El mundo de Rossy Alcocer

Por: Rosaura Cervantes Conde / Fotografía Mario Torres / Archivo personal

pintora_abril_01

La pintura literalmente le dio la vida a Rossy Alcocer. Fue a través de los colores, los lienzos y los pinceles que empezó a vivir, a transformar y a crear su propia historia, y la historia de todos aquellos a los que ha tocado.

Ama el cuerpo desnudo a los que teje una historia dura, Rossy se rebela contra la injusticia, es crítica, es analítica y no se calla, se manifiesta, y lo hace de la forma que ella conoce muy bien, a través del Arte.

La maestra Rossy Alcocer es pintora, escultora, muralista, ceramista, empresaria e incansable promotora del Arte. Nació un 30 de julio en Zacatlán de las Manzanas, en el hermoso estado de Puebla, uno de los muchos motivos por lo que el arte de la talavera corre por sus venas, y esto lo menciono, porque ella misma ha decorado varias piezas, algunos tibores están en la sala de su casa y lucen espectaculares.

pintora_abril_02

En estos momentos su obra se concentra en violencia de género. Tiene un proyecto de exposición bajo el título Un Grito por la Equidad de Género, en el que ella expondrá seis obras de 30. Señala que será multidisciplinaria, y estará presente, además de la pintura, la escultura y la poesía. Su voz es firme, de guerrera, de un ser que toma las riendas para abrir paso, construye camino a los sin voz, y añade: “¡Es un tema del que se tiene que hablar!, porque el gobierno lo quiere in-visibilizar, cuando está más visible que nunca, lo mejor de todo, es que uno de mis invitados está en la transición de género (de hombre a mujer),  además es un artista reconocido que tiene incluso esculturas monumentales en lugares públicos, y justo, quienes toman una decisión así, son quienes más sufren por violencia de género”. Cerramos el tema de su invitado con una gran frase y aplicable a todos: “No hay mejor cosa que puedas hacer en el mundo, que ser tú mismo”.

pintora_abril_03

Rossy Alcocer no solo se ha puesto la camiseta contra la violencia de género, se la ha tatuado y esto viene de mucho tiempo atrás, a ese dolor le pone pinceladas de color, de vida… Menciona un cuadro que ella pintó y admite que le causa conflicto verlo, y exhibirlo todavía más, “es un cuadro fuerte, estéticamente hablando no es un cuadro bonito, porque ni siquiera está pintado como ser humano tal cual, no hay técnica, la idea era hacer un grafiti para la exposición Historias de Asfalto en la Escuela Bancaria y Comercial…

Nos platica cómo llegó la inspiración para esa obra: “Hay días que no estas inspirada y la idea no llegaba. En ese momento yo tenía mis panzas -moldes de panzas de embarazo reales, en las cuales yo pintaba: si tú ves cada una de las panzas significa vida, amor, observa los colores, lo que estoy proyectando, mi intención con ello es el amor y es vida”, con este proyecto conoció muchas historias pero hubo una que le marcó…

Se trató de una historia muy cruda, fue un caso de violación de padre a hija y la persona que conoció, fue producto de esa acción, recordar el momento cimbra aún a Rossy, la lleva a reflexionar, a pensar mundos alternos en los que pueden caer estas personas que han vivido estas amargas experiencias si no confrontan su realidad, se llega a la frustración, el dolor, el rencor, de morir en vida o ser totalmente lo opuesto, que son contados los casos. “Salí de ahí como zombie, llegué al estudio, me senté frente al caballete y para la tarde ya estaba terminado. En ese momento me paro frente al cuadro, cuando lo miré me dio escalofrío, quedó la obra muy violenta, hice una versión libre a partir de la historia que había escuchado horas antes con otras: una niña embarazada del papá, drogándose con un niño en brazos, en una vecindad, con unas escaleras arriba y una soga donde supuestamente el padre se había ahorcado; justo detrás de la soga, la muerte vestida de virgen de Guadalupe llena de sangre. El cuadro lleva por título: La Princesa de Papá.

pintora_abril_04

Esta charla tuvo muchos matices, muchas confesiones, mucha de la esencia de Rossy Alcocer. Compartió que esta serie la ha llevado a la catarsis, aunque también en general la pintura lo ha sido. Nos lleva a un pasaje de su infancia: “…estaba en el porche, y mientras las otras niñas hacían su tarea, yo me iba a una esquina, me sentaba en el piso y yo pintaba y pintaba, lloraba y lloraba, dibujaba y dibujaba y lloraba y lloraba. Toda la vida yo lloraba, pero solita, y hasta la fecha cuando estoy triste o tengo un problema, me aíslo.

Desde siempre le gustaron las bellas artes, durante su infancia vivió en la Casa Hogar Graciela Zubirán, donde perteneció a la orquesta típica, al grupo de ajedrez -llegando a las nacionales de ajedrez, compitiendo con adultos-, practicaba gimnasia, natación, y estaba en esto cuando llegó la oportunidad de una beca cuando abrieron los Centros de Educación Artística CEDART, y la directora –Graciela Zubirán-, la eligió a ella y a otras seis chiquitas para que ingresaran. Sus ojos se hacen grandes al pronunciar que ahí tomaba clases de teatro, danza, taller gráfico: ¡Yo era la más feliz del mundo!

Dentro de su desarrollo académico cita el (INBA) CEDART Diego Rivera (1982 – 1985), impartió clases de Cerámica Decorativa CERADEC (1995 -1998), Aplicación Óleo, Acrílico y Acuarela (2007-2010), Restauración de Obra Gráfica de Papel Academia de San Carlos (UNAM) (2010), Estudio de Perspectiva e Historia del Arte, y actualmente estudia Pintura del Renacimiento.

pintora_abril_05

La maestra Rossy Alcocer nos remonta a cuando ella impartía clases de pintura en cerámica, que eso surgió a partir de la crisis económica de 94-95 en que perdió todo, más ese maravilloso espíritu guerrero y parte tuvo que ver el hermano de Cantinflas, Ing. Eduardo Moreno,  que sabía del talento y de la calidad de las piezas que entregaba, “me encargó varios nacimientos que serían sus regalos navideños y todos quedaron tan fascinados que me propuso que abriera una escuela”, así fue cómo, dentro de las cenizas salió su Ave Fénix.

Ya que hablamos de crear, es madre de tres talentosos hijos: Rafael y Jennifer Reyes, y Paola Alcocer (baila tango a nivel profesional), sus otros hijos, sus proyectos comprende la academia Alcoceramic´s (1997-2003), el taller de Fabricación Cerámica de Diseños Propios (1999-2003),  y en 2005 del Concepto Embaraz_arte. Ha pintado murales para el desaparecido Conaculta, 10 murales para el Municipio de Cuautitlán Izcalli y dos en Tlalnepantla de Baz, Estado de México.

Durante la etapa de consolidación, “llegó la invitación para que participara con Pintoras Mexicanas, donde se dio la oportunidad de exponer primero en Chihuahua, para continuar a Chicago y Texas, y al final me convierto en gestora de Arte”.

pintora_abril_06

Ha participado en 13 exposiciones individuales, las cuales dieron inicio en 2009 en la Galería Café Ángeles y Demonios; La Semilla del Amor, en el Centro de Maestros Luis Álvarez Barret SEP en 2012; Amor por la Vida, en Donceles 66 (2014); Encuentro y Conversación en Julio 2014 en el que se rindió Homenaje a la Mujer en la Dirección General de Actualización de Maestros.

Nos lleva a un recorrido por sus cuadros, y comienza con “La Mujer Empoderada”, “yo siento que una mujer para que se empodere, primero debe leer, no necesariamente tiene que ser académica aunque sí creo que siempre debe darse a la tarea de estar estudiando, investigando, independientemente a lo que te dediques: te empoderas desde la información, de ahí emerges, pero qué pasa cuando la sociedad impone que debes ser madre, y además que debes ser buena madre porque esa es tu función, y que tienes que ser todo corazón, tener buen cuerpo para que seas aceptada, traer el cabello largo porque se considera sensual, entonces, la mirada de esta mujer es voltear al cielo pidiendo clemencia, y hay momentos en los que siente que tiene el mundo en sus manos, pero qué pasa, el sueño empieza a derretirlo , sus sueños ahí se quedan; las lágrimas están escondidas porque no puede llorar.  Al final, si observas la mano que está arriba, la mujer decide que sí puede y por eso está más largo y desproporcionado el puño está más grande porque significa fuerza.

“En otra de mis obras, está la mujer que “le dice” al cirujano plástico: “moldéame, créame, hazme, porque yo me siento plena”.”

“Hice otro que fue para la exposición de Da Vinci en que coloco a la mujer frente al hombre, hay equidad, no tenemos por qué competir <aquí tu dibujas, y yo pinto>

pintora_abril_07

Añade: “Otro tema que me preocupa y me ocupa, es que debemos estar orgullosos de nuestras raíces y de nuestra cultura, porque si bien existe tanta arquitectura, pero esta misma al final está enterrando nuestra cultura, nuestras raíces, porque nos estamos yendo a todo lo moderno.

Dentro de las exposiciones colectivas, destacan Sentimientos, en Casa del Ex Arzobispado de México (2008); Máscaras de Aliento, en Museo José Luis Cuevas (2012); Viajeras Pintoras Mexicanas, en Casa Michoacán, Chicago Illinois, E.U., y Expresión Colectiva Instituto Nacional de Bellas Artes y la Subdirección de  Educación e Investigación Artística en 2013.

Así como también se apasiona por los cuerpos, los rostros y las costumbres, también ha incursionado en remodelación y restauración, como son las bóvedas de la Pastelería Madrid que las hizo junto con Alberto Martín Yu y la restauración de las aplicaciones de hojas de vid en Palacio Postal.

Este mes participará en el proyecto “Sí a la vida”, en La Barca en Tlaxcala y para la cual le dieron un niño a intervenir, le añadió ropa, le diseñó un rostro, ¡creó una dulce pintora!

Para despedirnos nos comparte que su cuadro favorito es “Plenitud”, “es cuando por fin la mujer se da permiso y tira lo bueno, tira la bondad, y manda todo lo que no la deja crecer al diablo y dice ¡Yo disfruto! ¡Soy plena!

 

Redes sociales

Facebook: Rossy Alcocer Pintora

Embaraz – Arte

Instagram Rossyalcocerpintora

Correo: rossyalcocer@gmail.com