Mohamed Chafiki, Embajador de Marruecos en México

Por: Patricio Cortés

embajador_agosto_01Mohamed Chafiki es el embajador de Marruecos en México, cuenta con 27 años de experiencia docente, conserva ese tono didáctico mientras charlamos en la embajada con un exquisito té frente a nosotros.

Ha ocupado importantes cargos en el Ministerio de Economía y Finanzas como el de Jefe de Gabinete, Director Nacional del Centro de Excelencia en Presupuestos Sensibles al Género, y Director de Estudios y Previsiones Financieras por lo que conoce a fondo los desafíos de su nación, tanto desde el punto de vista económico como el de los derechos humanos.

Al analizar las relaciones nos dice que hay dos formas de abordar un fenómeno, como una fotografía o como una película, es decir desde un punto de vista dinámico y es así como aborda el tema de nuestras relaciones y los desafíos de su nación.

Marruecos y México coinciden en ser dos naciones con culturas milenarias, con una economía abierta y ambos tenemos tratados de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europea.

Comenta que nuestras naciones comparten muchos intereses como la democracia y la lucha a favor de los derechos humanos, el desarrollo sostenible e inclusivo, así como una política exterior con responsabilidad global en favor de la paz, además de que en ambos países hay gente cálida, por lo que hizo amigos en México rápidamente.

La cooperación no sólo está en el ámbito político y económico, sino también en el académico, ya que la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Mohammed V de Rabat (la más antigua de Marruecos) firmaron un convenio de colaboración para establecer, de manera paralela, las cátedras Graciela Hierro y Fátima Mernissi, sobre Derechos Humanos e Igualdad de Género, temas donde, por cierto, nuestro entrevistado tiene un amplio conocimiento.

Convocando a las inversiones, expone que África es la región de mayor crecimiento ya que, además de contar con importantes recursos naturales, es el continente con el mayor porcentaje de jóvenes (bono demográfico), lo cual le da un potencial que puede ser muy bien aprovechado.

Por lo consecuente, siendo junto con Sudáfrica el país que ejerce un liderazgo regional, resulta una gran oportunidad de negocios para cualquier empresa, como ha sucedido últimamente. Como ejemplo cita a la empresa agroindustrial más grande del mundo que abrió tres plantas en Marruecos, hablamos de Bimbo, empresa mexicana, por cierto.

Destaca que la economía marroquí está enfocada en la globalización apoyada por el Estatuto Avanzado con la Unión Europea (le da condiciones preferenciales de intercambio comercial y de negocios), así como los acuerdos de Libre Comercio con los Estados Unidos de América, la Unión Europea y diversos de países de Medio Oriente y África, propiciando una activa cooperación Sur-Sur.

embajador_agosto_02Resalta la importancia en la cooperación mundial y regional en las cadenas de valor, lo que a su vez genera grandes perspectivas de una nueva generación cooperación que se traduzcan en mayores beneficios para las dos naciones.

En este contexto, Marruecos cuenta con la planta de energía solar más grande del mundo (con capacidad de 580 MW en 30 kilómetros cuadrados), lo cual a su vez es un pilar de desarrollo, pues mientras países como Francia gastarán miles de millones de dólares en los residuos de sus plantas nucleares, Marruecos no tendrá que hacer esas erogaciones. A ello se suma el parque eólico más grande de África, Tarrec, que se abrió a finales de 2014 en Tarfaya en la costa atlántica en el sur, con una capacidad total de 300 MW. Por lo consecuente el terreno de las energías limpias es otra área de oportunidad.

Todo esto en una de las culturas más longevas, puesto que el embajador nos refiere que recientemente se determinó que los restos hallados en Jebel Irhoud correspondían a los homo sapiens más antiguos, hasta ahora conocidos, con 300 mil años de antigüedad, superando por cien mil años (número redondos) a los antes descubiertos, por lo que podríamos estar hablando de que el origen de la civilización fue en tierras marroquís.

Nos explica que no han sido colonizados, propiamente dicho, salvo en el lapso del protectorado francés que duró de 1912 a 1956, siendo en su momento el único punto de la región que resistió los embates del Imperio Otomano.

No obstante su importancia regional, entre 1984 y 2017, Marruecos fue el único país de su continente que no era miembro de la Unión Africana, siendo readmitido apenas el 30 de enero de 2017, durante la XXVIII Cumbre del Organismo en Etiopía, lo cual es considerado un importante avance por el diplomático.

embajador_agosto_03Según nos comenta Mohamed Chafiki, el hecho de que su país no formara parte del organismo africano fue a causa de una “entidad fantasma” (conocida como el Saharaui) ya que, afirma, una minoría tiene intenciones separatistas. Sin embargo, expone que la comunidad internacional ya está reconociendo los derechos ancestrales de Marruecos sobre dichos territorios. “Mi abuelo peleó en Sahara Occidental, ¿cómo dicen ahora que no es parte de Marruecos?”, dice emocionado.

Comentamos que Marruecos tiene una posición geográfica envidiable, sólo 13 kilómetros lo separan de Europa, está en el continente africano y pegado a lo que conocemos como el mundo árabe. El embajador nos dice que durante mucho tiempo no se aprovechó dicha ubicación, situación que ha cambiado gracias a la llegada al trono de Mohamed VI de Marruecos, un rey joven con nuevas ideas que abrió la economía marroquí, al mismo tiempo que hizo reformas sociales, pues nos dice que no basta con abrir la economía, los cambios sociales son también necesarios.

Incluso, al mencionar los desafíos de Marruecos en el mediano plazo, el embajador destaca el desarrollo económico, el combate a la pobreza, democracia y derechos humamos de nueva generación.

Como ejemplo del avance en materia de derechos humanos, nos refiere el trabajo hecho en favor de la equidad, donde Mohamed Chafiki, siendo entonces el titular de área, recibió un reconocimiento (el premio de excelencia de la administración sensible al género de 2014) de la Organización de las Naciones Unidas, ya que la política de género de su país está contemplada en el presupuesto nacional, lo cual no es muy común.

El embajador Mohamed Chafiki es un hombre que le gusta relacionarse con personas de distintas esferas sociales, lo que a su vez, comenta, le da un mejor conocimiento del entorno, de su diversidad social, cultural, política y le es muy útil en su misión diplomática de acercamiento entre los pueblos en favor de la paz y del desarrollo sostenible que respeta a la dignidad humana.