Brujas, una hermosa ciudad medieval

Por: María Fernanda Trinidad Hernández

brujas_junio_01

Cuando yo deseo viajar y decido hacerlo por algún lugar que quizá no conozco, comienzo por investigar un poco de su historia, acerca de su comida, de los lugares que visitar, qué se puede hacer, entre otras cosas.

Busco fotografías del país o ciudades para familiarizarme con el contexto. En el imaginario trazo la forma de las calles, el ambiente, cómo sería estar ahí. Me sitúo en el lugar y pienso cómo será la experiencia de viajar y de estar en la comunidad escogida.

Creo que se comienza a disfrutar del viaje desde el mismo momento en que se planea. Cuando por fin llego al destino, sobre todo si no lo conozco, la emoción es indescriptible. A veces he llegado y veo que lo que tenía en mente se acerca muy poco a lo que es en realidad, más esto me ha permitido vivir la experiencia sin un plan tan hecho. Siento que todos –tarde o temprano- hemos pasado por una experiencia así.

Más existe un lugar en el mundo en que se lleva la sorpresa de la vida al llegar a un sitio inimaginable: Brujas. Situado al noreste de Bélgica, no es ni cerca, de lo que uno ve en las fotografías o en vídeos, o de lo que cuentan ni de lo que una puede leer e investigar del lugar, es más de lo que uno puede describir.

brujas_junio_02

Este hermoso lugar, capital de la provincia de Flandes Occidental, es un sitio que nos transporta a la época medieval. Es un extraño y precioso lugar en el que se puede percibir el pasado y el presente conviviendo de una manera inexplicable. Uno sabe que está en la época actual, pero al caminar por sus calles, apreciar las históricas construcciones, respirar el aire de la ciudad, te permiten trasladarte a otra época completamente diferente, la de su origen.

Influye un tanto la época del año en la que se visita este exquisito sitio, para disfrutar sus diversas facetas de historia, progreso y cambio, pero aun así, Brujas sorprende por hermosos jardines llenos de flores, por un canal que atraviesa toda la ciudad, y que le da un toque fantástico al que se puede acceder y disfrutar más de cerca tomando un pequeño bote, que permite apreciar la ciudad en su máximo esplendor.

Conforme el bote avanza, puedo admirar las fachadas de las casas que dan la impresión de haber salido de los cuentos de hadas. Quedé sorprendida por sencillas pero magníficas terrazas, así por sus bares y restaurantes pequeños, desde donde la vista se deleita con el paisaje que ofrece el lago Minnewater (Lago del Amor), con sus bellos cisnes que lo decoran. Cabe destacar que ésta majestuosa ave es símbolo típico del lugar, y responde a la leyenda del gobernador llamado Pieter Lanchals, a quien cortaron su cabeza -su apellido significa “cuello largo”-, por lo que la gente decía que los cisnes tenían parte de su espíritu.

Así mismo, podrás degustar exquisitos platillos como los mejillones, acompañados de las famosas patatas fritas; una carbonada flamenca, plato típico del país que se distingue por su salsa de chocolate de cerveza.

brujas_junio_03

Si te gustan más los vegetales, podrás probar la endivia con queso, salsa bechamel y jamón. Si buscas platillos más exóticos tienes opciones como el conejo a la cereza o codillo a la mostaza.

Todo esto se puede disfrutar acompañado de alguna cerveza local. Existen opciones dependiendo de lo que busques; algunas cervezas son completamente afrutadas, otras cuentan con un sabor a caramelo o a chocolate, también puedes probar cervezas oscuras y con un sabor más amargo. Cualquiera que pidas seguramente te sorprenderá con su sabor y consistencia.

De postre, la mejor recomendación, es probar algún waffle típico del lugar. También tienes la opción, y casi la obligación, de ir a alguna chocolatería y degustar sus diversos sabores, y dejarte sorprender y descubrir dónde se consume el mejor chocolate.

Dentro de la oferta para el turismo, Brujas ofrece un paseo por diversos museos, algunos divertidos y quizá diferentes, como el museo de la cerveza o de las patatas fritas; el Museo Folklórico, el cual te mostrará la historia de la ciudad con maquetas gigantes y la evolución en el paso del tiempo; el Museo Groeninge, es el museo de bellas artes, también está el Museo de Historia, el Museo Gruuthuse (artes aplicadas), El Antiguo Hospital Medieval, entre muchos otros. Existe la opción de visitar iglesias medievales como Nuestra Señora de la Cerámica, la Catedral de la ciudad y la Basílica, entre otras.

brujas_junio_04

Sin duda Brujas, en Bélgica, es un sitio único que ofrece lugares llenos de cultura, de historia y de leyendas, es sin duda, un verdadero y fascinante viaje en el tiempo.