DEPRESIÓN LADRÓN DE VIDA

Por: Raquel Estrada / Psicoterapeuta y Orientadora en Tanatología.

psicologia_jul_01

Te encuentras en ciudad de México, Guadalajara, China o Italia, en el trabajo, en casa o con tus amigos. Tú nombre es: Luis, Mario, Sara o Claudia. Te dicen Beto o el Gordo. Eres Ingeniero, estudiante, profesor, policía o ama de casa. Tienes 20 o quizás 60 años. Estás soltero o llevas 10 años de casado y no tienes hijos. 

No importa cómo te llames, tú edad, sexo o de dónde vienes, tú posición económica o a qué te dedicas, perteneces a los más de 350 millones de personas en el mundo que padece depresión, es un mal que te pone triste, que de manera silenciosa transforma tu vida y no tienes ganas de levantarte, no comes o comes de forma compulsiva, manifiestas pérdida de interés en las cosas que antes disfrutabas, no te arreglas, y te dedicas a estar en el dolor; presentas baja autoestima, falta de energía, sentido de vida y te sientes desmotivado y aunque seas exitoso, bien parecido, que vivas en un lugar privilegiado, con una familia maravillosa y tú economía esté resuelta, aún así no eres feliz; tienes vacíos existenciales y te han diagnosticado depresión,  y no es que quieras estar triste o que hayas pedido padecer esta enfermedad, recuerda, siempre hay opciones para estar bien emocionalmente, por eso es importante la atención oportuna, ya que la depresión es un paso hacia el suicidio.

La canción “Nada” nos habla de la depresión y de pensamientos suicidas. 

“NADA”

“Transfusión, de magia pura para el corazón. 

Rímel de miel pa’ corregir la tristeza.

Tattoo mental para marcarse la imaginación.

Tragos de luz, para alegrarse la vida.

Televisión, para borrarse de la transmisión.

Revólver sexual, para la ruleta rusa.

Y no sé tú, ni qué dirás, pero

no hay nada mucho qué pensar.

La oscuridad me acecha incrédula.

Nada que pueda perder.

Nada que no pueda hacer.

Algo que te alivie.

Algo que me cure”.

Como describe la letra de la canción, la  desmotivación lleva a tomar malas decisiones. 

 

LOS TENTÁCULOS DE LA ENFERMEDAD 

La depresión es un trastorno mental frecuente, y es la principal causa mundial de discapacidad. “Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares”. 

Afecta  los pensamientos, sentimientos, la salud física, psicosocial y el comportamiento. Es como estar en un pozo obscuro y no hay una luz que te ilumine el camino, porque el pulpo de las emociones te abraza con sus tentáculos y altera tu conducta. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha clasificado como una de las enfermedades mentales más terribles que existen y su incidencia va en aumento. “En 20 años, la depresión será la enfermedad que más padecerán los seres humanos, superando el cáncer y los trastornos cardiovasculares”.

 

CLASIFICACIÓN DE LA DEPRESIÓN 

La depresión se clasifica en Exógena y Endógena. La Depresión Exógena responde a causas externas. Su comportamiento es transitorio ya que es producto de las emociones. (Pérdida de un ser querido, una enfermedad grave, problemas económicos, desempleo, una ruptura de pareja o una experiencia traumática.) 

Depresión Endógena: Tiene que ver con la estructura orgánica, predisposición genética y trastornos psicológicos. 

Dentro de los trastornos psicológicos tenemos: Trastorno depresivo mayor, distimia, trastorno ansioso depresivo, depresión psicótica, trastorno afectivo estacional, trastorno bipolar y ciclotimia. 

La depresión crónica o patológica es producto de una enfermedad mental. En este tipo de padecimientos la persona lleva años deprimida y no tiene ganas de vivir, no disfruta la vida, no hay ánimos de hacer cosas, empieza a tener problemas con la familia, laborales, la pareja y manifestar conductas disfuncionales. 

 

SINTOMATOLOGÍA DEL PADECIMIENTO 

psicologia_jul_02“Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves.”

Los síntomas característicos de la enfermedad son: 

Baja autoestima, desesperanza, inestabilidad emocional, ansiedad, melancolía, tristeza, fatiga, irritabilidad, cambios frecuentes de estado de ánimo, inquietud, hiperactividad, confusión mental, trastornos del sueño, preocupación, falta de energía y ánimo, apatía generalizada, sentimientos de fracaso o culpabilidad, desmotivación o dificultad para sentir placer. Es importante señalar que no necesariamente se pueden presentar todos estos síntomas en un paciente depresivo. 

En investigaciones realizadas hay más incidencia que la mujer se deprima, pero los hombres esconden cómo se sienten y son menos propensos a buscar ayuda y ocultan la depresión. Cuando están con sus amigos prefieren hablar de trabajo o de deportes; pero no de lo que están pasando y  al no atender sus problemas emocionales, esto los puede llevar a tomar decisiones extremas. 

 

CAUSAS DESENCADENANTES

Las causas pueden ser muchas… Pérdida de un ser querido, enfermedad grave, problemas de salud mental, pérdida de empleo, problemas económicos, por factor hereditario, un divorcio, terminar una relación de pareja, desesperanza hacia el futuro o también bajo nivel de neurotransmisores ya que nuestro cerebro debe tener las cantidades adecuadas de serotonina, dopamina, histamina entre otros. Las funciones de las substancias químicas son: Dopamina (motivación y comportamiento). Serotonina (disminución de los niveles de ansiedad, estrés fisiológico y mejora del estado de ánimo). Histamina (regulación del sueño y estado de alerta). Cuando los niveles de neurotransmisores están bajos, es cuando se presenta la depresión. 

 

REDES DE APOYO 

Cuando te sientas deprimido platícalo con alguien de tu confianza, llama a un amigo o familiar, ya que es importante el acompañamiento y que no pienses que estás solo, así como también buscar el apoyo de un especialista en salud mental. 

Si la depresión te ha llevado a tomar decisiones que ponen en peligro tu vida se requiere el triángulo de colaboración, paciente, familia y profesionales de la salud. 

 

MANEJO DE LA SITUACIÓN 

Dormir bien, hacer ejercicio, leer, trabajar y el manejo adecuado de los pensamientos. Dependiendo del tipo de depresión el especialista en salud mental recomendará el tratamiento adecuado como terapia psicológica o si se requiere el uso de medicamentos. 

 

CÓMO ENTENDER LA DEPRESIÓN. 

A veces la depresión llega inesperadamente o ya vive contigo, son demonios interiores. Te sigue, te busca y se sienta cerca de ti y no te deja respirar. Puedes intentar esconderte, ponerte el disfraz de carita feliz y ríes; pero por dentro sufres, estás triste. Tú mismo te has convertido en la depresión. Tienes miedo y evades platicar con ella, pregúntale qué siente, qué necesita. Encuentra un sentido de vida para que ambos puedan disfrutar, como salir a caminar, escuchar música, hacer ejercicio e ir al cine, tomar una taza de café o quizás prefieran ver una película de motivación y comer rosetas de maíz. A la depresión no le gusta estar en el interior, se siente asfixiada, ayúdale a que salga y se libere. Invítala al parque o a casa de tu mejor amigo, para que se sienta apoyada y qué hay alguien que la escucha. Es importante que sienta que no está sola, la compañía y las muestras de cariño serán un abrazo amoroso y reconfortante, y si a pesar de todo te manifiesta que sigue triste y siente que no tiene sentido su vida, acompáñala con un especialista que se subirá a su balsa e iluminará su camino y quizás requiera de algún medicamento que ayudará a sus neurotransmisores a encontrar la tranquilidad y regular sus emociones. Quizás lo único que necesitaba es sentirse amada y que no está sola, porque tiene un amigo en quien confiar y le mostró que después de la lluvia, sale el arcoíris, que la obscuridad es un momento, porque siempre  hay luz al final del túnel. Ahora si podrán dormir y disfrutar de la vida. Cuando te levantes, se habrá ido en paz y comenzará un nuevo día para ambos. 

Cómo se ha planteado la depresión es un ladrón interior, pero Buda nos dice en uno de sus pensamientos: “El dolor es inevitable el sufrimiento opcional”.