PEÑA DE BERNAL — “El Tercer Monolito más grande del mundo”

Por: Soy Karla Aparicio y soy de Jalisco

aparicio_mayo_01

La Peña de Bernal es el tercer monolito más grande del mundo, luego del Peñón de Gibraltar, en el mar Mediterráneo, y del Pan de Azúcar, en Río de Janeiro, Brasil. Mide 288 metros de altura. Se dice que esta formación rocosa tiene una existencia de más 10 millones de años y que procede de un volcán que, a través de los años, se volvió inactivo y que la lava en su interior se solidificó. Posteriormente la erosión y el tiempo hicieron desaparecer el resto del volcán y quedó solo el magma sólido. En 2009 recibió el nombramiento de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, de la UNESCO.

Se localiza en el pueblo de Bernal, que pertenece al municipio de Ezequiel Montes, ubicado a 57 km de la capital del estado de Querétaro, en el kilómetro 200 de la autopista México – Querétaro (45). El pueblo fue fundado en el año de 1642, cuando varias familias españolas tomaron posesión de las tierras que eran habitadas por indígenas chichimecas, su fuente de subsistencia en la época del virreinato, fue la minería. En años recientes, Bernal se sostiene principalmente de las actividades turísticas.

aparicio_mayo_02En febrero de 2006 fue catalogado como «Pueblo Mágico» por la Secretaría de Turismo de México, «por sus atributos simbólicos, leyendas e historia», este calificativo fue otorgado como un reconocimiento a la preservación del patrimonio, tanto cultural como histórico.

Bernal tiene esa cualidad de pueblo mágico, de hacer que el tiempo pase mucho más lento que en las ciudades. Nunca hay prisa de nada.

Las actividades van desde realizar una caminata por su bello y colorido centro, entrando a las tiendas y a la fábrica de telas, hasta los tours más extremos, como subir la Peña de Bernal, ahora conocida como la Tortuga. Es una referencia obligada para escaladores de todo el mundo.

Pero Bernal no solo es un destino para aquellos que buscan la aventura, sino también un destino holístico por la energía que emana; es buscado asimismo por quienes desean tomar la vida más despacio.

Uno de los eventos que se realizan en la Peña de Bernal y que ha adquirido gran fama es el equinoccio de primavera, que se celebra el 21 de marzo. Este día, miles de personas vestidas con camisa blanca, se reúnen en la peña a tomar energía.

Para añadir un atractivo más a este regalo de la naturaleza, los sábados y domingos, la peña es iluminada en la cara que da al pueblo, lo que define mágicamente sus contornos en la profunda oscuridad de la noche.

 

LA GASTRONOMIA DE PEÑA DE BERNAL

aparicio_mayo_03

Nos cuentan que en los últimos años le han dedicado bastante a mejorar la oferta gastronómica, y ¡sí lo han logrado! La cocina típica de Bernal, cuenta con una variedad de menús para que pruebes y te deleites. Uno de los platillos típicos de Bernal más recomendados son las gorditas, una deliciosa alternativa que podrás encontrar en toda la ciudad y que deleita hasta el paladar más exigente: son hechas en maíz martajado, ya sea blanco o azul, y se rellenan con chicharrón prensado, carnitas o rajas con queso, para luego ser bañadas con salsa verde o roja, ¡un verdadero manjar! y lo mejor es acompañarlas con las típicas micheladas, que tienen su propio toque especial del lugar. Para nosotros las gorditas más recomendables son las de “El Negrito”.

Sumado a ello, otros platillos son los nopales en penca con guisado de chorizo o carne de res, las enchiladas serranas con cecina, las quesadillas, la barbacoa de borrego tapada con pencas de maguey o unas carnitas con puro sazón local que, en verdad, te fascinarán.

Entre sus opciones hubo una bebida que nos encantó: el flotante de vino tinto. Definitivamente, debes probar este refrescante cóctel que se prepara con nieves de limón y moras mezcladas con vino tinto.

Y aquí no termina el tour gastronómico, pues de regreso a la calle en donde teníamos el coche estacionado, nos encontramos un puesto de esquites de cuatro estilos diferentes y no pudimos resistir la tentación de comprar uno.

La experiencia culinaria que ofrece este pueblo mágico, te invita a probar los dulces típicos, elaborados con diversas frutas de la región: las natillas y chiclosos de leche de cabra, la nieve de guamishi, de pétalos de rosa, los jamoncillos, glorias, obleas, garapiñados y la cajeta, son opciones que forman parte de la gastronomía de Bernal y que pueden ser la excusa perfecta para regresar.

 

JOYAS ARQUITECTONICAS

aparicio_mayo_04

Templo de San Sebastián Mártir

Después de haber comido delicioso, nos topamos en el centro, con el Templo de San Sebastián Mártir, una verdadera joya arquitectónica, construido en 1700, el cual se localiza en la plaza principal. Más allá del punto de vista religioso, es sorprendente ver cómo se conserva y las piezas de cristal de sus interiores.

El Castillo

Otra joya arquitectónica de la Peña es El Castillo, inmueble de tipo virreinal, construido en el siglo XVII, es uno de los más importantes en la historia política de Bernal. En su torre frontal se distingue un bello reloj de origen alemán, el cual fue colocado para conmemorar el inicio del siglo XX. Actualmente, este edificio alberga las oficinas de la Delegación Municipal.

Además, cuenta con gran variedad tiendas y galerías de artesanías de todo tipo, y lo mejor es que podemos adquirir productos hechos ahí mismo de lana y manta, como rebosos, cobertores, tapetes. Los hay de todas formas, precios y diseños.

¡Sin duda, Peña de Bernal es una gran experiencia! Es un lugar muy interesante para visitar, te atrapa, te enamora, ya sea para hacer rappel, senderismo, o escalada, o como referencia culinaria por sus quesos y sus vinos, tema que abordaré en otro artículo.