Fernando Rivera Calderón, profesional de la distracción

Por: Patricio Cortés / Fotografía cortesía del entrevistado

periodista_junio_01

Trovador, conductor, escritor, periodista son solo algunos de los oficios que podríamos utilizar para presentar a Fernando Rivera Calderón, quien, tanto en la radio como en la televisión ha sabido ganarse un espacio. Lo recordamos en El palomazo informativo, El Weso, La hora elástica y hoy está al frente de Me canso Ganso.  

Para un personaje multifacético como nuestro entrevistado, la elección de carrera no fue sencilla: “Yo quería ser muchas cosas, recuerdo que de niño me emocionaba mucho la figura de los filósofos griegos, con sus túnicas que andaban por el mundo interesados en todo, cuando me preguntaban qué quería ser de grande, yo decía que quería ser un filósofo para andar caminando, viendo y tomando notas de la realidad, y me respondieron, ‘ese oficio ya no existe, los filósofos de hoy en día son otra cosa’. Yo replicaba: ‘Lo que pasa es que a mí me interesa todo’. Y ellos “pacientemente” me explicaban: ‘¡En este mundo te tienes que especializar en algo!’. Entonces llegué a la conclusión de que podía ser un actor, que podía estudiar teatro y así poder ser todo aunque fuera en el escenario. Cuando digo que quiero estudiar Literatura dramática y Teatro, mis papas no estuvieron muy de acuerdo, pero yo quería complacerlos también, entonces estudié Comunicación”.

“Asumiendo al teatro como la vida, me siento como una especie de actor, que en vez de subirme al escenario para actuar, actúo en la vida y cada día o dependiendo de la situación, asumo un papel distinto, a veces soy escritor, otras conductor de televisión,  rockstar o actor de cabaret. Gracias a esa manera de poder quitarme personalidades, puedo llegar a casa y ser libre, no ser nada, también tener la ligereza de saber que debajo de estas caras, aptitudes y acciones, hay una persona limpia”, complementa.

En el mismo tenor se describe: “Soy un profesional de la distracción, más, si hago una canción o un libro trato de concentrarme; pero la verdad es que mi manera de concentrarme, pues, es estar todo el tiempo distraído. La distracción es lo que me permite  tomar ideas de todos lados y estar haciendo lo que me gusta”.

Ciertas notas podrían a muchos amargarnos el día, pero Fernando Rivera Calderón las toma con tal humor que nos arrancan una sonrisa: “Lo festivo tiene que ver no con la realidad en sí, sino con el ánimo con el que la miras, entonces hay una frase de Fray Servando Teresa de Mier, ese gran político mexicano, que en un momento muy difícil de la patria decía ‘el asunto es trágico pero mi ánimo es festivo’. Vaya que su ánimo era realmente festivo, porque un día antes de morir, le prestaron un cuartito en Palacio Nacional -porque no tenía casa-, convocó a una fiesta consciente de que ya estaba muy enfermo”.

“Justo en los momentos más terribles, los que tenemos vocación de payaso, de juglar, el corazón se nos hincha y justo florecen los chistes y sale la risa como una defensa”, explica.

Sin embargo advierte: “El ánimo festivo, humorístico, tiene fronteras y son muy claras, tienen que ver con la ética del que se ríe, en mi caso hay zonas donde digo no me voy a reír de  esto, por ejemplo, de las víctimas de la violencia. Hay en este país, en este momento, un grupo de jóvenes ‘humoristas’, que les parece fácil burlarse de las víctimas de la violencia y de la gente que no tiene recursos. Entonces, escuchas a gente como Chumel Torres diciendo ‘amigos de Tláhuac que no tienen agua’ y haciendo un chiste de una tragedia social. A mí ni siquiera se me ocurre”.

En algún tiempo formó parte de El Palomazo Informativo, hoy hay canciones de esa época que le parecen misóginas o muy agresivas: “Hoy buscaría un chiste, una agresión, escribíamos juntos y sí hay canciones que lo que planteaba Armando (Vega) no es lo que yo hubiera puesto pero que me parecía cagado”.

Difiere con el periodismo acartonado y alejado tanto de la realidad como de las personas: “Desde que empecé a escribir, hacer radio y tele, intenté hacer un tipo de periodismo diferente, mucho más empático, más conectado a la realidad, soy alguien que anda siempre en la calle de la ciudad, muy de conversar. Busco un humor más empático. Soy egresado de la UAM Xochimilco, conforme he logrado abrirme espacios, he logrado salirme con la mía y hacer el proyecto que quiero, porque habitualmente llegas a una posición en la que te ofrecen salir en la tele o en la radio, pero que hagas un programa de los que ya existen de cajón. Me siento en un noticiero de trajecito, a leer noticias, la verdad son de las cosas que más hueva me dan en la vida, pero sí me emociona hacer un programa donde yo sea yo, donde pueda proponerle al público algo y no traerles el refrito de un programa que ya funcionó”.

Hay quienes lo consideran cercano al actual presidente, sin embargo muchos hemos oído que también lo critica: “Me peleado con él en corto y hemos tenido fuertes entrevistas, pero he votado por él. No soy un incondicional. En la última elección, en la que él ganó hice público mi voto en la radio, junto con Marisol Gase, un poco por eso empezaron presiones para que a mí me corrieran de Televisa Radio, simplemente por decir que iba a votar por alguien con quien la empresa no estaba de acuerdo, no les parecía que los periodistas tuviéramos derecho a decir lo que pensamos”.

Narra: “Conmigo se ha enojado mucho (López Obrador) con el tema de Bejarano. Una vez le pregunté sobre esto y me contestó que yo era de la mafia del poder. Entonces le respondí: ‘¡No! Incluso voté por ti y me parece muy ofensivo que cuando te pregunto algo que a ti no te gusta, me salgas con que soy de la mafia y me eches encima a toda tu gente que mañana me van a estar chingando todo el tiempo, y la neta no se vale, porque yo estoy más de tu lado, aunque no estoy de acuerdo en todo, porque tú estas descalificando gente que te está apoyando’. Le bajo y se fue por la tangente”.

En 2018, Fernando hizo una canción de apoyo a Andrés Manuel López Obrador, pues consideró que era la opción y asegura no haber cobrado por ella e incluso narra que Ciro Gómez Leiva, le cuestionó: “¿De verdad no te dieron dinero?”. Mi respuesta fue: “no, yo sé que de verdad para ustedes es muy difícil entender eso”.

Acaba de estrenar los jueves a las 10 pm por Canal 22 un programa cuyo concepto es una transmisión de radio (antiguo) para televisión, “de cultura, entrevistas, música y muy poca política. Se nos ocurrió ponerle Me canso ganso sabiendo que ese nombre iba a hacer que ardiera Troya, logramos -como nunca- que se mencionara Canal 22. Esa frase vista a la distancia, refleja este momento muy cabrón, no solo es López Obrador”.

periodista_junio_02

Varios medios hablaron de la supuesta cercanía entre Fernando Rivera y la 4T, este aclara: “Querían hacernos pedazos diciendo que es un programa que cuesta dos millones 300 mil pesos, y que iba a ser un programa de propaganda de la 4t. El programa cuesta lo que cuesta cualquier programa de la televisión pública, ni más ni menos, nadie se va a hacer rico, no es lo que yo voy a ganar, es lo que cuestan 15 programas, y cualquiera que revise los presupuestos sabrá que es un programa barato, tú lo sabes. Yo creo que muchos periodistas, como en Excélsior, que lo han publicado en primera, lo saben también, pero juegan a manipular a la gente, haciéndola creer que estamos haciendo el programa más caro y además es un boletín de propaganda a la 4T, a la Goebbels, sin haber visto el programa”.

Se desmarca de la contienda entre chairos y fifís: “No creo en chairos y fifís, cuando veo a la gente no veo diferentes cosas; cuando veo a mi país, no veo dos países, él que nos fue bien y él de los nacos, no veo eso. Escucho todo el tiempo gente diciendo eso, y me cuestiono, acaso es una nueva enfermedad de los ojos o del alma que no pueden ver a la gente igual, ven a unos más o a unos menos, si me van a meter en un cajón que lo hagan”.

Explota contra cierto tipo de periodistas: “Se la viven en yates viajando por el mundo, quejándose de los pobres, pobres mexicanos, y que no pueden soportar a este presidente; o sea, no tienen ni puta idea de lo que pasa a ras del suelo, pero cómo hablan y dicen que la libertad de expresión está en riesgo, si nunca habían estado abriendo tanto el hocico como ahora”.

Tampoco comulga con el otro extremo: “No puedes ser fan y periodista. Me parecen tan indignos los nuevos críticos con la antorcha encendida, como estos paleros que se ponen de tapete, ninguno de estos le hace falta ni al presidente, ni al periodismo mexicano”.

Expone: “Los periódicos en general o los noticieros hablan de las noticias que les generan dinero o una audiencia fácil, pero no de lo importante. Entonces, yo en mis programas hablo de Filosofía, de Ciencia, porque la verdad lo político me parece lo menos importante de lo humano. La vida me ha puesto en situaciones donde puedo entender que el poder político del futbol es mucho mayor que él del Congreso de la Unión, o las redes sociales -ahora manipuladas-, pueden tener mucho más impacto que un discurso presidencia. Hay gente que no quiere cambiar y pelea para que las cosas no cambien, pero se van a chingar a pesar de la 4T o que este yo o él. El problema es que no necesariamente van a cambiar para bien”.

“Vivimos un riesgo poderoso, mucha gente pensó que se trataba nada más de votar por López Obrador y que todo iba a empezar a suceder milagrosamente y no es así ni va a ser así, hay una gran resistencia en el mismo sistema, aunque la cabeza del sistema y las cabezas de las instituciones las dirijan nuevas personas alineadas a la 4T, los sistemas siguen funcionando con personas que venían del viejo régimen que funcionan igual y que siguen haciendo lo mismo y que están dinamitando las cosas. A eso súmale la incapacidad de dos que tres funcionarios -que sí los hay-, porque no todos tienen buena voluntad. Sí hay visiones sobre lo que debe pasar en el país que a mí me dan mucho miedo, que tienen que ver con lo que pasó en Chile o lo que ha pasado en Argentina, Brasil u otros lados”, concluye.