Kuwait, un lugar de ensueño.

Por: Josué Cruz

pais_dic_01

Hablar de Kuwait significa referirse a bellos paisajes desérticos, evocar historias de Las mil y unas noches y para completar el cuadro también tendríamos que vislumbrar modernas construcciones financiadas en gran medida por el petróleo de la zona.

El significado en español de Kuwait es fortaleza, tal vez este nombre se deba a que en sus inicios era una ciudad amurallada, un medio de defensa en la antigüedad. Pero dado el rápido crecimiento de la ciudad, la muralla dejó de ser funcional y al contrario impedía el crecimiento urbano, por lo que en la década de 1950 la barrera fue derribada, es necesario precisar que las Puertas de la Antigua Ciudad fueron conservadas y resultan una visita obligada.

Kuwait ofrece más que desierto y beduinos a los visitantes, es en la capital donde se encuentra la imponente Torre de la Liberación. Los 372 metros de altura de esta edificación fueron finalizados en 1993. Se convirtió en un símbolo de surgimiento tras finalizar la Primera Guerra del Golfo Pérsico.

pais_dic_02

Situado en la península arábiga, Kuwait tiene como vecinos al sur a Arabia Saudita y al norte con Irak, país que bajo las órdenes de Saddam Hussein decidió, en 1990, invadir el territorio kuwaití argumentado que se trataba de una provincia iraquí. Para reinstalar el emirato kuwaití, es decir, el anterior gobierno, los Estados Unidos decidieron intervenir en el conflicto y con el apoyo de una coalición de naciones se desató la llamada Guerra del Golfo Pérsico.

Este importante hecho histórico marcó la vida de los habitantes de Kuwait, quienes rinden un homenaje a las víctimas del conflicto bélico en el Museo de los Mártires, ubicado al sur de la capital. Muy cerca se encuentra el Kuwait Oil Display Center, en la región de Al-Ahmadi, donde se puede conocer la historia e importancia que el petróleo ha tenido en la región.

pais_dic_03Sincretizar la modernidad con las viejas tradiciones no es tarea fácil, mas Kuwait ha logrado este objetivo preservando, por ejemplo, el tejido de los beduinos entre otras artesanías típicas, también recuerdan cómo es que se edificaban las construcciones en la zona antes de boom petrolero, todo esto en la Casa Sadu, ubicada muy cerca del Museo Nacional.

En el Festival de los Recolectores de Perlas se recuerda que la región, antes del desarrollo de la industria petrolera, vivía de la recolección de perlas. En este festival, de carácter anual, se recrea la vestimenta, embarcaciones y rituales de los antiguos recolectores.

Los modernos y lujosos centros comerciales comparten el espacio con los edificios destinados al culto islámico y en la capital de Kuwait se encuentra, entre otras, La Gran Mezquita que tiene capacidad para recibir a 10 mil hombres, tan sólo en su sala de oración principal; además su interior está decorado con el Asma al-Husna, que se traduce como Los nombres más hermosos y se trata de las 99 formas de referirse a Dios en el Islam.

Las novedades y sorpresas en Kuwait no paran y si se quiere disfrutar de un paseo de calma y relajación, se debe visitar la Isla Verde, nada menos que una isla artificial, inaugurada en 1988, y que fue elaborada con rocas a modo de diques sobre el mar con la forma de un círculo, en cuyo centro se encuentra un estanque de agua salada, rodeado de hermosos jardines que complementan las playas artificiales.

Una manera formal de recibir invitados, amigos y vecinos, para discutir temas de actualidad e intercambiar puntos de vista en la sociedad kuwaití, son los Diwaniah, se trata de salas alfombradas con muchos cojines ordenados alrededor de la habitación, donde no puede faltar el té o café con el característico olor del cardamomo.

Por cierto, los beduinos kuwaitíes consideran un insulto que un huésped rechace el ofrecimiento del té o café. Y ya entrados en el tema de la gastronomía, en Kuwait es posible encontrar productos de todos los rincones del mundo, pues en su territorio hay una gran cantidad de extranjeros trabajando.

Pero es imposible dejar de probar la comida local la cual comprende una gran variedad de carnes, preparadas en Shavarma (cazuela), Shish-Kebab (brocheta) o kebbe (albóndigas); acompañadas de takshe (pan).

pais_dic_04

Imposible es separar la cocina kuwaití del uso de especias, tan variadas como exóticas, y entre los sabores que podremos distinguir en los platillos se encuentran el jengibre, diferentes tipos de pimientas, canela, clavos de olor, cardamomo y comino.

Vacaciones en la playa, actividades recreativas en el mar y visitas a centros arqueológicos o parques de diversiones son algunos de los sitios que podemos asistir en Kuwait, pero no se debe desaprovechar la oportunidad de llevar a cabo un campamento en el desierto, una experiencia única para romper con la rutina.

Así que visitar Kuwait resultará toda una experiencia al estilo de Las mil y unas noches en una de las más sorprendentes y modernas naciones del mundo.