“No es el sitio al que viajamos, es la perspectiva con la que volvemos”.

Por: KARLA APARICIO, y ¡¡¡soy de Jalisco!!!

china_agosto_01

Tuve la gran fortuna de viajar a uno de los lugares que más deseaba: CHINA.

Viajo sin menospreciar la enseñanza de cada lugar, muchas veces no es el sitio al que viajamos sino la perspectiva con la que volvemos.

China superó todas mis expectativas. ¡Llego encantada!

Hubo muchos comentarios antes de partir: “Cuidado con la comida, no te vayas a enfermar”. “A las mujeres no se les trata bien”. “Cuidado, China tiene muchas restricciones y más con las mujeres”. “No te vayan a engañar con los billetes al pagar”.

Me encontré con un país extra avanzado en tecnología, en limpieza, en organización, en modernidad, en orden, en carreteras, en transporte público, en seguridad, en riqueza, es más, ¡Pareciera estar en el futuro treinta años adelante!

¡Sorprendente!

Y les cuento que ninguno de los comentarios que me hicieron antes de partir experimenté, sino todo lo contrario.

 

VISAS Y VUELOS:

china_agosto_03

Para viajar a China necesitas una visa. Esta es sólo por 30 días dentro del país y es por entradas, si sales de China y vas a Hong Kong por ejemplo y requieres volver, necesitas visa con 2 entradas. Esta visa se tramita antes de entrar a China en la embajada de CDM por lo menos 10 días antes.

El único vuelo directo de México a China es con Aeroméxico: Tijuana – Shanghai, así que hay que considerar el vuelo a Tijuana. Las horas de vuelo son 14 y hasta en el horario van más adelante que los demás, casi 12 horas por adelantado con respecto a nosotros. El llegar a Shanghai es un descontrol de horas, hasta el día de hoy no acabo de entender.

Shanghai es la cuarta ciudad más grande y poblada del mundo, aún más que la Ciudad de México.

 

COMUNICACIÓN:

Al llegar, recomiendo cambiar unos dólares en cajeros del aeropuerto por “Yuanes” nosotros sacamos cuentas y para simplificar nuestras matemáticas multiplicamos un yuan por tres pesos.

Prácticamente nadie habla otro idioma que no sea chino,  muy pocas personas hablan inglés, entonces la opción que hay es ésta: llevar tu reservación del hotel por escrito en mandarín para mostrarle al taxista y ayudarte con mímica, lo cual no es fácil.

Pero en taquillas de monumentos, museos y sitios turísticos sí entienden un poco de inglés, frases muy sencillas como: “two tickets, please”

china_agosto_02-1En los hoteles, depende, en nuestro caso no tuvimos ningún problema para comunicarnos en inglés, pero nos han dicho que en muchos de ellos no hablan más que el chino. En las calles y supermercados no se habla nada más que el chino, así que lo mejor es el idioma que no falla, el idioma universal: las señas y los gestos.

En China hay una gran variedad de lenguas locales y aunque el idioma oficial es el mandarín aún hay gente que no lo entiende. Sin embargo, la escritura sí está unificada, es decir, que una persona que hable mandarín no se entiende hablando con otra que hable cantonés, mas sí escribiendo.

En restaurantes locales sólo se logra el entendimiento con señas y apuntando la carta, aunque, aquellos que son un poco más cosmopolitas, la carta se basa en fotografías; en los restaurantes internacionales, la carta es en ingles y chino, complementada con las fotos. Es importante que cuando pidas agua, la pidas como “cold- water” porque por defecto te traen las bebidas calientes o al tiempo, es su costumbre.

Su comida es muy sana y ligera, no comen grasas ni harinas, mucha verdura, casi todo es cocinado al vapor, con un exquisito sabor, aunque en muchos lugares abusan del ajo. Por eso no hay gente obesa.  Para nada nos tocó ver comida exótica desagradable para nosotros, como perros, cucarachas y demás. Sólo en un restaurante, vimos en la carta una foto de una rata como platillo.

El tema del Internet es otro detalle importante. Redes sociales, como Google y WordPress  están bloqueadas por el gobierno, aunque muchos cuentan con un programa que salta el bloqueo. Así que la mayoría de los chinos no usan estas redes, porque aun con los programas para navegar por estas páginas se vuelven exageradamente lento. Ellos tienen sus propias redes sociales, sus propios servidores y buscadores, por lo que resulta difícil comunicarte con ellos si no usas sus servicios.

 

Los más usados son:

*QQ: Mensajería instantánea.

*WeChat: es una maravilla, porque es una fusión de whatsapp, Facebook, mails y formas de pago. La usan para todo.

 

 

COMENTARIO FEMENINO:

Una de las mayores dificultades que encontramos fue el baño de mujeres, en ciudades pequeñas y lugares locales no existe una tasa de excusado, son letrinas muy modernas y limpias, eso sí, pero hay que hacerse a la idea de que tarde o temprano no encontrarás más opciones. Cuando íbamos a un baño, siempre entrábamos con la intriga de qué nos iba a deparar. Pero ya al final del viaje éramos unas expertas en el tema de las letrinas, ¡Qué horror!

 

PUNTOS IMPORTANTES:

china_agosto_02Shanghai, ciudad con más de 20 millones de habitantes, es un destino turístico, por sus monumentos, templos y edificios más altos del mundo y como centro cosmopolita de la cultura y el diseño.

Me preguntan que si vi pobreza, y la verdad es que no, lo que me di cuenta, es que el gobierno se ha preocupado por ayudar a familias que viven en lugares rurales para que puedan mejorar su calidad de vida en todos los aspectos.

Al día de hoy Shanghai es como la pieza estrella de la economía con mayor crecimiento en el mundo. En 2010 la acogió la Exposición Universal como el urbanismo del futuro. Nos dimos cuenta del ” boom” en la construcción con un estilo único, una limpieza y sobriedad en diseño impresionantes; por ejemplo la imponente Torre de Televisión Perla de Oriente, la torre, es la tercera más alta del mundo con 468 metros.

Shanghai y Hong Kong pelean para ser el centro económico de China, una oficialmente comunista y la otra oficialmente capitalista, es lo raro.

Tuvimos la oportunidad de estar en ambas ciudades varios días.

Para ir a Hong Kong, oficialmente tienes que salir de China, pasar por aduana y hacer cambio de moneda, utilizan el Hong Kong Dollar, una moneda “más internacional”, se habla inglés y chino como idiomas oficiales.

Los carros se manejan del lado derecho como en Inglaterra. Se ubica como el cuarto estado más poblado del mundo con sus 7.3 millones de habitantes y es uno de los centros financieros más importantes del mundo.

Se vive el ambiente financiero, es difícil de explicar el sentimiento: es tanta su modernidad, sus rascacielos, su movimiento, sus prisas, sus autos lujosos -en su mayoría eléctricos- y su orden.

Su metro parece un aeropuerto de primer mundo, simplemente, me impactó.

Hong Kong está considerado uno de los lugares con mayor libertad económica del mundo, existe una gran facilidad para establecer empresas y para mover dinero de Hong Kong al exterior.

Estas facilidades económicas, unidas a la existencia de un sistema legal británico, muy respetuoso de la propiedad privada, es la razón por la que sigue siendo el principal centro financiero de China. Pero es aquí donde nos dimos cuenta de la desigualdad económica, a diferencia de Shanghai. Dicen que es una de las ciudades más contaminadas del planeta, pero nosotros no lo notamos.

Visitamos el teleférico más grande del mundo, está increíble, muy emocionante, puedes elegir cabina con piso de cristal o no, el precio es la diferencia y ahí pudimos disfrutar de la geografía de Hong Kong: conformada por muchas islas, la mayoría montañosas y con muchas reservas naturales. Es una de las ciudades con más espacios verdes en Asia. La gente vive en edificios muy altos por lo general, y se siente un poco amontonado. Hay muchos parques y bosques.

Fuimos testigos de una de las más hermosas vistas de Hong Kong, en la Isla Victoria, es recomendable ir de noche, subimos por un tranvía, el lugar es altísimo, lo sentimos en los oídos. En Victoria hay muchos restaurantes, casi todos internacionales, donde pude disfrutar de la espectacular vista.

A China hay que regresar, porque su crecimiento va a tal velocidad en avances, en desarrollo, en tecnología, en economía, que cuando volvamos será diferente, cada vez más fuerte, cada vez más moderna, hay mucho que aprender de China.

No dudo, perdón si ofendo, que en unos años sea la primera potencia mundial.