente forma de ejercitarnos, sentirán un bienestar en sus cuerpos, además de divertirse y quemar calorías, estarán produciendo hormonas que los hacen sentirse más felices y los llenarán de energía.

El baile hará un cambio significativo en sus vidas ya que con la rutina diaria tendrán un momento para los dos y es una herramienta perfecta para un acercamiento, complicidad, colaboración, entrega, sincronización, acuerdo, y altos grados de seducción.

Sentirán una gran conexión al ritmo de la música que irá en aumento y provocará una atracción más profunda e intensa, despertando el atractivo sexual.

 Otros beneficios que les puede aportar son mayor coordinación y flexibilidad, además de fuerza y resistencia.

Si desean salir de la rutina que mejor que una noche de baile y olvidarse de los problemas y la rutina diaria.

Pilares de una buena relación

Una relación de pareja puede tener sus altibajos, pero hay factores determinantes para tener un buen equilibrio y que sea el alimento que los una todos los días, como son: el amor, la confianza, el respeto, la empatía, una buena comunicación, reciprocidad, cooperación, equilibrio, complicidad, compromiso e impulsar todos los días la relación (conservar lo que funciona y reinventarse cuando sea necesario)  a esto se suma  la atracción física y disfrutar una sexualidad sana, divertida y placentera. 

“Eran la  noche y el día, pero que noche la de aquel día”.