Mi realidad no está rodeada de algodones: Adriana Landeros

Por: Xóchitl Ximénez

adriana_jul_01El amor, si no es personal, no es amor. El amor tiene cara y apellidos, me sé el nombre de cada uno de mis niños que forman parte del coro; se ha rehabilitado a más de ciento diez mil niños, comenta Adriana Landeros en entrevista exclusiva para revista PERSONAE.

Engañosa es la gracia y vana la hermosura. Sólo la mujer que sirve a su comunidad será alabada, mensaje que describe la personalidad de una mujer llena de luz y refleja el amor que tiene por ella y los demás. Adriana, ¿desde niña te enseñaron a hacer misericordia?

¡Sí! Yo crecí en una familia muy compasiva, dedicada al servicio de los demás, mis padres lo practicaban. Mi padre fue un hombre que amó mucho a su estado, fue senador y gobernador. Crecí viendo a mi papá sirviendo a su tierra, Aguascalientes, cuando gobernó, y a mi mamá ayudando a los enfermos mentales, ambos seres excepcionales: crecí con su ejemplo. 

-Me tocó vivir algunos años en casa de gobierno allá en Aguascalientes, es algo con lo que crecí, no tenía que ser gobernador mi papá para que yo supiera su amor por su estado. Él ayudaba en la medida de sus posibilidades y desde siempre ese fue mi entorno.

-Yo no soy católica, no tengo ninguna religión, me considero una buena persona o por lo menos trato de ser mejor que el día anterior, tratando de ser feliz y a los que están a mi alrededor. No juzgo, considero que si las religiones te ayudan a ser una mejor persona está bien.

-El primer Teletón en el mundo lo hizo Jerry Lewis, en América Latina lo hizo Don Francisco, del Teletón de Chile, y mi hermano Fernando se inspiró en éste para realizarlo en México, ahora somos 14 países de América Latina.

-Nosotros en los CRIT estamos dedicados a la rehabilitación neuromusculoesquelética, tenemos 22 centros, un centro de autismo y el hospital infantil para niños y adolescentes con cáncer, la fábrica de pelucas Oncológicas y la Universidad Teletón. Ya salieron nueve generaciones de ahí. Mi hermano es un ser luminoso, muy bueno y además con una enorme capacidad para lograr alcanzar estos sueños. Se ha rehabilitado a más de ciento diez mil niños. 

-Nunca imaginamos el alcance al que hemos llegado. Por cada niño, uno por uno, vale la pena todo el esfuerzo. Actualmente se están rehabilitando 29 mil en el país, hay una listan de espera de 15 mil, se cierra con este número porque en realidad la necesidad es muy grande.

El trabajar estos años en el Teletón ¿qué te ha dejado a ti?

adriana_jul_02

¡Muchísimas cosas! Voy a cumplir 13 años de haber iniciado con los coros. Antes yo era cantante profesional, pensé que hacía falta un poco de música y empecé a instruir en los coros, lo cual me permite estar en contacto directo con los niños, mamás, hermanos y las familias. Yo tengo el mejor trabajo de la fundación: estoy con la música y las familias. Estamos todas las semanas, ensayamos juntos y platicamos sobre qué canciones vamos a interpretar. Tengo niños desde los 3 años hasta 24, muchos de ellos pese a que están dados de alta de los CRITS siguen en el coro, e igual cantamos una canción de Cri-Cri que de Reik. Tengo tres coros.

Adriana hace hora y media de su casa a Ciudad Neza, para dirigir los ensayos, miércoles a Tlalnepantla y viernes a Iztapalapa. Mujer valiente exponiendo su seguridad, así como su integridad física. Su amor a los niños es más grande que cualquier peligro, porque Adriana en el servicio encontró su alegría. 

-El coro exige disciplina, tienes que memorizar la canción, tienes que esmerar la afinación, hasta donde es posible: cada caso depende de la discapacidad. Lo importante es que se esfuercen, aunque no pasen por nota, importa la felicidad de cada niño disfrutando a su manera la música. Hemos logrado conformar 3 familias, en una, las mamás se conocen, se quieren, se apoyan, se cuidan. Los niños se ayudan, el que camina empuja la silla de ruedas del otro.

Desde que entran a un CRIT saben que hay muchos niños iguales a ellos y las mamás entran y saben que no están solas. El coro es un taller, no está en el programa oficial, igual el ballet que tiene Paula, mi cuñada. A las niñas les encanta vestirse de tutú color rosa y bailar. Tengo sólo un hijo y él me dice ¿ya te vas con tus niños? ¡Sí! respondo, porque ellos son parte de mi familia y no hago distingos, todos somos una familia. Los veo más que a mi familia biológica.

El amor, si no es personal, no es amor. Que el amor a la humanidad suena muy bonito. El amor tiene nombre y apellido. Yo sí sé el nombre y apellido de todas las mamás, los abrazo y los ayudo. La mayoría de las veces les bailo y canto…. Disfruto mucho cantar en un escenario, a veces lo extraño. Pero la felicidad que me ha dado este trabajo de los coros, no me la dio el escenario, y tengo mucho más amor a mí alrededor, el amor tiene caras, soy infinitamente más feliz ahora.

Adriana, desde tu noble trinchera trabajas por un México mejor. ¿Qué consejo darías a los mexicanos en lugar de estarnos quejando?

adriana_jul_03Que cada uno haga su trabajo lo mejor que pueda, este país tiene cosas buenísimas, nunca dejaría mi patria, adoro México. No sé nada de política, quiero pensar que hay políticos que aman a su país. Sólo me queda servir y trabajar por los demás, eso es lo que me tocó vivir.

-Mi entorno es ver a mis familias cómo trabajan y se esfuerzan cada día. Mi realidad no está rodeada de algodones. Sufro también con ellos cuando muere alguno de mis niños, pero tenemos que seguir, es la ley de la vida. Nos sobreponemos cantando y bailando, siempre veo el lado positivo de las cosas, claro a veces me gana la tristeza, pero casi no me dejo. Trato de ser un alma fuerte.

-Hay muchísima gente que está trabajando todos los días por niños para que se pongan de pie, aprendan a comer, andar en su silla de ruedas o con sus muletas, aportando un granito de arena para formar niños felices.

Germán Dehesa fue mi compañero muchísimos años, el papá de mi hijo. Crecí mucho con él, me divertí, aprendí, juntos disfrutamos mucho el escenario. Fue un gran, gran amor, el hombre más importante de mi vida hasta el día de hoy. No me he vuelto a casar. Pero yo estoy viva, quiero volver a enamorarme y casarme.

¿Crees que solamente una vez se ama en la vida?

¡Claro que no! Alguien llegará. Germán ya no está en este plano físico, lo recuerdo con mucho amor y agradecimiento.

Andrés, nuestro hijo, se parece mucho a Germán, es muy inteligente, tiene un gran sentido del humor, con su propia personalidad. 

¿Has pensando en la muerte?

He pensado que yo quiero que me entierren debajo de una jacaranda o una bugambilia, supongo que me quedaré en el corazón de los que yo haya amado, es que amo mucho. Pienso en el día de hoy, y por la noche reflexiono si hice feliz a alguien más o si no pasó nada ese día, no mejoré, o no ayudé a alguien más.

¿Cómo logras ser una mujer llena de luz? Resplandece el amor en tu persona.

El amor es de ida y vuelta, soy muy afortunada y lo recibo. Si yo exprimo una naranja va a salir sólo de lo que tú te hayas llenado, si ves las telenovelas, noticieros, malas noticias, te rodeas de gente negativa, ¿qué va a salir si te exprimo? Si nos llenamos de amor, meditas, hacemos trabajo por los demás, tus lecturas te hacen crecer o evolucionar. Conoceremos la verdad del amor y la verdad nos hará libres.

Adriana, concluye con una linda frase: “¡Tú en servir haces que exista la razón de tu alegría”.