Me gusta sorprenderme en el escenario: Cecilia Piñeiro

Por: Kury Galeana

actriz_dic_01

Esta vez charlamos con Cecilia Piñeiro, actriz que derrocha sensualidad y talento, dirige una plataforma digital y una productora, actividades que conjunta con su trabajo como actriz, donde actualmente estelariza la serie de terror Dos Lagos, la que se transmite en televisión abierta por TV Azteca y en streaming por Amazon.

Nos habla de sus inicios: “Yo estudié aquí en la escuela de formación de Televisión Azteca, cuando todavía era el CEFAC, bajo la dirección de Raúl Quintanilla (alguna vez fui su asistente en teatro). Yo modelaba antes de estudiar actuación, se acercaron a mí y me dijeron ‘¡Mira! Esta es la escuela de actuación de TV Azteca’, yo no estaba muy segura porque a mí me llamaba más la atención el teatro; conocí las instalaciones de tv azteca y en el enfoque de la carrera, vine a una entrevista, me fascinó y en ese instante dije: ¡A esto quiero dedicarme toda la vida!”.

Entre sus profesores destaca Héctor Mendoza, uno de los hombres más importantes en el teatro mexicano, al oír su nombre Cecilia se emociona y narra: “Era una maravilla tener clases con él, tenía un temple de verdad impecable, nunca alzaba la voz, te podía decir las cosas que más podían influir en tu carrera, pero nunca perdía esta compostura. Era uno de los que más se emocionaba con tus logros. Me acuerdo que era muy duro en las clases. Incluso muy poquito tiempo antes de graduarme, me dijo ‘debería de prensar en dedicarse a la producción o a la dirección, la actuación no sé’. El día del estreno de la obra con la que nos graduamos se acercó, me abrazó y me dijo ‘es usted una gran actriz, me retracto de mis palabras’. Nunca se me va a olvidar”.

Entre los personajes que ha encarnado, destaca: “La mujer de judas, era un personaje súper fuerte, una mujer que vivió un amor sexual muy pequeña, que ha sido golpeada y tenía una enfermedad crónica degenerativa, interpretar eso como actriz es súper interesante. Fue la primera vez que pude explorar un personaje con ciertos tintes de locura. A mí me gusta mucho tocar las líneas de interpretación fuertes, pero sin pasarme a la farsa, vamos, estar siempre conectada con ese equilibrio”.

Le comentó que precisamente en las telenovelas a veces la actuación no es la idónea, explica: “Hay un mal entendimiento del melodrama porque necesita un tipo de actuación distinto, pero eso no quiere decir que tengas que estar gritando para tener una expresión exacerbada. En el terror pasa un poco lo mismo, porque definitivamente tienes que exacerbar más las emociones porque todo sucede como en otra dimensión, pero eso es lo bonito: el reto, equilibrarlo para no caer en la risa involuntaria en cuanto a los efectos y las actuaciones”.

Pasamos al tema de Dos lagos, la serie de terror, que por cierto se estrena casi dos años después de lo esperado, la pregunta obvia es ¿por qué?, la actriz responde: “Por un lado se estaba cuidando muchísimo la calidad de la serie, de verdad que es punto muy importante. Aquí se está cuidando desde el más mínimo detalle de producción, desde que el color de uñas fuera adecuado a la época hasta que los aspectos visuales quedaran perfectos. Por otro lado, hay una buena combinación entre las historias que cuentan, que eso también es muy importante. No es una serie que esté buscando el susto y el terror por el terror mismo, sino que todos los personajes tienen historias muy complejas con las que el público se va a sentir muy identificado y se va a poder involucrar”.

Otro tema inevitable, es el hecho de que en nuestro país hay muy pocas experiencias exitosas en cuanto a la producción de terror, ella afirma: “En México ya podemos hacer cosas con efectos especiales que sean dignos. Se trata de recuperarlo y volver a empezar, Dos lagos es un buen ejemplo de eso”.

Aunque la serie está basada en una producción inglesa, fue reescrita por completo para adaptarla a México, Cecilia Piñeiro habla de su personaje: “Es la Llorona de Dos lagos, hay una en cada historia de terror prácticamente. Marta de la Garza es la madre de este fantasma que su muerte trasciende en estas tres épocas. Una mujer con muchos matices, fuera de su época, le gusta estudiar, conocer el mundo, tener opinión dentro de su vida familiar; esto tiene ciertos roces, no es la típica mujer sumisa de los 40s, está metida en una hacienda donde se siente encerrada, y no es la mamá que quisiera ser. Ahí se desata una serie de conflictos tanto en su vida matrimonial como en su vida como madre, esto genera tocar ciertos temas como abuso sexual. Tiene una relación muy muy interesante con el padre de la capilla de la hacienda, por ello a la hora de la muerte de Lucía el sufrimiento y la culpa son mucho más grandes y raya hasta en la locura”.

actriz_dic_02

Al referirnos a esa fascinación por el terror que hay en México con un amplísimo repertorio de leyendas locales, comenta: “Es una cosa cultural, algo con lo que estamos conectados desde chicos y también con este misterio que nos da la muerte, que no sabemos a dónde vamos, cómo vamos a trascender y, tengamos la creencia espiritual que tengamos, nos gusta explorar esto que no sabremos hasta que estemos ahí. Nos conecta con la nostalgia de los que ya no están”.

Tiene su personaje favorito del terror: “El Horla  (hay un cuento de Guy de Maupassant con dicho título) es un vampiro que se hace vapor, se mete por las ventanas y por debajo de las sábanas. Es esta sensación vampiresca entre sensualidad, miedo y conquista”.

Pero Cecilia no se conforma con la actuación y es también emprendedora: “Estoy en proyectos personales bien importantes, empecé una plataforma digital, se llama Lady Multitask donde se promueve la venta de productos y servicios de mujeres a nivel local, son 36 grupos en la República Mexicana y al que se han incorporado también de Guatemala, Madrid y Barcelona”.

“Abrí una productora, hacemos contenido digital principalmente, y ahí vamos a contar historias de éxito de mujeres mexicanas. Acabo de hacer cuatro capítulos de una serie asiática que se llama La estrella más bella del cielo en una noche oscura”, añade.

Se describe: “Me considero una mujer fuerte, luchadora, llena de miedo, pero muy valiente porque justo los miedos es lo primero que me pongo a enfrentar; soy una mamá muy dedicada a la familia. Alguna vez fui muy desmadrosa, pero ahora soy muy tranquila y trabajadora. Como actriz, en aprendizaje constante, creo puedes nacer con algo de talento o con ciertas actitudes pero se trabajan. Soy una actriz que gusta sorprenderse en el escenario y muy generosa”.