Importante que las personas mayores tengan certeza en sus vidas: Aracely Escalante Jasso.

Por: Josué Cruz

politico_dic_01

México es un país que, desde el punto de vista demográfico está envejeciendo. No obstante, nuestros ancianos no siempre reciben un trato digno, situación ante la cual el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) tiene muchos retos, y por ello charlamos con su directora, Aracely Escalante Jasso.

La funcionaria nos explica que incluso en el núcleo familiar la situación suele no ser sencilla: “El papel del adulto mayor en la familia no ha sido valorado, porque a veces es visto como un estorbo. Debemos sentirnos felices de tener un adulto mayor en casa, primero que nada nos dieron vida, segundo nos dieron educación, tercero nos dieron la oportunidad de vivir y de poder ser alguien en la vida. No todo está perdido, hay familias que al adulto mayor lo tienen como el rey de la casa, como debe de ser. Desafortunadamente la educación no es la que quisiéramos en el sentido de decir yo tengo un adulto mayor en casa le voy a dar una mejor calidad de vida, en atención, en llevarlo al médico, que tenga una vida tranquila y un lugar agradable donde dormir”.

Sobre los desafíos de la institución que preside comenta: “Son muchos. Para nosotros es importantísimo el bienestar en todos los sentidos. En los estados, tenemos 31 delegaciones y nuestros delegados han trabajado de la mano y así podemos tener una perspectiva de lo que el adulto mayor significa en cada entidad. Nuestro enorme reto es seguir dándole al adulto mayor una mejor calidad de vida, en todos los sentidos, en salud, en deporte, en asistencia social, el adulto mayor se ha visto favorecido en estos últimos años. Logramos la inclusión laboral, ya que el INAPAM no sólo se limita a la tarjeta, aunque mucha gente nos etiqueta con eso”.

Para Aracely Escalante la inclusión laboral es un gran logro institucional, y no fue tarea sencilla: “Lo que nunca pensé que podríamos lograr fue la inclusión laboral, como poder hacer entender a las grandes empresas la importancia de contratar adultos mayores a partir de los sesenta años, una empresa dijo ‘hasta los setenta’ y yo dije ‘¡Hasta que puedan trabajar!’”.

“El presidente Enrique Peña Nieto nos dio la encomienda el primero de diciembre del 2012, que los adultos mayores deben estar dentro de un eje incluyente. Nos pide retribuir al adulto mayor lo que le ha dado a la familia, a su país. Como lo estamos haciendo en la parte laboral, no hemos logrado la cifra que quisiéramos, pero sí avances en cuanto a empleo seguro, remunerado, independientemente que los empacadores tienen también un mérito de poder estar trabajando las horas que ellos quieran; pero al nosotros lograr contratar adultos mayores en empresas grandes, en cafeterías, autoservicios, tienen todas las prestaciones de ley. Al estar consiguiendo un trabajo remunerado que le permita llevar ese ingreso a la familia, se siente útil y eso le devuelve a una mejor calidad de vida, está contento, está pleno, no es el que está en su casa abandonado. Muchas cosas se han podido llevar gracias a la administración del licenciado Enrique Peña Nieto”, añade nuestra entrevistada.

Una crítica frecuente que hacen los extranjeros (principalmente de Europa) es la indefensión en que viven las personas de la tercera edad en México, se lo externo y nos responde: “Ya tienen muchos más apoyos que antes, pensión bimestral, alguien decía ‘es que esa pensión ya existe’, en la Ciudad de México sí, pero no en todo el país. El presidente Enrique Peña Nieto se preocupó y ocupó para que el adulto mayor -a partir de los 65- tenga derecho a una pensión salvo que tuviese la del ISSSTE o la del Seguro Social, pero Creo que si la pensión de un adulto mayor no llega a los mil 200 pesos, tiene derecho a la pensión. Si le suma usted las ventajas que tiene con la tarjeta de INAPAM, descuentos del agua potable, del predial, en farmacias, con los médicos… Estamos hablando de una enorme gama de descuentos que quizá antes no se tenían porque nos hemos preocupado de tocar puertas para hacer consciencia. Hemos firmado convenios de colaboración con 19 gobernadores en el sentido que todos los programas del gobierno estatal contribuyan a los adultos mayores en educación, salud, vivienda, en todo. Si le sigo sumando a eso, el adulto mayor se siente atendido, es una de las prioridades del INAPAM el estar creciendo cada día más en este lado humano; en ocasiones es triste que el adulto mayor no tenga las prestaciones que debiera tener. Hoy se siente feliz, antes no quería sacar su tarjeta del INAPAM por no decir ya tengo 60, hoy me la piden antes por todos los beneficios que tiene. Hay estados donde han conseguido tres pesos menos en la tortilla, por ejemplo”.

Otro tema por el que ha abogado Aracely Escalante es una procuraduría del adulto mayor: “Fue una situación que nosotros valoramos por la necesidad urgente de que el adulto mayor se sienta atendido para hacer valer sus derechos. Usted sabe que la violencia viene de la familia, el despojo como número uno viene de la familia, como número dos las empresas, pero lo más está en la familia. No se ha podido concretar, puede ser también una agencia especializada en la parte jurídica de los adultos mayores que ahí va, creo que es buen elemento, ya lo tenemos trabajado muy bien”.

Expone: “La gente no denuncia porque no le hacen caso cuando van a los ministerios públicos y acuérdese que antes existía la procuraduría del menor y la familia en los DIF, desapareció, ya no existe. Por eso la insistencia de que en el INAPAM se pueda crear esta agencia, como le quieran llamar, que se dedique exclusivamente a atender toda aquella demanda que el adulto mayor necesite y que sepa que al ir le van a dar una respuesta favorable. Hay estados, por ejemplo Sonora, donde sí existe una procuraduría y un procurador, lo vamos a visitar para que nos sirva como un ejemplo, para que aquí se puedan abrir las puertas que estamos tocando, para que exista este ente jurídico que para mí es el gran reto de dejarlo avanzado en estos meses y que el nuevo gobierno logre en los próximos años esta famosa agencia, y así que el adulto mayor se sienta atendido jurídicamente”.

Tiene una buena relación con el poder legislativo: “Estos cinco años hemos trabajado coordinadamente con ambas cámaras, quizá por mi experiencia como legisladora, tres años local y doce federal, lo que me ha permitido tener buen entendimiento con los grupos, independientemente del partido que sean”.

Pasando a temas de semblanza, nos narra que un trágico acontecimiento la llevó a la política pues ella estaba dedicada a la familia: “Mi esposo muere en noviembre del 91 y el primero de abril del 92 entró como presidente del PRI municipal (Ciudad de Carmen), algo que no me esperaba. Yo era más de mi casa, para superar la muerte de mi esposo, mí mejor terapia fue trabajar. Mi vida de política, que siempre digo que es un apostolado, debe ser servicio público, empieza en el 92 y hasta ahorita no me he bajado ni me han bajado”.

“Gané el Senado cuando el PRI pierde la presidencia de la República, eso que iba yo en primera fórmula y por intereses de quien sabe usted que decide, me bajaron a segunda fórmula, pero arrasé. Me encanta hacer leyes, en el Senado tuve la oportunidad de presidir la Comisión de equidad de género, nuestro líder, Enrique Jackson, me dijo:‘sé que vas a hacer un trabajo de primera’. Hicimos la ley de violencia contra la mujer, nace en el senado, la tenía que aprobar el Congreso y por cuestiones personales le quisieron hacer unos cambios, pero la ley salió, lo que importaba era tener la ley que fue la más importante de todas las iniciativas que presenté”.

También fue presidenta municipal: “Las circunstancias para nosotros eran un poco difíciles, porque ya eran nueve años del Partido Acción Nacional en Ciudad del Carmen, que es un municipio hermoso, que entre otras cosas, vive del petróleo, ya se podrá usted imaginar como los últimos alcaldes en nueve años tenían el apoyo del gobierno federal directo, ellos ni siquiera cumplían con el gobierno del estado que era priista. Entonces ellos tenían todo, yo decía ‘¿cómo voy a jugar la alcaldía, si el Partido Acción Nacional tiene el mando?’. Me  respondían:‘la única que puede recuperar Ciudad del Carmen eres tú’. Me eché el reto encima y le gané siete a tres al PAN. Claro que uno tiene enemigos políticos dentro de su propio partido y vas tocando callos sin querer, pero yo le decía siempre a mi gente ‘mi vocación es servir’, no es fácil ganar de cinco campañas, todas”.

Sobre su legado en INAPAM (se acerca el fin del sexenio), nos dice: “Quiero dejarle a mis adultos mayores la certeza de que van a tener y que siguen teniendo una vida más digna, que se sientan realizados, que los podamos atender permanentemente en salud, en bienestar. Siempre pido que los apapachen, que tengan mucha comunicación con ellos, que los hagan sentir lo que valen en esta vida, no lo que valieron”.

“He cumplido muchos retos en mi vida. Estoy muy contenta como mujer con lo que he logrado como hija, como esposa y como madre. Tengo un hijo y tres nietos, en Semana Santa voy a ser bisabuela, como mujer estoy plena con una familia hermosa. Estoy un poquito en la lejanía, en estos 26 años de trabajo ininterrumpido me he perdido de fechas memorables en mi familia, pero que gracias a Dios he podido hacer otras cosas cumpliendo mi trabajo y pudiendo ayudar a las personas que más lo necesitan”, concluye.