Turquía, mosaico de civilizaciones

Por: Josué Cruz

turquia_marzo_01

En esta ocasión hablamos de una nación que conserva vestigios de los asentamientos urbanos más antiguos, cuyo territorio alguna vez fue el límite de la Europa caucásica, luego sede del Imperio Otomano, hoy Turquía, convertido en un esplendoroso mosaico cultural.

Se extiende por toda la península de Anatolia y Tracia en los Balcanes. Tiene fronteras al noreste con Georgia, al este con Armenia y la República Autónoma de Najicheván (perteneciente a Azerbaiyán), al sureste con Irán, al norte con el mar Negro, al oeste con Grecia, el mar Egeo y Bulgaria, al sur con Irak, Siria y el mar Mediterráneo. Sólo de pensar en todas las culturas con las que convive, sumado a todos los conflictos en los países vecinos, nos da una idea de lo compleja que es esta civilización.

turquia_marzo_02

Tiene una superficie de 783 mil 562 kilómetros cuadrados donde habitan casi 80 millones de personas, de los cuales el 90% sigue la religión musulmana, más del 80% de estos pertenecen a la rama sunní del Islam y alrededor de más del 10% a la Alevi.

Tan sólo en Anatolia se han encontrado evidencias arqueológicas de una cultura neolítica que floreció por el año 7 mil antes de Cristo, hay quien lo considera el primer asentamiento urbano en todo el mundo. En una cueva en Karain hay indicios de un asentamiento humano de por lo menos hace 25 mil años de antigüedad.

turquia_marzo_03

Así Çatalhöyük (en Anatolia) conserva ejemplos singulares de la arquitectura y el paisaje pintura doméstica temprana, así como objetos sagrados del culto diosa madre, con los más antiguos hallazgos que datan del año 7400 antes de Cristo resulta clave para entender los misterios de los principios de la agricultura y, por lo consecuente, de la civilización.

Su actual capital, Estambul, fue fundada por griegos, conquistada por persas y luego por romanos quienes ahí erigieron una sede alterna del Imperio, la cual sobrevivió a la caída de Roma que sucumbió poco a poco ante las invasiones bárbaras y contradicciones internas. Ya en el medievo, Bizancio era la única potencia estable y la barrera contra la presión de las conquistas de los ejércitos musulmanes.

turquia_marzo_04

Paradójicamente fueron los cruzados europeos, quienes traicionando una alianza, en 1204 durante la cuarta cruzada, le dieron el golpe del cual no se levantaría el último vestigio del Imperio Romano. En una expedición, supuestamente para recuperar Tierra Santa, aprovechando que los bizantinos estaban con la guardia baja, en teoría eran aliados, tras recibir refugio, saquearon la ciudad durante varios días. Ni las iglesias, ni los monasterios se libraron del saqueo y la devastación, en la misma Santa Sofía fueron destruidos el iconostasio de plata y varios libros y objetos de culto; con ello quedó de manifiesto que el verdadero objetivo de las cruzadas poco tenía que ver con motivos religiosos. No se recuperó nunca del daño recibido e incapaz de defenderse Bizancio cayó en manos musulmanas en 1453. El conquistador otomano, Mehmet II, y sus sucesores se denominaron a sí mismos herederos legítimos de los emperadores bizantinos, hasta el derrumbamiento del imperio otomano tras la Primera Guerra Mundial.

turquia_marzo_05

La República de Turquía fue establecida por Mustafa Kemal Atatürk, el 29 de octubre de 1923, la capital fue trasladada de Constantinopla a Ankara.

En Estambul aún están lo que fue la iglesia de Santa Sofía, la Divina Sabiduría o Hagia Sophia (griego: Άγια Σοφία, turco Ayasofya Müzesi) es la antigua catedral cristiana de Constantinopla, convertida en mezquita en 1453 y en museo en 1935. Dedicada a la segunda persona de la Trinidad, es una de las obras más sublimes del arte bizantino. Fue construida del 532 al 537, durante el mandato de Justiniano I en Constantinopla. El edificio fue cubierto de plata, con una cúpula central sobre pechinas y cuatro arcos, sostenidos a su vez por cuatro columnas. Todavía conserva sus bellos mosaicos bizantinos.

turquia_marzo_06

Otra huella del grandioso pasado es la ciudad antigua de Aphrodisias, cuyo templo data del siglo III a.C. y la ciudad del siglo II, famosa por las canteras de mármol y por el arte de esculpir estatuas.

Imperdible, Hattushah, en la provincia de Çorum, nada menos que la capital del imperio hitita a finales de la Edad del Bronce, se han conservado templos, palacios y fortificaciones; aún se alcanza a apreciar la rica ornamentación de la Puerta de los Leones, de la Puerta Real y el conjunto de arte rupestre en Yazılıkaya.

turquia_marzo_07

Uno de los ejemplos más conocidos de su rica gastronomía es el kebab, cuya clasificación se hace teniendo en cuenta cómo se cocina la carne: El “şiş kebab” es carne troceada en forma de cubos a la parrilla; por su parte el “döner kebab”, apila capas de carne picada alternándolas con filetes de pierna del cordero sobre un espetón vertical que gira lentamente delante de una parrilla, sí los tacos al pastor que en México comemos tienen esa influencia.

Hoy Turquía es una economía pujante con un importante crecimiento económico y aunque sufrió una desaceleración en los últimos dos años y una devaluación de su moneda, su posición privilegiada y su dinamismo le conservan un lugar como protagonista del concierto internacional.