GESTIONAR LAS EMOCIONES DESDE EL VIENTRE MATERNO

Por: Raquel Estrada / Psicoterapeuta y Orientadora en Tanatologia.

psicologia_abril_01El desarrollo emocional inicia desde el vientre materno y la encargada de gestionar esas emociones es la madre quien conducirá el futuro del bebé.

Vívette Glover, psicobióloga perinatal del Imperial College London, nos explica que con base a estudios y pruebas realizadas por la investigadora y su equipo de especialistas, demuestran que una adecuada conexión de la madre con el bebé favorece su desarrollo ya que existe una íntima y poderosa relación entre las emociones de la progenitora durante el periodo de gestación y la forma en que el feto crece en el útero, esas emociones repercuten en la vida posterior del niño.

Cómo se sabe el alcohol, el tabaco y una mala alimentación afectan negativamente. La ciencia da un paso más y ha descubierto que las emociones desfavorables de la madre durante el embarazo tienen un impacto directo en el desarrollo de su hijo. 

Análisis de la investigadora sobre los niveles de ansiedad de la madre durante el embarazo. 

Realizó una medición con miles de mujeres en estado de gestación y las mujeres con trastorno de ansiedad podrían multiplicar los niveles de hiperactividad en el niño, pudiendo desarrollar en la niñez: déficit de atención, trastorno de ansiedad, hiperactividad y problemas conductuales, que los pueden llevar a delinquir.

Recomendaciones de la Dra. Vivette Glover: es importante cuidar la salud, física y emocional de la Mujer en el embarazo y también que los profesionales deben estar al pendiente del estado emocional de su paciente y de encontrar situaciones  anómalas darle el apoyo que requiere. 

Conexión madre e hijo

Es el vínculo que se establece desde el primer momento de la concepción, no solo comparten el mismo cuerpo sino también están unidos por medio del amor, el cual crece con el paso del tiempo y cuando el bebé nace esa conexión se vuelve asombrosa. 

“Una conexión segura estimula y acrecienta la autoestima de los niños con el paso de los años. Además, favorece el desarrollo de su autonomía y personalidad desde la primera etapa”.

Nutrientes emocionales para el bebé 

Si la madre come frutas, el niño va a recibir esas vitaminas por medio del cordón umbilical, lo cual es benéfico para su crecimiento, además debe llevar una dieta saludable que incluya proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y suficiente agua. Pero esto no es suficiente, si la madre emocionalmente se alimenta de miedo, estrés, tristeza, inseguridad y ansiedad, su pequeño crecerá robusto por los nutrientes recibidos pero emocionalmente débil. 

Como se menciona, es importante que no solo cuide su alimentación y su físico, también preservar las emociones positivas por la salud mental del pequeño. 

“Numerosos estudios científicos sostienen que en aquellos embarazos en los que las madres han tenido un mayor nivel de estrés o ansiedad, los niños han tenido mayores problemas de hiperactividad y han sido más proclives a tener problemas de conducta, ansiedad y dificultades de aprendizaje”. 

Estimular con música al bebé

Está comprobado que la música en el periodo de gestación, no solo genera paz y tranquilidad, sino también estimula las emociones. La resonancia vibratoria activa millones de células cerebrales, favoreciendo el desarrollo de este órgano. 

¿Qué música es la más adecuada durante el embarazo? 

El investigador inglés Michele Clements, después de haber estudiado durante años las reacciones del feto en relación a la música, llegó a la conclusión de que las melodías de Vivaldi y de Mozart, calman y relajan al Niño, por los acordes armónicos y agudos. “Sus ritmos y sus melodías estimulan, además, la creatividad y las áreas del cerebro especializadas en favorecer la motivación, aumenta las defensas y fortalece la capacidad neurológica del bebé”. 

Cuando los padres no solo le platican sino también le cantan acompañados de música, están transmitiendo sentimientos de amor, tranquilidad, cuidado y seguridad entre otros. 

 

Canción de cuna 

A dormir 

A dormir, a dormir,

a dormir, mi bebito.

Que tus sueños sean siempre

de amor, cariño y paz.

A dormir mí bebé

que los ángeles van

a cantarte y cuidarte

para que duermas en paz.

A dormir, a dormir,

a dormir, mi bebito.

Que tus sueños sean siempre

de amor, cariño y paz.

A dormir mí bebé

que los ángeles van

a cantarte y cuidarte,

para que duermas en paz.

Padre, ¡bien padre!

psicologia_abril_02

El futuro Papá deberá vivir esta bella experiencia conectado con su pareja y su bebe. ¿Quién dijo que el embarazo lo debe vivir solo la mujer? Los hombres, aunque no llevan un bebé dentro ni den a luz, cuando saben que esperan un hijo viven una experiencia única, emocional y una inmensa alegría. Leo cuando recuerda lo que experimentó cuando se enteró que iba a ser papá: “Sentí mucha emoción porque era un hijo deseado, pero también miedos y sentimientos que nunca había experimentado”.

Aunque se piensa que la protagonista es la madre, el hombre cumple un papel importantísimo, acompañar a su mujer y conectarse ambos con su hijo. 

Ser un Padre ¡bien padre! es amar incondicionalmente a su familia, cuidar a su pareja  para que se sienta amada, protegida y esas emociones las transmita al nuevo ser que está por llegar. 

“Los pies más pequeños hacen las huellas más grandes en nuestros corazones”.