Epicentro religioso en eterna disputa

Por: Josué Cruz

pais_ene_01

Palestina es el epicentro de la historia de la religión mundial, no obstante la paz se le ha negado y desde la antigüedad ha estado envuelta en guerras, hoy es una nación que lucha por ser Estado con lo que ello implica.

Es mucho más que la nota roja internacional que domina los medios, es la sede de Jerusalén, punto sagrado de las tres grandes religiones monoteístas: el Cristianismo, el Islam y el Judaísmo. La Ciudad Vieja, el Monte de los Olivos y el Monte Sión colmadas de santuarios religiosos y tesoros arqueológicos.

En Cisjordania está la antigua ciudad de Belén, nada menos que el lugar de nacimiento de Cristo según los evangelios. Destaca la Iglesia de la Natividad, dañada en más de una ocasión por las hostilidades bélicas. En su interior está la gruta de la Natividad que marca el lugar donde, se dice, nació Jesús y se inició nuestra era -de acuerdo a la tradición Judía-, ahí está también la tumba de Raquel, importante personaje del viejo testamento.

Unos 600 santuarios sufíes se encuentran en Cisjordania construidos cuando el Sultanato Mameluco y el Imperio Otomano gobernaban la antigua Palestina; mientras, el monasterio de San Hilario, en la Franja de Gaza, es un recordatorio de la época en que el Cristianismo era la religión dominante.

pais_ene_02

Entre los antecesores de los palestinos están los Jebuseos (Al-Yabuss), de las tribus Cananeas que emigraron hacia Palestina cerca del año 3.000 a.C. y los Filisteos (aquellos con los que ya peleaban los judíos en tiempos bíblicos) que llegaron en 1400 a.C. Entre el año 1200 y 1000 antes de Cristo, los hebreos conquistan la zona, posteriormente lo hizo Alejandro Magno, el Imperio Romano y el Imperio Turco Otomano.

Al concluir la I Guerra Mundial, Gran Bretaña conquistó la región y la Sociedad de Naciones (antecedente de la ONU) creó el Mandato Británico de Palestina. A fines de la Segunda Guerra Mundial, los británicos la dejaron en manos de la ONU que acordó repartirla en dos Estados, uno judío y otro árabe, similares en extensión, decían, según resolución 181 de la Asamblea General de 1947. Los árabes no aceptaron el reparto y declararon la guerra dos días después de la proclamación de la independencia del Estado judío. Así el Estado de Israel fue creado por las Naciones Unidas en 1947, como parte de la indemnización al pueblo judío por el holocausto de la Segunda Guerra Mundial, recibiendo estos el 78 por ciento de territorio palestino.

Tras una guerra de seis días con varios países árabes en 1967 el gobierno de Tel Aviv ocupó prácticamente el resto del país y aunque los palestinos ya aceptaron que Israel conserve el territorio que le otorgó la ONU (78%) en la posguerra, este último se niega a abandonar los territorios ocupados, siguiendo la doctrina sionista que consiste en crear un Estado judío cuya capital sea Jerusalén, lo cual consideran su derecho histórico y divino. De hecho los asentamientos judíos crecen cada vez más en las zonas, que según resoluciones de la ONU, corresponden a los palestinos.

La Autoridad Nacional Palestina, establecida en 1994, conforma su gobierno aunque acotada por el gobierno de Israel. El 29 de noviembre de 2012 a Asamblea General de Naciones Unidas por abrumadora mayoría dictó la Resolución 67/19 concediendo a Palestina la condición de «Estado observador no miembro» de la organización, lo que le da al pueblo palestino derecho a un territorio bajo las fronteras definidas antes de la Guerra de 1967. Sin embargo, la resolución no es un estatus como miembro pleno de la ONU, para ello se necesitaría de la aprobación del Consejo de Seguridad, donde Estados Unidos eterno aliado de Israel, tiene derecho de veto y se opone sistemáticamente.

pais_ene_03

Incluso la mayoría de los países del mundo reconocen oficialmente al Estado Palestino, entre los pocos que no lo han hecho están diversos aliados de Estados Unidos y México, aunque de facto a la Delegación Palestina le da estatus de embajada.

De hecho, la falta de libertades para los palestinos y el control de total de la zona por el ejército israelí son considerados por muchos una tragedia humanitaria, ya que incluso si algún grupo subversivo agrede a algún israelí las represalias se dirigen con frecuencia a la población civil.

Recordemos que Palestina es considerado un territorio sagrado para los musulmanes porque el profeta Mahoma designó a Jerusalén como la primera qibla (o quibla, dirección hacia la que los musulmanes dirigen sus plegarias; con posterioridad y actualmente la oración debe efectuarse orientada hacia la ciudad de La Meca). También se cree que ahí ascendido el profeta al cielo en un viaje nocturno, justo desde el lugar donde se alzó el hoy desaparecido templo de Salomón y donde después se construyó la cúpula de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa.

Palestina es un pueblo culto lleno de tradiciones, por ejemplo en gastronomía destaca el falafel una especie de mini-hamburguesas vegetales, a base de garbanzos, fritas y servidas en bocadillo o sueltas, tradicionalmente preparadas en locales junto a otros platos típicos como el hummus y el ful.