El Amor en pareja un camino de Libertad

Por: Psic. y Orientadora en Tanatología Raquel Estrada / psic.raquelestrada@gmail.com

psicologia_octubre_01

A lo largo de la historia, poetas, escritores, pensadores y terapeutas de pareja entre otros, se han adentrado a escribir, analizar y estudiar el significado del amor en pareja y la libertad que con ello conlleva, ya que el amor debe ser un vínculo hacia la libertad.

¿En qué momento la libertad de una pareja se ve amenazada? Cuando aparecen carencias por apegos insanos e innecesarios y miedos, este tipo de relaciones van formando cadenas esclavizantes de dependencia, como muestra de inseguridad, egoísmo y posesividad, cuando esto se presenta, es momento de poner el semáforo interior en rojo, hacer un alto para analizar y enderezar el camino, ya que el amor no puede crecer y ser sano sino se establece un vínculo de libertad.

Interpretando que el amor simboliza la paz interior y la libertad emocional, el cual no tiene que ver con los sentimientos y necesidades de posesión, podremos comprender que el objetivo no es tener una relación mal interpretada de posesión de la pareja y por consiguiente no intentar ser dueño del otro.

Cuando en esta búsqueda, mantenemos un diálogo interno y saludable comprendemos que, la compañía, se convierte en una elección y no en necesidad, de esta forma nuestros pensamientos no deberán ser “Te necesito en mi vida”, sino, “Te prefiero en mi vida”.

Lo anterior se fortalece con el escritor Paulo Coelho, que en uno de los fragmentos de su libro Once Minutos, nos adentra al contexto de amor en libertad.

“La libertad sólo existe cuando existe el amor. Quien se entrega totalmente, quien se siente libre, ama al máximo.

Y quien ama al máximo, se siente libre. Pero en el amor, cada uno de nosotros es responsable por lo que siente, y no puede culpar al otro por eso. Porque nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie.

Y esta es la verdadera experiencia de la libertad: Tener lo más importante del mundo sin poseerlo”.

Y siguiendo con los diferentes autores que nos han dejado un momento de análisis y de reflexión en sus escritos enunciaré a George Bernard Shaw, dramaturgo, crítico y polemista irlandés, quien al analizar el concepto de causa y efecto de la libertad, toca una fibra muy sensible como es la responsabilidad de nuestras acciones, y nos dice: “La libertad significa responsabilidad. Es por ello que la mayoría de los hombres la temen”.

Como bien menciona Bernard Shaw, la libertad tiene que ver con la responsabilidad y el compromiso personal y con los demás, de responder con las acciones. Por tal razón así como existe la Estatua de la Libertad que sostiene una antorcha como emblema de la liberación simbolizando la conmemoración de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y la amistad entre las naciones, si esta metáfora la queremos llevar al plano individual del ser humano, nos da la enseñanza de que la anhelada libertad personal, conlleva la responsabilidad de nuestros actos, decisiones y elecciones.

El Terapeuta de pareja Joseph Zinker, en su libro El Proceso creativo en Terapia Gestáltica, se adentra en analizar el amor en nuestro tiempo y hace una reflexión muy interesante.

“Un amor posible y real, que está íntimamente emparentado con lo que cotidianamente llamamos “querer mucho” a alguien. Si definimos el querer como “el más puro interés por el bienestar de otra persona” nos da a entender que “amamos cuanto sentimos que nos importa muchísimo el bienestar del otro”.

“El amor “verdadero” es, pues, el verdadero interés por lo que le suceda a tu pareja, es el regocijo por la sola existencia de la persona amada”.

Cuando reconocemos ese amor “verdadero” que plantea Joseph Zinker pero lo miramos desde otra perspectiva como lo define Antonie de Saint-Exupéry autor de El Principito “Amar no es mirar el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección”, qué lindo es verse reflejado en el espejo del alma del otro y juntos perseguir el mismo proyecto de pareja basado en la aceptación y respeto.

Y si de amor se trata, La casa de los espíritus, novela de Isabel Allende nos transporta a esa etapa de enamoramiento que hace del amor algo especial en el texto que a la letra dice:

“Trato de recordar el frío, el silencio y esa preciosa sensación de ser los dueños de la tierra, de tener veinte años y la vida por delante, de amarse tranquilos, ebrios de olor a bosque, y de amor, sin pasado, sin sospechar el futuro, con la única increíble riqueza de ese instante presente, en que se miraban, se olían, se besaba, se exploraban, envueltos en el murmullo del viento entre los árboles y el rumor cercano de las olas reventando contra las rocas al pie del acantilado, estallando en un fragor de espuma olorosa, y ellos dos, abrazados en un mismo pellejo, riéndose y jurando que sería para siempre, convencidos de que eran los únicos en todo el universo en haber descubierto el amor”.

Por otra parte, Gabriel García Márquez nos sacude y nos invita a disfrutar el amor como bien menciona, mientras se tiene. “El amor es eterno mientras dura”.

Como podemos observar, el ser humano, de acuerdo a su filosofía de vida tiene una definición y el sentimiento a flor de piel del tema del amor y todos ellos de una u otra manera, coinciden en la percepción Universal del amor en libertad que se transforma en sentimientos.

Pasos para construir un amor en libertad y una relación sana.

– Las parejas que desean tener una relación de amor fundada en la libertad, deberán darle un espacio a su pareja, ya que cuando se coarta la libertad del otro, se le anula convirtiéndolo en un ente con las alas rotas, por tal razón la unión se establece, si ambos respetan los espacios propios.

– Respetar al otro significa no hacer críticas destructivas, escucharlo con atención y apoyarlo en sus decisiones para que pueda expresar abiertamente sus pensamientos, opiniones y aceptarlo como es, con sus virtudes y áreas de oportunidad.

– Debemos aprender a soltar vínculos destructivos y tóxicos como son los apegos, la codependencia, los miedos y las inseguridades para tener una relación sana.

– La conquista del amor es una tarea de todos los días e implica conocer a la pareja, su forma de pensar, su visión del mundo, sus valores, sentimientos, gustos, etcétera.

– La comunicación es la columna vertebral de toda relación, hay que aprender a escuchar para poder comunicarse y evitar malentendidos, interpretaciones equivocadas, quedarse con dudas que pueden ser causantes de conflictos.

– Ama sin expectativas “Las expectativas son las primeras causantes de frustración, desilusión y desenamoramiento… siendo los factores menos productivos que se pueden considerar en la relación de una pareja, los cuales impiden que la relación crezca y se desarrolle dentro de la armonía y el amor”.

– Dejar de hacer lo que nos apasiona por darle gusto a la pareja es un precio que con el tiempo se paga caro, es importante negociar para llegar acuerdos donde ambas partes estén en la misma dirección.

– Si en una relación no existe la libertad, se enfrenta a padecer cadenas esclavizantes, que a la larga son asfixiantes, ya que la libertad es la esencia del amor.

– El mejor regalo que podemos darle a la pareja es amar sin reparos, abrir nuestro banco del amor y depositar en su cuenta un multimillonario cheque de amor, que se traducirá en una gran inversión de felicidad y como menciona Isabel Allende “La felicidad que se vive deriva del amor que se da, y más tarde ese amor será la felicidad de uno mismo”.

– El objetivo de una relación es ayudarse el uno al otro para alcanzar y afianzar sus objetivos, realizar sus sueños y lograr sus metas. “El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es, es la decisión de luchar por la libertad del otro para que esa persona decida-inclusive- algo que a mí no me conviene”. Jorge Bucay.

En resumen al estar en armonía en el amor de pareja, caminando, analizando y viviendo ambos en la misma dirección de vida nos permitirá, además, efectuar los acuerdos comunes que nos ayuden a generar las acciones encaminadas a disfrutar la libertad en la toma de decisiones, que beneficien a los dos, no solo a uno; la libertad es expresar lo que se piensa y se siente; la libertad es emplear una comunicación abierta y asertiva; la libertad es apoyar a la pareja en conseguir sus sueños y metas; la libertad es asumir la responsabilidad de las decisiones y corregir cuando sea necesario fundamentados en el respeto, la sinceridad, la empatía (ponerse en el lugar del otro) y tener una canal abierto para conocer al otro, por que …. “El amor es libertad”.