Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Cortesía de la oficina del diputado

politico_abril_01La Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados regularmente no es de las que más atención recibe de los medios; no obstante, eso está cambiando, pues existe un creciente debate sobre el rumbo que debería tomar dicho sector, así como el destino y monto de los apoyos gubernamentales, y por ello, charlamos con su presidente, el diputado Sergio Mayer.

Sobre los desafíos de la comisión que preside, destaca: “Hay muchos pendientes en el tema cultural, primero será buscar mayores beneficios económicos y apoyos para la cultura, es un tema que traemos como objetivo, mejorar el presupuesto. Tenemos una mesa de trabajo para la Ley Federal de Cinematografía, para ver cuáles son las modificaciones que se tienen que hacer o actualizaciones para fortalecerla. En temas de derechos de autor, estamos trabajando muy fuerte, estamos con las mesas de trabajo del patrimonio material e inmaterial, tenemos el pendiente dentro del derecho de autor y los registros”.

“Trabajar también para que, a través del Senado, logremos la firma del Tratado de Beijín que tiene que ver con los derechos de autor, interpretación.Estamos también trabajando con los temas del libro para sacar o hacer la tasa cero en librerías y poder extender el plazo del precio único del libro para beneficiar a las librerías, estamos viendo si es viable”, añade.

Al mencionar el tema del precio único que prohíbe los descuentos en libros que se editaron hace menos de 18 meses, le comento que eso ha encarecido dicho producto y ampliar el plazo podría ser contraproducente, el diputado alega: “Lo que están pidiendo es que sean más de 18 meses, que se vaya a 24 o a 36 para que haya mayor competitividad, igualdad de condiciones de las librerías importantes y grandes con las pequeñas. Es para que haya una competencia leal porque las librerías grandes pueden sacar de repente una promoción, pero tienen una librería chica al lado y no es favorecida con ello”.

Otro tema son los apoyos a las industrias culturales, que si bien son necesarios, la historia ha demostrado sus riesgos, por ejemplo en los ochenta el negocio de muchas productoras cinematográficas era realizar cintas en un costo menor al apoyo, si alguien las veía o no, ya no era importante, se había obtenido utilidad, se hacían películas en tres días, repetitivas y de nula calidad, ante el riesgo de repetir el esquema, expone: “Por ello hay reglas de operación y las bases las pones con ciertas condiciones, me parece importante que haya un manejo más abierto en todas las áreas, no solo en el cine, sino que los presupuestos sean más abiertos y que se conozca en qué se está llevando a cabo”.

politico_abril_02

El tema de los recursos también es delicado, sobre todo en un país con tantas necesidades en sectores como el de salud, el diputado comenta: “Son cosas completamente diferentes y tiene que haber presupuesto para todo, hay prioridades en salud, en educación, en cultura, si todo se lo dedicas a un solo tema, ¡Imagina! A mí me parece que la cultura, la educación así como la ciencia y tecnología están ligadas a todo. Si nosotros tenemos buen presupuesto para estos rubros, vas a mejorar muchas condiciones, el estilo de vida y de la forma de vida de los ciudadanos. Es mejor prevenir que solucionar, si educas a la gente con una cultura del deporte y de la buena alimentación, de una responsabilidad social, vas a tener menos enfermos; no puedes estar dedicando tu presupuesto sólo a solucionar el problema, hay que ir a las bases, hay que atacarlo desde el principio”.

“Las enfermedades hay que combatirlas que genera un gasto, la cultura y la educación son una inversión a corto mediano y largo plazo. Entonces, hay que tener esa conciencia de que podemos lograr cambios importantes a través de esas áreas. Tenemos fuga de genios porque muchos se han ido a trabajar o a estudiar a otros países, porque aquí no se les da el apoyo y eso también pasa en el tema cultural y educativo, en ciencia y tecnología ¿Qué te digo? Según la OCDE, los países más felices, los escandinavos, son los que más dinero han invertido en educación y en cultura. Está ligado de manera directa, mientras más dinero inviertas en educación y en cultura, menos necesitaras en seguridad y salud”, expone.

Aclara que cuando habla de cultura no se refiere solo a aquella enfocada en ciertas elites: “Lo que pasa es que todas las expresiones culturales deben ser observadas respetadas y apoyadas, y ello comprende desde las comunidades indígenas, y a su vez, con su arte culinario, su medicina, sus tejidos, sus diseños para sus vestidos, todo eso es cultura, de la misma forma que las bellas artes como la ópera, la danza, la música evidentemente. Tenemos que entender que hay una gran variedad de expresiones culturales y todas son importantes y válidas. Entonces si te vas a dedicar únicamente a la cultura comunitaria, pues es un error porque estas descuidando la cultura de elite. Nuestro artículo cuarto de la Constitución habla del acceso a la cultura y es un derecho”.

politico_abril_03

Sobre la vigencia práctica de dicho derecho, opina: “Hoy en día lo que estamos buscando es que el acceso a la cultura sea para todos como dice la Constitución, no puede ser elitista ni clasista pero tampoco populista, entonces tenemos que llegar a un punto medio. Los derechos humanos han sido un eje importante en la vida jurídica de nuestro país, pero a los derechos sociales y culturales, estoy convencido que no se les ha dado el lugar que deberían de tener”.

Si bien el diputado lleva más de tres décadas de carrera como actor y productor, ha sido visto como una desventaja por muchos, él responde: “De repente somos muy afectos a criticar y a descalificar, lo cual me parece tremendo es un tema que lacera, no a mí, lacera a México, a los mexicanos, a la discriminación, a la descalificación, a las críticas y muchas veces sin conocimiento y sin bases. El hecho de decir que por ser actor yo no podía estar en la comisión de cultura, por no ser intelectual, yo siempre lo dije, yo no vengo a pretender ser intelectual, yo vengo a trabajar por la cultura para la cultura y a buscar las mejores condiciones, la cultura es más allá de intelectuales. No es un tema que me ocupe, me preocupa sí, porque a través de redes nos encanta estar criticando, denostando cuando las personas están haciendo algo, le pasó a Yalitza, ve a Diego Luna, cuando alguien empieza a hacer algo a generar un cambio, como que no nos gusta”.

“Ser diputado es ser representante popular. Cuando yo dije que quería ser diputado, me criticaron mucho por ser actor. Eso es desconocimiento. La Cámara debe ser representada por todos los sectores y las expresiones sociales porque somos representantes”, argumenta.

Narra que desde hace tiempo le interesaba la política y participó en fundaciones así como en la sociedad civil, de hecho presentó como ciudadano una iniciativa de circo sin animales, la cual le generó incluso amenazas: “Desde que me di cuenta que como actor podía lograr cambios positivos o negativos en la gente, ya fuera con entrevistas, con acciones, porque para un grupo de gente te conviertes en un líder de opinión y te siguen. Dije: si la vida me ha dado esto donde a través de los medios de comunicación me pueden seguir o escuchar, puedo hacer algo positivo”.

Sobre su ideología, aclara: “Estoy con Morena pero soy independiente, compagino con la izquierda, pero tengo cosas de derecha, de centro y no estoy de acuerdo en ser tan radical”.

Reconoce que ha habido desengaños en su nuevo oficio: “Darte cuenta de que hay un sistema social, político y cultural que no te permite de repente hacer cambios. Hay sindicatos que lejos de ser positivos, son nocivos, hay movimientos y estructuras sociales que no te permiten esos cambios por más buena intención que tengas. Hay una película que se llama La ley de Herodes que marca perfectamente lo que sucede en nuestro sistema político, pero también en la sociedad.Llegas con muchas ganas de hacer cosas y de repente te frenan ideologías, compromisos, grupos que ven afectados sus intereses y que no te permiten seguir adelante con ciertas ideas”, concluyó.