Monero, heredero de Rius y el Fisgón

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Cortesía de Patricio Ortiz

periodista_abril_01La caricatura política mexicana tiene gran tradición y muchos exponentes, algunos muy destacados como es el caso de Patricio Ortiz, conocido simplemente como Patricio, quien con sus críticas brutales al sistema nos arranca una sonrisa y una reflexión simultáneas, además también es divulgador de la historia, un heredero de la tradición de Rius.

Sobre sus orígenes profesionales nos narra: “No tuve otra alternativa, lo único que hice durante mi etapa de escuela hasta la universidad fue hacer monitos, me gustaba mucho dibujar, leer historietas y demás. Yo no sabía que uno se podía dedicar a esto, dije: bueno, dibujo en mis ratos libres y en su momento me dedicaré a algo serio. Con el tiempo, al ir creciendo, empecé a conocer caricaturistas y demás, y me di cuenta que uno podía dedicarse a eso, entonces decidí dedicarme a ser monero de manera profesional. Tuve la gran fortuna de tomar un curso con el Fisgón que iba a durar varios meses que se convirtió en años, y ahí tuve una formación profesional como monero”.

“El Fisgón fue mi primer maestro directo y luego vino Rius con quien tuvimos la oportunidad de trabajar más de 23 años, fue una escuela increíble”, añade, orgulloso.

Retomando la tradición, comento que en ese entonces pocos criticaban al sistema con la palabra escrita, mientras que los moneros hacían pedazos al poder, él matiza: “Depende también de qué articulistas y de qué medios… Desde el 68, por ahí, la crítica política de los medios más fuerte era de los moneros, particularmente de Rius o quizá la más visible. En el caso de Salinas y Zedillo había mucha… no nada más represión, sino también cooptación, había mucha corrupción y mucha lana y muchos de los periodistas en los medios electrónicos, no nada más articulistas, que estaban chayotadísimos y felices echándole a los presidentes en turno. Había un sector de caricaturistas muy rejegos y muy combativos cuyo trabajo era muy visible y cuya critica era muy brutal. Entonces, quizá por eso se notaba más”.

Históricamente el Ejército suele ser poco criticado y por mucho tiempo se le considero intocable, sin embargo, es uno de los poderes que nuestro entrevistado suele colocar en los reflectores, sobre si le ha afectado, afirma: “No en realidad, como que ahora los temas que eran tabús en el pasado los puedes tocar sin ningún problema, depende un poco del medio, pero en general sin problema. Más bien hay otros temas con los cuales sí tienes que tener cuidado de qué tocar y cómo tocar, especialmente alguien como yo que vive en Veracruz, pues no te puedes meter con todo el mundo y con toda las cosas como si no pasara nada, tienes el problema de la violencia y el crimen en la cara”.

periodista_abril_02

Reconoce una autocensura de sobrevivencia básica: “Yo diría que no nada más con los caricaturistas, sino con los periodistas en lugares muy difíciles como Veracruz sí existe definitivamente una autocensura por preservación de la vida”.

La siguiente pregunta sería ¿por qué no se muda a otra entidad?, resignado responde: “Pues aquí está mi familia, aquí está mi vida, no tengo ganas de irme a otro lado. Además, sería una pena tener que irme exiliado,  y no creas que en otros lados está mucho mejor. Aquí está terrible, pero en todo el país está igual o muy parecido”.

Sobre el proceso creativo comenta: “Estoy al tanto de las noticias como cualquier periodista obsesivo de la información, temas que me interesa tocar y además, depende en qué estoy trabajando, porque hago tantos cartones diarios como cosas para la revista El Chamuco, libros u otro tipo de historietas, depende del lugar que voy a publicar lo que voy a construir”.

Los Miserables es una historieta de gran aceptación, misma que en varios aspectos me recuerda a La familia Burrón, el dibujante reconoce: “Sí, aunque no sea influencia directa y diga voy a hacer esto porque me gusta tal cosa, lo que sale a la hora de crear, en este caso una historieta, viene de las influencias que tienes atrás, desde luego ahí está La familia Burrón, Los Supermachos, Los Agachados, Boogie, el aceitoso y todo el trabajo de Fontanarrosa e incluso otras, películas. Decía alguna vez Ausencio Cruz que Los Miserables estaban muy influenciados en La Caravana y sus personajes y sí también pues sí son una gran cantidad de influencias que finalmente te llevan a crear algo nuevo”.

Los Miserables incluyen personajes que perfectamente se pueden ubicar hace 60 años o en pleno 2019, el monero expone al respecto: “Desafortunadamente no avanzamos mucho, quisiera yo pensar que ahora con este cambio de gobierno se podrá avanzar en algunas cosas, pero ese es mi deseo, no es una convicción, pero sí efectivamente seguimos tropezando con la misma piedra, lo que es un problema cultural y educativo que nos lleva a cometer los mismos errores una y otra vez, el no resolver los problemas”.

periodista_abril_03

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador, su crítica al sistema no ha cesado, explica: “Ahora es quizá más compleja: en estos momentos el poder no es nada más el presidente o los gobernadores, es muy amplio, está distribuido entre el poder político, los empresarios, el crimen, etcétera. Definitivamente los moneros criticamos al poder, pero también ahora la crítica requiere como un análisis más cuidadoso, más fino en una situación, en articular en dónde está ese poder”.

En El Chamuco, del que forma parte, hay intercambio de opiniones, sin censura: “Incluso hemos hecho cartones bastante bestiales sobre el presidente y sus decisiones. Nadie, ninguno de nosotros nos estamos regañando ni mucho menos, pero sí comentamos nuestro trabajo”.

Ha aprendido a no engancharse con las polarizadas redes sociales: “Yo llegué a la conclusión de que las redes sociales, especialmente el Twitter no es la realidad, sino que las redes sociales son las redes sociales que tienen una lógica muy particular y ahí no hay manera de salvarte. Tienes que saberlo, tú pones tú opinión y te va a llover de un lado o de otro, estar esperando que en esos espacios la gente se comporte de una manera muy tranquila, educada, es irreal. Aprendes a tomar lo que te interesa o te sirve y lo que no, ni lo pelas”.

periodista_abril_04Actualmente está presentando un libro de divulgación histórica, siguiendo la tradición de uno de sus maestros: “Es el primer tomo de una serie de cinco o seis libros, el proyecto se llama México antes de ser México y es la historia de nuestro pasado indígena que abarca desde el poblamiento del continente hasta la Conquista. Es muy del estilo de Rius, es decir, con monitos, con humor, y todo está hecho por mí, aunque en este primer tomo tengo una presentación que me escribió Rius, también un prólogo que hizo mi asesor y maestro de historia, Alfredo López Austin, quien me ha estado ayudando en la parte histórica, porque me interesa mucho que la información sea sencilla y accesible, precisa, actualizada y confiable”.

Hablar de historia en México es algo sumamente politizado y el mismo personaje, dependiendo el autor, puede aparecer como un santo o el mismísimo demonio, Patricio trata de no caer en ello: “Es una de las cosas que trato de evitar, incluso en el primer libro se presenta qué es el debate científico, de cómo se genera el conocimiento y como surgen teorías a partir de descubrimientos, mismas que se vuelven como oficiales, pero después de un tiempo son desbancadas por otras a partir de hallazgos. En estos libros, más que decir la cosa fue así, se presenta como hasta este momento, pensamos que esto es así por esto y por esto. Los que lean los libros verán que está libre de ideas preconcebidas, dogmáticas y simplonas, por ejemplo cuando yo empecé con estos libros me sorprendía mucho que la gente se enfrasque en debates como lo del sacrificio humano, como si fuera me gusta/ no me gusta, porque estos me caen bien y estos me caen mal, un bando decía que no existían, lo inventaron los españoles y el otro sí, los indígenas eran unos salvajes, cuando simplemente la realidad es una, el sacrificio humano existía y era por tales razones, obedecía a una visión de mundo determinada, etcétera. Lo que van a encontrar en el libro son las explicaciones”.

Actualmente también trabaja en libros de recopilación de Los miserables, por ejemplo, y junto con su esposa que es investigadora educativa, Aida Jiménez, elabora libros de ecología el título, tentativo, del primero será: “Como combatir el calentamiento global desde la comodidad de tu hogar”.

Sobre la función de sus trazos externa: “Mi objetivo es dar mi opinión sobre un tema, obviamente ni tengo para nada la expectativa de que un cartón va a hacer que cambie la realidad de alguna cosa en particular, pero sí sumar mi opinión a la de otros, idealmente a la de otros muchos, que haga que cambien cosas y hemos visto que esa suma de opiniones finalmente sí cambia cosas”.

Para concluir nos dice por qué, nos gusta reinos de nuestras desgracias: “Por una parte es un mecanismo de defensa, por otra es muy reconfortante”.