Personas fundidas en la Celotipia.

Por: Psic. Raquel Estrada y Orientadora en Tanatología.

psicologa_julio_01

En el desarrollo del ser humano aparecen ciertos sentimientos distorsionados y negativos que provocan comportamientos socialmente destructivos enfocados en los celos.

Estos sentimientos científicamente se conocen como celotipia, “la cual se puede describir como un trastorno mental. Al hablar de celotipia ya no se habla de un pequeño cosquilleo que nos hace sentir inseguros del amor de nuestra pareja, aquí ya hablamos de los celos en otro nivel, en un nivel patológico disfuncional.”

Los celos son procesos afectivos de corta duración pero de elevada intensidad, es el deseo de posesión, de necesidad y de atención y al no conseguirlo, produce miedo, frustración, rechazo, enojo, generando sentimientos negativos. Los celos pueden aparecer en cualquier momento y en cualquier tipo de relación, aunque los más intensos son los que se producen en la pareja.

Cuando hablamos de celos, es experimentar un conjunto de sentimientos y actitudes, que surgen cuando la persona cree que puede perder algo muy importante. (Amor, imagen social, profesional, poder, etc.) o sentir que la pareja le puede dar a otra persona, lo que se quiere para sí (Amor, tiempo, compañía, atención.)

Tanto el amor, como los celos son sentimientos muy primitivos inherentes en la constitución del psiquismo y están íntimamente relacionados, ya que quien ama permanece al pendiente de la otra persona y todo puede marchar de forma extraordinaria hasta que en la relación pueden aparecer pequeños momentos de celos, pero si la pareja mantiene una buena comunicación podrán resolver de forma satisfactoria lo que se presente, siempre y cuando ninguno de los dos padezca celotipia.

Los celos se pueden clasificar en diferentes niveles:

Celos Primitivos surgen por el miedo de perder al objeto amado y se pueden presentar en cualquier momento. Cuando aparecen después de conversar la pareja y aclarar la situación, quedan en un estado de tranquilidad y de calma.

Celos de segundo grado se relacionan con el pasado. Si alguien vivió una infidelidad y no resolvió esa situación, queda tatuado en el inconsciente porque no elaboró su proceso de duelo y no cerró esa pérdida. En su presente estará vigente ante cualquier situación y lo proyectará con el otro. Es importante tomar psicoterapia para lograr el cierre y tener la oportunidad de vivir relaciones sanas.

Celos de Tercer nivel llamado celotipia, es un trastorno de la personalidad, ideas delirantes, padece complejo de persecución, busca pruebas para dar credibilidad a sus argumentos, sus relaciones son tormentosas y cíclicas. Las respuestas que da son desorganizadas por el coraje, originadas por los celos patológicos, construye sus propias historias compulsivas, su autoestima está dañada y normalmente tiene problemas en la casa, en el trabajo o en la escuela. Su estructura de personalidad insegura de apegos tiene que ver con su historia de vida, un constante miedo a que lo dejen y su campo emocional está desestructurado.

La Celotipia es quererse apropiar de quien se ama, porque cree que le pertenece, es su objeto y quiere controlar, decidir su vida y de la otra persona. Se imagina todo tipo de escenas, construye una película de terror basada en sus argumentos enfermos, no es feliz y no hace feliz al otro. Al no sentir seguridad, ni confianza, porque si no controla se va a ir su objeto amado y lo va abandonar, es cuando inicia con el chantaje y las amenazas, construye cadenas esclavizantes porque su amor es patológico y no es capaz de satisfacer su deseo en el plano amoroso a su pareja porque tiene una disminuida autoestima y una nula seguridad, cree que no tiene la capacidad de generar amor y cuando esto sucede emergen los celos.

Hay que remontarnos a la infancia del celotipico, porque en esta etapa de vida se formaron los esquemas que se interiorizan en la mente para tener celos elevados, desmedidos, son el resultado de la información que se recibió y ese mensaje quedó vigente. Un ejemplo es el del niño que se le sobreprotege y se le dice tú puedes obtener lo que tú quieras y si experimentas una frustración porque no lo lograste, yo me encargo de resolverlo por ti. ¿Cuál es el mensaje que se le está dando? No vas a poder tolerar la pérdida de algo que quieres y los demás están para satisfacer y cubrir tus necesidades y deseos. Este tipo de mensajes con el tiempo puede generar Celotipia. Es importante mencionar que los esquemas de la niñez se pueden modificar y moldear porque cuando se quiere se puede salir adelante.

El comportamiento de un hombre que padece celotipia a diferencia de la mujer que tiene el mismo padecimiento está más orientado a la agresividad o al enojo, se convierte en compulsivo obsesivo, persigue a la mujer, la amenaza constantemente y la mujer celotipica tiende más a vivir cuadros de tristeza y depresión. Quien ama patológicamente no puede construir una relación sana y no puede confiar, ya que su personalidad está dañada.

 

Tipos de Celos

Celos normales.- es un sentimiento de perder el afecto de una persona y se puede dar entre amigos, compañeros, familiares, aunque en la relación de pareja es más común.

Celos reactivos.- Derivados de alguna infidelidad, o bien, la persona con la que están no está comprometida plenamente.

Celos ocasionales.- Normalmente ocurre al inicio de una relación de pareja, mientras la pareja se va consolidando en todos los aspectos. Son momentáneos y la pareja vuelve a experimentar estabilidad y confianza.

Celos infantiles.- Los celos entre hermanos son muy habituales y más ante la llegada de un nuevo hermanito.

Celos laborales.- Personas que focalizan sus fracasos, inseguridades y celos, y son incapaces de valorar el trabajo de los demás.

Celopatas.- Los celos son habituales en el contexto de las parejas, pero en el caso de las personas con celotipia suelen imaginar de modo reiterativo que sus parejas las van a traicionar, las vigilan, las acosan, las persiguen, las controlan, tienen un miedo obsesivo a ser abandonados.

“El Celoso no sufre por lo que ve, sino por lo que imagina…”

Estudios realizados demuestran que los celos son inseguridad y generalmente los sufren personas que se sienten inferiores y amenazados de perder a su pareja. Los celos son autodestructivos, causan malestar, angustia, tristeza, estrés, nerviosismos, dolores de cabeza, depresión y hasta puede ocasionar problemas más graves, como intentos de suicidio. Cuando la persona se identifica como un individuo celoso y los celos son enfermizos, debe buscar ayuda profesional y consultar con un psicoterapeuta antes de que sea demasiado tarde.

El manejo de los celos.

Aprender a manejar y a eliminar los celos es determinante para ser felices. Los celos son  destructivos, acaban con la relación de pareja, disminuye la autoestima de quien los siente, dejando profundas heridas en su personalidad.

“Y mientras tú piensas que sonrío con todo el mundo, yo sonrío pensando en ti”.