Verónica Macías nos invita a Cambiar de Chamba

Por: Kury Galeana / Fotografía: Cortesía TV Azteca

actriz_feb_01Verónica Macías luce guapísima, muchos la recordamos haciendo bromas de cámara escondida en programas como el conducido por Paco Stanley y posteriormente siguió haciendo caer incautos en El balcón de Verónica, que duró siete años al aire, para después refugiarse en diversos espacios televisivos. Hoy, tras 3 décadas de carrera, retoma con fuerza en Azteca Más “Cambiemos de Chamba”, donde vemos a personajes de la farándula intercambiando oficios con personas de la vida cotidiana.

Emocionada nos habla de su actual proyecto: “El programa se llama <Cambiemos de chamba>”, ya tenemos dos meses al aire, es muy divertido, de comedia sana, blanca. A mí me gustan mucho los programas familiares donde se pueda sentar el papá, la mamá, la tía, la abuelita sin que se sientan ofendidos; hacemos bromas, hay muchos sketches y muchos artistas invitados. Nos llevábamos a un famoso a que cambie de chamba con algún tortero, panadero, con alguien que realiza algún oficio, el trabajador que hace ese oficio cambia de chamba convirtiéndose en artista por un día, conductor, cantante deportista”.

No se trata de un refrito, ni de un formato importado como suelen predominar en la televisión mexicana: “Es idea mía, original, yo lo registré, no lo copié, no me lo saqué de ninguna parte. Lo registré hace 20 años, lo ofrecí en varias televisoras, no se pudo realizar en su momento, pero ahora aquí, en TV Azteca me abrieron las puertas, por lo que agradezco al señor Mauro Castillejos que me da la oportunidad de hacer este programa”.

Retoma mucho de lo que hacía antes: “Meto bromas de cámara escondida porque la gente por muchos, muchos años, me ha dicho ‘Vero regresa con el Balcón de Verónica’, entonces en este programa también lo pongo. Me gusta mucho actuar comedia, me caracterizo de indita, de hombre, de bolero, de ranchero, actuó sketches de comedia y es un programa muy completo con comedia blanca”.

Este proyecto aparece cuando los reality shows están en apogeo, ella comenta: “Es como un reality, aunque no es precisamente un programa de estos. Nos llevamos cámaras y grabamos al artista sin ningún libreto, sin apuntador, llegan tal cual al mercado, a la carnicería, a vender tamales y ahí están atendiendo a la gente y todo es natural, nada es preparado. Al trabajador del oficio también lo ponemos a hacer lo del famoso, es muy divertido ver como se equivoca una y otra vez, le da pena y es lógico porque si yo con tantos años de experiencia me pongo nerviosa, imagínate alguien que nunca había estado frente de una cámara”.

Sobre los programas sin guión, refiere: “Yo empecé con esto hace más de 20 años en el Balcón de Verónica, sin guión, yo me salía con una cámara escondida caracterizada o como yo, e iba a abordar a la gente, a hacer cosas, todo era improvisado. A mí me gusta mucho la improvisación, lo aprendí de un gran maestro que fue Paco Stanley, con él empecé a trabajar. Yo no llevaba un escritor atrás de mí, salía a hacer bromas y entrevistas chuscas, chistosas. La gente me dice tú eras YouTuber cuando YouTube ni siquiera existía”.

“Me gusta mucho trabajar con la gente real, con la gente natural, disfruto más grabar en un mercado, en la calle con la gente, que estar en un foro con el maquillaje y el glamur. Luego hay gente más chistosa natural que los que se hacen chistosos como actores. ¡Encuentras tanta gente espontanea!”, añade.

actriz_feb_02Sobre los YouTubers que sin producción ni preparación saltan a la fama, opina: “Duran dos meses, son estrellas fugaces, dices ‘¡guau cinco millones de seguidores!’, pero van vienen, desaparecen de la noche a la mañana. Yo, el año pasado cumplí 30 años de carrera ininterrumpida en la televisión, con comedia blanca, sana, familiar. No me gustan los programas de televisión donde se ponen a decir puras groserías, mentar madres, para mí eso es fácil y barato, lo más difícil es con ingenio, cosas más sanas”.

Tras remitirnos a sus orígenes profesionales, primero bromea sobre el tiempo transcurrido y su memoria, para luego narrar: “Estudie la carrera de periodismo y comunicación colectiva, o sea que sí fui a la escuela, por si alguno lo dudaba. Desde que yo era estudiante empecé a trabajar en Televisa como reportera en Eco, hace 30 años, mis jefes fueron Jacobo Zabludovsky y Paco Stanley; ahí inicié con una sección cultural que nadie veía, era de lo más aburrido del mundo, yo sacaba mis semblanzas de Van Gogh, de Mozart… Era el momento de vamos al baño, y eso a mí me frustraba”.

“Un día mientras buscaba una nota en la calle, vi a unos muchachos de secundaria, de pinta, me acerqué con cámara y micrófono, cuando les dije que sus padres los verían en televisión, por consiguiente sabrían que faltaron a la escuela, corrieron y se taparon los rostros: ¡la nota encantó! Todo el mundo lo vio. Me aplaudió Paco Stanley y Benito Castro, se rieron y yo dije: “¡está es la clave!”.”

Era traga años, salía con uniforme de secundaria a fingir que se ligaba a los adolescentes, por ejemplo, empezó con la cámara escondida, estuvo en Ándale, luego en Llévatelo, siguió Pal Norte, pero el programa donde con el que es más recordada, es el que tuvo a su cargo El balcón de Verónica.

También ha incursionado en la actuación melodramática,  participando en telenovelas y programas unitarios como La Rosa de Guadalupe y Como dice el dicho, sobre el drama nos comenta: “Me encanta porque me salen las lágrimas naturales”.

Hoy nos invita a ver el programa Cambiemos de Chamba a las 9pm los sábados por A+ donde por ejemplo ya estuvo Pedro Sola haciendo tortas, pronto veremos a Anette Michel de mecánica y sobre sus víctimas soñadas, nos dice: “Me encantaría tener al Piojo Herrera, por esta vía lo invitó, y a Luis García que es un señor, muy guapo y bien vestido, verlo cómo se ensucia las manos”.

Se describe: “Como profesional soy perfeccionista, encuentro errores y defectos hasta debajo de las piedras, soy muy exigente cuando trabajo. Puedo ser muy buena amiga de mis compañeros de trabajo, pero cuando hay una situación laboral que pueda afectar el programa, yo tomo las riendas porque yo soy la productora, yo dirijo, yo doy la cara por este programa. Soy muy exigente conmigo misma, no sólo en el contenido, en mi persona, me exijo hacer ejercicio aunque esté muy cansada, el tenerme que cuidar de la dieta. El trabajo siempre lo hago una y otra vez hasta que quede bien. Soy una mujer muy luchona, siempre he tenido trabajo porque nunca quito el dedo del renglón, me gusta mucho trabajar”.

“Como persona soy una mujer muy sensible, insegura, aunque no lo puedas creer, muy solitaria, tengo dos hijos a los cuales amo con toda mi vida y soy muy familiar. No tengo muchas amistades, muy sola y me gusta disfrutar de estar con mi familia y hacer cosas sencillas. Me visto muy sencilla cuando no estoy grabando, me considero buena madre”, confiesa.

Sobre el futuro nos dice: “Nunca me imaginé que iba a trabajar en TV Azteca, es mi primera vez. Estuve toda mi vida en Televisa, la vida te trae sorpresas y este es un escalón más en mi carrera y no tengo una meta definida, pero en algún momento voy a llegar a un lugar que no me imagino”.

Redes Sociales

Instagram veromaciastv

Twitter @veromaciastv

Facebook Verónica Macías Conductora TV