María Fernanda Yepes: ¡María Magdalena somos todas!

Por: Kury Galeana / Fotografía Mario Torres

actriz_marzo_01En esta ocasión platicamos con una de las mujeres más bellas de la televisión latinoamericana, María Fernanda Yepes. En Sin senos no hay paraíso conquistó a las audiencias y se consagró al protagonizar la primera versión televisiva de Rosario Tijeras.

Debutó muy joven en el melodrama colombiano La Diva, su belleza y talento rápidamente le abrieron las puertas y los llamados se multiplicaron; en México la hemos visto protagonizando La teniente (TV Azteca) y antagonizando La piloto (Televisa). Actualmente encarna uno de los personajes más controvertidos de la historia universal, nada menos que María Magdalena, en una coproducción Sony Pictures/TV Azteca.

La actriz reconoce que hace años no hubiese podido interpretar al personaje, pues tuvo que adquirir la madurez física y profesional para ello, emocionada declara: “Me identifico en todo con ella, porque creo que es la representación femenina en la Tierra”.

A nuestra entrevistada le ha tocado interpretar principalmente mujeres empoderadas, no aquellas que se la pasan llorando todos los capítulos, explica: “Simplemente antes se contaban otro tipo de historias, menos reales más ficcionadas. También el mundo tal cual va evolucionando, así como la industria, cada vez estamos más comunicados a través de las redes sociales y la tecnología, digamos que las historias se van volviendo más reales, menos de cuento de hadas”.

Sin embargo, en la televisión aún conviven aquellos personajes femeninos de llanto fácil, con aquellas mujeres cuya fuerza resplandece en la pantalla, cuando preguntamos a qué atribuye María Fernanda Yepes que le ofrezcan papeles de mujeres fuertes, responde: “No sé, no me corresponde a mi decirlo, simplemente soy una apasionada de mi trabajo. Me encanta lo que hago y creo que cuando una ama lo que hace no hay falla, soy bastante clavada, como dicen los mexicanos, con mi trabajo, cuando me meto en un personaje, me meto hasta el fondo, desde todos los ángulos lo vibró, lo respiro.

Con María Magdalena fue algo muy particular, yo no hice casting para este personaje, a mí me hicieron la llamada telefónica, donde me dijeron vamos a hacer esto y queremos que seas esta mujer y yo no cabía de la emoción, gritaba daba alaridos desde mí casa, decía ‘¡no puede ser, ya me escogieron!’. No sé si es un tema de energía, tal vez hay carisma, tal vez soy empática con las mujeres, yo lo único que te puedo decir es que amo mi trabajo y lo hago con mucha pasión”.

actriz_marzo_02Por muchos años María Magdalena fue vista como la prostituta bíblica, hasta hace poco se empezó a revalorar, la actriz expone: “Se traduce hasta en cómo nos ven hoy en día a las mujeres, las mujeres fueron mucho tiempo concebidas por el hombre para hacer hijos y hoy en día nos hemos dado cuenta que hay que revalorarla, rescatarla y validarla, la mujer tanto como el hombre; lo femenino no puede existir sin el masculino y el masculino no puede existir sin el femenino. El gran reto que tenemos los seres humanos es encontrar ese equilibrio que muchos años estuvo desbalanceado…

En esa balanza eran los hombres los que ejecutaban, los que hacían, los que se llevaban todos los aplausos y la mujer hacía un trabajo muy importante, pero muy poco valorado que era el de la casa y hoy en día también sigue siendo muy poco valorado y remunerado. Entonces, que bonito que estamos en ese despertar, yo creo que ella era acuario, la femenina, el momento del despertar femenino pero desde la conciencia”.

Si bien aún hay mucho por hacer, estamos viviendo una revalorización de la imagen de la mujer, reflejada en la reconstrucción del personaje de María Magdalena. María Fernanda se manifiesta en pro de la reivindicación femenina pero mantiene su distancia del feminismo radical, expone el proceso: “Es una labor que hemos hecho nosotras durante muchísimo años, de irnos dando cuenta de lo poderosas que somos e irnos ganando ese puesto en la sociedad, una lucha constante, es momento de irnos uniendo como tribu, unirnos más; no trabajar por separado, sino unidas en red, porque justas podemos ser muy poderosas, lo importante es que entre nosotras nos reconozcamos y nos aceptemos”.

El abordaje del personaje no fue sencillo: “Hay muchísimas teorías acerca de ella, incluso cuando empecé a estudiarla, dije ‘¡Dios, ¿a qué le creo?!’, pero mira, dejando de lado todo aquello que nos dijeron, que podría traducirse como un chisme, como cuando te cuentan y una persona te dice lo otro y otra persona te responde esto, yo me fui a la esencia, una mujer absolutamente bondadosa, amorosa y con un poder interno que ella lo sabía, ella es una maga, una mujer sabia por naturaleza. Creo que las mujeres somos eso, por eso he dicho en otras entrevistas y lo sigo diciendo ‘María Magdalena somos todas’. Todas las mujeres tenemos ese poder interno, primero nos dieron ese regalo de dar vida y luego de sostener la vida, de contener una relación. ¿Qué sería el mundo sin nosotras, las dadoras de vida? Me parece súper inspiradora, yo hasta lloraba con los textos de esa mujer”.

Tras ver el primer capítulo, vemos una María Magdalena más valiente que el resto de los apóstoles, le comento y la actriz reafirma: “Totalmente, incluso ella fue la única que no abandonó a Jesucristo en la cruz. Ella y María fueron las personas que estuvieron hasta el último momento con él, mientras que los apóstoles salieron corriendo muertos de miedo y ella súper valiente dijo: ‘¡No! Yo me quedo con él porque es mi Señor, lo amo, lo adoro profundamente y aquí estoy’. Las mujeres no abandonamos el barco, ¡no señor!, cuando amamos de verdad un ideal o cuando defendemos a nuestra gente, a nuestra tribu, ahí estamos hasta las últimas consecuencias”.

actriz_marzo_03

Sobre el reto que implicó el papel, reconoce: “Lo más difícil es no interpretarla, no crear un personaje, simplemente dejarme permear por ella. No sabemos quién era, es un personaje que tiene mucho misterio detrás de él, y yo no me quería equivocar, lo más difícil es ser muy respetuosa”.

Evidentemente, hay un director y guionistas que construyen una buena parte del personaje, por lo que los actores quedan un poco acotados, cuestionó a la interprete, ¿si hubiese tenido más injerencia, que hubieses añadido?, ella responde, tras un suspiro: “Tal vez yo me hubiese adentrado un poco más en explorar la relación de ella con Jesús, que siento que la pudiéramos hacer en una segunda temporada”.