EL BAÚL DE LA PREOCUPACIÓN

Por: Raquel Estrada. / Psicoterapeuta y Orientadora en Tanatologia/ racheles_03@outlook.com

psicologa_junio_02Me presento: Soy la preocupación, estuve guardada en un viejo baúl porque pertenezco al pasado y hoy decidiste que te acompañe, me tomaste de la mano y en cuanto te conectaste conmigo, te provoqué ansiedad, incertidumbre, angustia, cansancio, agotamiento, miedo, estrés, bajo rendimiento y en ocasiones no te dejo dormir y pasas noches de insomnio, porque te preocupa el futuro, la familia, el trabajo, la economía, lo que te pasa a ti y a los demás. 

Desde que suena el despertador, tu primer pensamiento es de preocupación  por cosas tan simples, como no seguir la dieta, si eres mujer, qué ropa te pondrás, y en el caso de ambos si eres atractivo(a) o no, tienes miedo a envejecer o a una entrevista de trabajo; también experimentas preocupaciones que te mantienen en vela como el pago de la renta o la hipoteca, deudas en tarjetas de crédito, la presentación que darás mañana en el trabajo…Todo eso es normal que te preocupe, pero no controlar las emociones es la antesala de la ansiedad y el estrés. 

Te ves al espejo y tienes ojeras, estás demacrado, tus ojos perdieron su brillo, se te cae el cabello, te han aparecido arrugas. Eres presa de la angustia, ansiedad, insomnio, jaquecas, problemas estomacales,  miedo y estrés; por lo tanto no te sumerjas  en un mar de preocupaciones; ya que el paso por la vida es tan corto que te invita a que salgas de la superficie  y recuperes tu paz interior. 

Dialoga con las preocupaciones y enséñales el camino de regreso al baúl. Adentro encontrarás una invitación. “Disfrutar de la vida y soltar lo que te impide sentirte tranquilo.” Recuerda: “Lo que no dejas ir, lo cargas. Lo que cargas, te pesa. Lo que te pesa, te hunde. Práctica el arte de soltar, perdonar y dejar ir”, así que invita a los pensamientos positivos, baila con la ansiedad, haz un brindis con el presente, libérate de ataduras del pasado, canta con la felicidad, transforma un día de inquietud y envuélvelo de paz y tranquilidad. 

“Nuestras emociones están ahí para ser sentidas, pero no para dominar nuestra vida, ni cegar  nuestra visión, ni robar nuestro futuro, ni apagar nuestra energía, porque al momento de hacerlo, se volverán tóxicas”.

-Bernardo Stamateas

 

ENTENDER LA PREOCUPACIÓN

La preocupación nos alerta de un problema que se debe resolver y es normal que estés inquieto, pero sino tienes un lenguaje adecuado interno para resolverlo se convierte en algo problemático, y es cuando te alerta que tu semáforo está en rojo, te pone un Alto para que trabajes en el manejo de tus emociones desequilibrantes y limitantes. No te preocupes, mejor ocúpate en vivir bien, toma el control de tus problemas antes que ellos sean los dueños de tu vida.

La preocupación cuando es excesiva, se puede volver patológica, afectando el sistema inmunológico, dañando las defensas y las deja en estado de vulnerabilidad. La mente por su parte se encuentra secuestrada, y se obsesiona con pensamientos negativos que afectan la productividad y la calidad de vida. 

El estado emocional es de ansiedad constante: inquietud, incertidumbre y miedo; normalmente está en estado de alerta y esto genera agotamiento psicológico y emocional, percepción distorsionada para controlar problemas, y el futuro se visualiza catastrófico de acontecimientos negativos. El lenguaje verbal es de caos.

“No puedes evitar que los pájaros de la preocupación y la inquietud vuelen sobre tu cabeza, más sí puedes impedir que aniden en tus cabellos. No te contamines con todo aquello que no sirve, aprende a descartar de tu mente todo aquello que intoxica tus emociones”.

-Bernardo Stamateas

 

CUENTO: EL ÁRBOL DE LAS PREOCUPACIONES

Había una vez un árbol enorme y espectacular, pero las preocupaciones se hicieron presentes. Le preocupaba que le diera mucho sol, imaginaba que se secarían sus hojas y esos pensamientos lo atormentaban, le preocupaba que  la lluvia acompañada de granizo dañara su follaje, le preocupaba que los leñadores se llevaran su madera y las preocupaciones crecían con el paso de los días. El sol apareció para su beneficio, aunque llovió, no granizó como el majestuoso árbol pensaba. Ningún leñador apareció, pero las preocupaciones fueron terminando con él. Estaba tan débil que un fuerte viento lo derribó, y ya en el suelo pudo darse cuenta que el sol lo miraba con tristeza porque ya no podría brindarle un poco de luz y calor. Más tarde una ligera lluvia mojó su rostro y vio cómo se formaba un hermoso arcoíris. Se acercó el hijo pequeño del leñador y con lágrimas en los ojos abrazo al árbol, entonces entendió que por preocuparse demasiado en lo que nunca pasó, se olvidó de vivir. 

Moraleja: Una preocupación se convierte en un problema que puede debilitar hasta al más fuerte roble y como plantea Dale Carnegie “Las preocupaciones consumen la energía, entorpecen el pensamiento y te olvidas de disfrutar de la vida”. 

 

CÓMO LIBERARSE DE LA PREOCUPACIÓN

Repetir cuantas veces sea necesario: “Mi paz interior, mis ingresos, mi salud física y mental dependerán de librarme de las preocupaciones y de comenzar a vivir”. 

 

ANÁLISIS DE LAS CAUSAS DE LA PREOCUPACIÓN

psicologa_junio_01

1.- ¿Cuál es el problema que genera preocupación?

2.- ¿Cuáles son las causas desencadenantes del problema? 

3.- ¿Cuál son las diferentes soluciones posibles del problema?

4.- ¿Cuál es la mejor solución?

5.- ¿Cómo ejecutar acciones para resolver el problema?

 

VACIAR EL BAÚL DE LAS PREOCUPACIONES

Sacudir los nervios terribles y expulsarlos de la mente es el primer paso. Desarrollar actividades que distraigan a los pensamientos negativos es un buen ejercicio para tener paz mental, ya que es difícil preocuparse mientras se está haciendo algo, pero siempre buscando que las actividades sean estimulantes, porque la mente cuando  está ocupada no tiene tiempo para las preocupaciones.

Recordemos estas palabras de Dale Carnegie: “Aprende que la preocupación se desvanece en el aire, en el momento en que abres la mente a las muchas bendiciones que posees”.

 

NO PIENSES EN LO AGRIO DEL LIMÓN

Como menciona Dale Carnegie en su libro “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”: “Si la vida te entrega un limón, una cosa amarga y agria, no digas: Estoy vencido, es el destino”, mejor transforma un limón en una deliciosa limonada. 

Recuerda este verso  que cambiará  tu vida. “Dos hombres que miraron tras las rejas de su prisión, uno el barro miró, el otro las estrellas contempló”. 

LA MÚSICA BENEFICIA EL ESTADO DE ÁNIMO 

El escuchar música relajante en momentos difíciles contribuye a un estado de ánimo más tranquilo y puede ayudar a reducir la ansiedad que generan las preocupaciones; ayuda también a conciliar el sueño y a reducir significativamente los niveles de ansiedad y estrés. 

¿Qué música escuchar? 

Estudios realizados recomiendan la música de Wolfgang Amadeus Mozart para equilibrar la energía y crear una armonía excepcional con el cuerpo y la mente; lo más importante al elegir la música es que te genere paz y tranquilidad.

“Cada día es una nueva oportunidad. Elige hacer de este un gran día”.

-Louise Hay