Bulgaria

Por: Josué Cruz

bulgaria_octubre_01

Es una nación con una cultura milenaria que, aunque ha estado bajo el yugo de varios imperios en distintas etapas, ha conservado su pasado histórico y cultura.

En el Sureste de Europa, ocupa una superficie total de 110 mil 910 kilómetros cuadrados. Colinda con el Mar Negro al Este, con Grecia y Turquía al Sur, con Serbia y la República de Macedonia al Oeste y con Rumania al Norte. Su población es de poco más de siete millones habitantes.

La religión oficial es el Cristianismo Ortodoxo, profesado por 82.6% mientras que 12.2% profesan el Islam. También hay comunidades católicas (0.6%) y protestantes (0.5%), entre otras.

bulgaria_octubre_02

La rosa es el símbolo de Bulgaria y su cosecha es un verdadero ritual y una importante atracción turística. Sobra decir que el de agricultor de rosas es uno de los oficios más tradicionales.En el mes de junio se puede participar en la recolección de pétalos de rosa en el Valle de Kazanlak y visitar las destilerías de aceite de rosa, el aroma se impregnará en sus recuerdos.

Las condiciones climáticas y el arraigado oficio de los agricultores dan como resultado rosas de la mejor calidad del orbe. De hecho, Bulgaria es el principal productor de rosas para esencias, exportando más de mil trescientos kilogramos de aceites esenciales por año, tomemos en cuenta que se requieren tres toneladas de pétalos para obtener un kilogramo de aceite esencial. El setenta por ciento del aceite de rosas del mundo utilizado en la fabricación de cosméticos y perfumes, procede del Valle de las Rosas, cerca de Kazanlak, tradición y economía van de la mano en este caso.

bulgaria_octubre_03

Otra importante tradición es el Nestinario, la danza sobre las brasas. Se trata de una antigua costumbre búlgara, que se practica en varios pueblos de la montaña “Strandzha”. El ritual se realiza el día de “San Constantino y Santa Elena”, el 21 de mayo o el 03 de junio según el calendario antiguo. Los bailarines pasan todo el día de pie en una capilla cerrada, donde se preservan los iconos de San Constantino y Santa Elena, mientras escuchan la música de las gaitas y los tambores, que tocan una melodía especial de los Nestinaris para entrar en trance, ya en la tarde hacen su danza especial sobre las brasas. Mientras bailan, siempre sujetan con las dos manos el icono de San Constantino y Santa Elena, increíblemente no se queman las plantas de los pies.

Así, como en México tenemos el traje de charro, en Bulgaria también tienen un atuendo nacional que es una parte integral del estilo de vida y de la cultura búlgara entrelazando motivos de los tracios, eslavos y los proto búlgaros. Es un camisón blanco de manga larga bajo prendas superiores de distintas formas, materiales y decoraciones.

El horo y rachenitsa son bailes tradicionales que destacan por su elegancia y excelencia en la creación artística. Se llevan a cabo por un grupo de personas entrelazadas entre sí por las palmas de las manos. Todos realizan los mismos movimientos al ritmo de la música, sincronizando los gestos y los pasos de una canción.

bulgaria_octubre_04

Productos tradicionales de impacto mundial son el yogur y el queso blanco. La banitsa, un pastel de hojaldre que puede tener diferentes tipos de rellenos, queso blanco, espinacas, arroz, carne y otros ingredientes, es un verdadero manjar. El “tarator”, una sopa fría, preparada con yogur, pepino, hinojo, nuez molida y especias, tampoco se queda atrás.

Su capital es Sofía, ubicada en un cruce de caminos, en el que se realiza la conexión entre la Europa Occidental (a través de Belgrado-Plovdiv-Estambul) y los países de Oriente Medio, entre la costa del Danubio y la costa del Mar Egeo, y entre el Mar Negro y el Adriático. Sofía se encuentra cerca de las capitales de la mayoría de los países de los Balcanes: Ankara – 1012 km, Atenas – 837 km, Belgrado – 374 km, Bucarest – 395 km, Zagreb – 762 km, Ljubljana – 897 km, Sarajevo – 549 km, Skopje – 239 km, Tirana – 553 km.

Esta emblemática ciudad fue habitada en el siglo VIII a.C. por la tribu tracia serdi, que le dio su primer nombre a la ciudad: Serdica o Serdonpolis. En el siglo I d.C. Serdica fue conquistada por los romanos, incluso fue la ciudad favorita del emperador Constantino el Grande (306-337), que dijo: “Serdica es mi Roma”.

bulgaria_octubre_05

Un país con tanta tradición cuenta con múltiples templos cristianos y musulmanes que vale la pena visitar, pero es importante seguir ciertas reglas, por ejemplo, abstenerse de hacer ruido o hablar en voz alta, todos los visitantes deben vestir ropa que cubra los hombros, los codos y las rodillas. En el caso de las mezquitas, a las mujeres se les da una capa especial para cubrir las partes expuestas de su cuerpo.

La economía búlgara es estable y hay aquí la oportunidad de obtener un impuesto del cinco por ciento sobre las ganancias y el diez por ciento de “impuesto único” sobre los ingresos de los individuos. El país cuenta con los menores costos operativos de la Unión Europea, se caracteriza por una política fiscal predecible y un ambiente inalterable para hacer negocios.

Bulgaria nación con un inmenso pasado, una relativamente corta vida independiente y un intenso futuro.